Apps
Domingo, 23 junio 2024
Argentina
Política Provincial
4 de junio de 2024
ENTREVISTA

Diagnóstico y realidad: una mirada exhaustiva de Alejo Supply sobre el transporte en la Provincia

“Política de subsidios: beneficio o destrucción del sistema de transporte” es un libro escrito por Alejo Supply, ex subsecretario de Transporte bonaerense, quien hoy se desempeña como subsecretario de Gestión de Peticiones de la Unidad Gobernador de la gestión de Axel Kicillof.

Diagnóstico y realidad: una mirada exhaustiva de Alejo Supply sobre el transporte en la ProvinciaDiagnóstico y realidad: una mirada exhaustiva de Alejo Supply sobre el transporte en la ProvinciaDiagnóstico y realidad: una mirada exhaustiva de Alejo Supply sobre el transporte en la ProvinciaDiagnóstico y realidad: una mirada exhaustiva de Alejo Supply sobre el transporte en la ProvinciaDiagnóstico y realidad: una mirada exhaustiva de Alejo Supply sobre el transporte en la ProvinciaDiagnóstico y realidad: una mirada exhaustiva de Alejo Supply sobre el transporte en la Provincia
Compartir

“Política de subsidios: beneficio o destrucción del sistema de transporte” es un libro escrito por Alejo Supply, ex subsecretario de Transporte bonaerense, quien hoy se desempeña como subsecretario de Gestión de Peticiones de la Unidad Gobernador de la gestión de Axel Kicillof. En diálogo con LaTecla.Info, el funcionario hizo un detallado análisis y diagnóstico del sistema de transporte.

  

-Está presentando el libro "Política de Subsidios, Beneficio y Destrucción del Sistema de Transporte", ¿Cuál es el análisis y diagnóstico que está realizando?

-Uno busca hacer un aporte a la discusión del subsidio del transporte, a la problemática en general y a la cuestión económica en particular y cómo repercute sobre los fondos de la provincia de Buenos Aires. 

Cuando nosotros asumimos en el 2019 con Axel (Kicillof), el subsidio del transporte representaba un tercio del déficit de la provincia de Buenos Aires, en realidad era un poco más e impactaba fuertemente. Obviamente que por la inflación y demás el importe siguió subiendo y hoy hay una realidad más compleja. Desde que asumió el gobierno de (Javier) Milei se hizo una devaluación de un 113% y eso impactó de lleno sobre el valor del boleto y sobre las arcas de la provincia. Ya el año pasado la provincia aportó 320.000 millones de pesos al AMBA.



Mi intención es que se pueda entender de qué estamos hablando cuando lo hacemos del transporte de colectivos del AMBA, que es el nodo más importante y uno de los más grandes del mundo después de China y la India porque abarca  una zona de 17 millones de habitantes. 

Tenemos una región donde hay tres actores centrales, la provincia de Buenos Aires, la nación y la ciudad de Buenos Aires. En la actualidad hay 18.300 colectivos, la mitad son correspondientes a la jurisdicción de la provincia y la otra mitad los administra la nación, aunque gran parte de esos son de la ciudad y ahí se puede dividir entre los que son provinciales y los que son municipales, pero son solventados por la provincia y por los bonaerenses. 

Decíamos que el año pasado fueron 320.000 millones de pesos que no tienen un origen claro. El día que Mauricio Macri cierra el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional y entra otra vez ese fantasma, en ese momento tienen que esconder el déficit fiscal y los subsidios se los mandan a la provincia.

Ahí María Eugenia Vidal acepta el subsidio al transporte y también hacerse cargo, pero no dice de dónde va a salir la plata. En ese entonces ella peleaba por el fondo del conurbano bonaerense y para que tengamos una idea era el mismo importe. O sea que lo que ella estaba gritando, por el otro lado lo estaba recibiendo.

En este sentido, le cargan la espalda a los bonaerenses con el transporte del AMBA y del interior de la provincia de Buenos Aires de una forma bastante violenta. Al modificar el valor del dólar, se modifica el valor del transporte, y acá entra la etapa de los dos primeros años de pandemia. Los segundos dos años fueron difíciles con una situación política difícil y económica que no fue de las más propensas para generar un cambio. Luego viene Milei que devalúa fuertemente y pasa de un boleto técnico de 250 pesos aproximadamente, que no era lo que pagaba la gente, sino el costo real del boleto de 1630 pesos que es el valor técnico que tiene hoy.

