INFORME ESPECIAL
26/10
Mujeres, Género y Diversidad, un ministerio de cartón pintado
La creación del área que fue un hito en cuestiones de género quedó anclada en su propio discurso. Denuncias y falta de acción dejan expuesto al organismo en una emergencia sin precedentes
La creación de un Ministerio de las Mujeres y la jerarquización de un área que fue desatendida en los últimos años, fue un reclamo de organizaciones feministas y referentes en la lucha contra la violencia de género y diversidad sexual que tomó el Gobierno con la figura de Estela Díaz como titular del organismo; sin embargo, muchas de las acciones no fueron suficientes para atacar la matriz ni dar respuesta a la problemática en sí. 

La tarea concientización y el ataque al flagelo de la violencia de género y abuso que padecen miles de mujeres y disidencias sexuales pareciera haber quedado en un pantano discursivo plagado de diagnósticos y estadísticas que, más allá de ser necesarios para visibilizar ese infortunio, no encuentran respuesta con intervenciones asertivas desde los ámbitos estatales. 

En reiteradas oportunidades, el accionar del ministerio y, en particular, de la ministra Díaz, se centró en ataques mediáticos por las redes a posturas discordantes de funcionarios, legisladores o referentes de la política, sin problematizar o atender los fines para los cuales el organismo fue creado. Tal como reza el refrán, “para muestra hace falta un botón”: dos hechos dejaron de manifiesto la falta de acción de un ministerio de “cartón pintado”. 



En el mes de febrero, una denuncia por abuso sexual, abuso de poder y amenazas salpicó al ahora extitular de la Agencia de Prevención de la Violencia en el Deporte (Aprevide), Juan Manuel Lugones, por la que va a juicio oral. En la causa, más de una decena de personas dieron cuenta de cómo el funcionario a cargo del área habría utilizado su puesto de jerarquía para hostigar, amenazar, acosar y abusar sexualmente de sus subordinadas.

Al ser consultadas por La Tecla, las autoridades del Ministerio de las Mujeres hicieron oídos sordos a los contundentes testimonios de las denunciantes, con la única respuesta de “no estamos interviniendo en el caso”, cuando los hechos que se le imputan al principal acusado, (en uso de licencia tras conocerse que el juez aceptó la elevación a juicio), se habrían configurado dentro de una repartición bonaerense. En el olvido parece haber quedado la premisa que esbozó la propia ministra en declaraciones públicas al reclamar “que no haya tolerancia social con las violencias”, como también las iniciativas para la prevención de la violencia en los ámbitos deportivos.

De la misma forma, tampoco fueron suficientes las respuestas a la grave situación que atravesaron las mujeres de la recuperación de tierras que emprendieron 2.500 familias en Guernica, quienes reclamaron el acompañamiento y la ayuda para “echar atrás el desalojo” dictado por la Cámara de La Plata y “que se hermanen” con su reclamo de Ni Una Menos Sin Vivienda Digna”, donde, además -según expresaron las mujeres de la toma-, la única intervención del organismo “fue para tratar de dividir la lucha” (ver cuadro). 

Sin respuestas a las reiteradas consultas de este medio, estos hechos dan cuenta sobre la falta de acciones concretas, donde “a las palabras se las lleva el viento”, en tiempos donde la cuestión de violencia de género debiera ser la prioridad.





Guernica, la problemática en voz propia
“El Ministerio de las Mujeres estuvo ausente”


Rosalía pertenece al grupo de mujeres organizadas de la toma de Guernica. En diálogo con La Tecla expuso la situación que atraviesa junto a sus compañeras, como también el accionar estatal y, en particular, del organismo que conduce Estela Díaz. Al respecto señaló: “La toma de tierras y la relación con situaciones de la violencia, abusos que se arrastran de momentos anteriores, como problemas laborales, mujeres solas, son problemáticas que no fueron atendidas por ninguna instancia gubernamental; y en este sentido, el Ministerio de las Mujeres estuvo ausente. Hasta que se presentó al frente de un operativo de funcionarios que pretendía entrar al barrio en contra de la voluntad de los vecinos, para no traer soluciones y respuestas, sino que entendimos que fue para tratar de dividir la lucha y convencerlos de que se vayan antes del desalojo; por eso, nosotros hicimos el señalamiento de la presión del Estado que tuvo esta particularidad”.



Gabriela Besana, diputada Juntos por el Cambio
“No se ve ninguna campaña a favor de los derechos de las mujeres”


La legisladora provincial Gabriela Besana dialogó con La Tecla y expuso el flagelo de la violencia de género, como así también remarcó la falta de políticas de Estado. Al respecto expresó: “En este momento de pandemia necesitamos estar más presentes que en un momento normal, parece que hay muchas mujeres que hoy sufren violencia de género. Desde el territorio y diferentes lugares, uno conoce más casos que antes de la pandemia, por eso es importante que lleguen las políticas de Estado lo más rápido posible”. Por otra parte, la diputada de Juntos por el Cambio comentó: “En marzo logramos en la Legislatura votar una emergencia sobre violencia, y la verdad que esperábamos poner desde nuestro espacio todas las herramientas necesarias para que lleguen a todas las mujeres”.

Agregó que “todavía falta. No es una cuestión solucionada y estamos lejos de encontrar una respuesta a la violencia específicamente, que es uno de los temas que todos los años tratamos de presentar iniciativas”.

En esta línea añadió: “En la Tercera sección electoral, que es la que represento, conocemos que las estadísticas no son alentadoras y cada vez hay más casos de violencia; por eso, el Estado tiene que estar más presente, sobre todo en este momento”.

Por último, en referencia a la respuesta del Ministerio de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual, la legisladora comentó: “No se ve ninguna campaña a favor de los derechos de las mujeres o sobre políticas de Estado”.


Toma de Guernica


Laura Granillo, Agrupación feminista Las Rojas
“En la Provincia hay mucha propaganda”


Desde la agrupación feminista “Las Rojas”, su representante, Laura Granillo, en diálogo con La Tecla expuso la situación de las mujeres y el accionar del ministerio que conduce Estela Díaz y sostuvo: “Una de las problemáticas que nosotros vimos en esta pandemia es cómo recrudeció la violencia. Una de las primeras movilizaciones que hubo en La Plata fue de las feministas que denunciamos cómo creció la cantidad de femicidios. En ese momento había uno por día en la cuarentena, y ahora es de común conocimiento que la violencia crece al interior del hogar y en la Provincia los porcentajes son altos. Uno de los problemas que tenemos es que no hay refugios”.

En sintonía con lo anterior, la dirigente puntualizó: “En la Provincia hay mucha propaganda; además de los bancos que pintan de rojo, no hay nada material, no hay nada concreto. Por ejemplo, se hace mucha difusión de la línea 144, en los últimos años tuvimos que acompañar la lucha frente a la precarización y ahora ante la licencia de personal de riesgo no contrataron más personal y siguen las denuncias, además de no haber trabajo”.

Añadió: “También está el problema de Guernica, donde muchas de las delegadas son mujeres y la mayoría son sostén de hogar”. Al respecto cuestionó: “Ahora tenemos un ministerio con perspectiva de género y en vez de convencer a la gente y sumarse al pedido de las mujeres que sostienen el hogar, a sus hijos y se quedan solas sin un pedacito de tierra para vivir, se suman al operativo de desalojo”.





Mercedes Trimarcchi, ex diputada por el FIT
“El Ministerio de las Mujeres no está a la altura de las circunstancias”


La exdiputada Mercedes Trimarchi, integrante de la agrupación feminista Isadora, en diálogo con La Tecla expresó: “Si bien la creación del ministerio tiene que ver con reclamos y demandas del movimiento feminista, hoy, el Ministerio de las Mujeres no está a la altura de las circunstancias. Estamos viviendo una crisis económica y social producto de la pandemia, donde las mujeres somos las más afectadas, por diferentes motivos. Al conocerse los números de la pobreza, la mayoría son mujeres; entonces veo que el ministerio no tiene ninguna política específica para paliar esa situación, como también ayudar y acompañar a quienes son más afectadas”.

En el mismo sentido, la legisladora mandato cumplido expresó: “El caso más emblemático son las tomas de tierra. En Guernica, la asamblea de mujeres escribió dos cartas a las ministras Estela Díaz y Elizabeth Gómez Alcorta, que no fueron contestadas. Allí pidieron por viviendas, porque muchas de ellas son víctimas de violencia de género y han tenido que huir de sus casas con sus niños y niñas, y no han encontrado respuestas para ellas. Creo que las políticas que está llevando el Ministerio de las Mujeres tanto a nivel nacional como provincial son insuficientes; como tampoco hay una voluntad política de legalizar el aborto, y es un derecho que nos están negando, donde ambas ministras dejan mucho que desear”.


Juan Manuel Lugones


Lucas Fiorini, senador JxC
“Cualquier buena idea, cuando se convierte en ideología se tergiversa”


El senador de Juntos por el Cambio Lucas Fiorini dio a La Tecla su postura acerca del accionar del Ministerio de las Mujeres, así como también respecto al destino de recursos a políticas de género. Sobre este punto indicó: “Yo señalo que me preocupa una cuestión que tiene que ver con moda e ideología al utilizar recursos públicos que hoy faltan para otras cosas. Obviamente que todo lo que tiene que ver con combatir cualquier tipo de violencia y si es a la parte más débil estamos de acuerdo. Si hay que hacer políticas para evitar estigmatizaciones, me parece perfecto, como también atender a las víctimas. Pero utilizar toda la infraestructura de lo que implica un ministerio y los recursos que no tienen que ver con una prevención efectiva, sino con justificar cuestiones que son más de posturas políticas e ideológicas, es ahí donde los recursos tienen que ser cuidados”.

En esta misma línea agregó: “Si se pregunta a los bonaerenses qué prioridad le dan a la utilización de recursos públicos que son limitados van a aparecer otras cuestiones. Hay que atender el tema de seguridad, de salud, de educación, y eso es parte del planteo. En esto no quiero entrar en buscar polémica, y si bien no estoy en contra de estas políticas, tiene que haber razonabilidad en cuanto a la utilización de los recursos públicos”.

En cuanto al accionar en cuestiones de género, el legislador consideró: “Muchas veces, desde lo público, este posicionamiento tiene que ver con una expresión de ‘buenas intenciones’ y de plantear cuestiones de agendas para mostrar afuera y no en mostrar resultados concreto y plausibles en lo que se necesita. El tema es si los recursos están evitando el problema de la violencia hacia las mujeres; pero los casos siguen existiendo, y a veces se pierden muchos recursos en simposios, encuentros y no en lo concreto de gestión. Hay mucha impostura y pocos resultados; yo preferiría más respuestas concretas y puntuales”.

Por último destacó: “El presupuesto tiene que estar bien utilizado y aplicarse en un contexto que es una provincia desfinanciada en una crisis monumental, y en las prioridades tiene que haber sentido común. No se habla de estar en contra de, pero cualquier buena idea, cuando se convierte en ideología se tergiversa y termina yendo en contra de las buenas intenciones iniciales”.