En aquel momento la gente pagaba 30 pesos, llegó a pagar 50 y pico el año pasado, y hoy paga 270. Eso se hace cuesta arriba y entonces se subsidia la diferencia entre el boleto que paga la gente y el boleto real, y quién pone esa plata son los estados.

Con el libro explicamos  de dónde sale, esa es la discusión y explicamos qué es el AMBA, cómo se compone, políticamente, cuáles son los municipios, cuáles son la cantidad de líneas, la cantidad de colectivos, la cantidad de viajes y un montón de cosas.



Hay un capítulo que lo vamos a poner para el próximo libro y es el que aborda cómo se financia, porque hoy está de moda el liberalismo y capitalismo. El mismo presidente tiene una gran admiración por Estados Unidos e Israel y esos son países que subsidian fuertemente. Nueva York, la capital del capitalismo, subsidia fuertemente el transporte, así que el presidente tiene que leer todo el manual un poquito más

-En este diagnóstico, ¿Cómo es la realidad en los municipios?

-El interior se financia con el Fondo Compensador que son de origen nacional y un mismo fondo del mismo tenor económico que aporta la provincia de Buenos Aires. Pero Milei hace tres meses atrás no mandó más la plata, por lo tanto ese faltante se fue a tarifa.

En el interior se generaron dos problemas, primero el retiro de la plata y el segundo el aumento de los costos cuando se devalúa, o sea le está dando un golpe bastante mortal a gran parte del transporte. Ciudades como Azul tienen un déficit de un 50% del costo total, porque es una ciudad que ronda los 50 millones de pesos de costo y cubre con 25 millones lo que sería con una recaudación genuina, que es lo que paga la gente. También se afecta al aporte provincial por el retiro de los fondos nacionales.

Entiendo que el gobernador va a hacer un esfuerzo mayor para colaborar con los municipios, y para que la gente tenga un boleto mucho más acorde, calculemos que en Bahía Blanca está los 690 pesos el boleto, si una persona se tiene que tomar dos colectivos, son casi 1.400 pesos por día que representa alrededor de 30.000 pesos por mes. con un salario de 400.000 pesos se va alrededor del 10% del salario.

En la Ciudad Azul el boleto pasó a 800 pesos y siendo una ciudad tan chica la gente no se toma el colectivo, se baja y se va caminando, con frío, con lluvia, por eso me parece que el transporte es muy importante en el interior y cumple una función social muy relevante. 



Me parece que el presidente ha decidido hacerle pasar frío y hambre a la gente, yo lo puedo ver porque soy un hombre de la política. También lo veo en otras partes de la gestión que le está haciendo pasar hambre a los jubilados, a los docentes, a la policía. Le está haciendo pasar hambre y echando a mucha gente del Estado, diciendo que es ineficiente.

Podríamos pensarlo al revés, porque este proceso de privatización se basa principalmente en los mismos ejes que el que hizo Carlos Menem. Primero saneamos las empresas y después las privatizamos. Echamos a gran parte del personal, el Estado paga el costo tanto político como económico y una vez que la empresa está saneada, en vez de dejársela, se la mandamos al privado para que la administre y gane plata. Eso sí, dentro de 20 años vuelve al Estado porque la dejaron destruida. 

Lo de los ferrocarriles, fue un escándalo, también con Aerolíneas Argentinas en este país, hasta que el gobierno nacional de Néstor y de Cristina, y con ellos, Florencio Randazzo, porque más allá que hoy puede haber diferencias políticas, hay que nombrarlo. Randazzo fue un excelente ministro de transporte, él supo administrar muy eficientemente y hoy tenés unos trenes que no tienen nada que envidiarle con Europa, al menos en la región capital, en la región del AMBA, ahora se plantean vender el Belgrano Cargas, que es la única empresa superavitaria que trae la producción, por eso lo hacen con saña y con codicia. 

-El otro día pudo verse el tema del accidente en la estación de Palermo…

-Este libro si bien apunta mucho más a los colectivos, la manera de financiarlo es la misma que puede ser para los trenes, de hecho después lo vamos a puntualizar un poco más. Pero el desfinanciamiento también los alcanza porque no hay repuestos, no hay renovación de trenes.

Convengamos que en la Argentina desde que se fue Cristina Fernández de Kirchner no se trajo más un tren, ni locomotora, ni vagones, ni de pasajeros, ni de carga, sí se hicieron algunos vagones de carga durante la primera parte del gobierno Alberto Fernández, que los hizo el ejército con Mario Meoni quien estuvo trabajando en ese tema, pero después no. Ha habido un faltante en políticas de transporte en el gobierno de Alberto y en este gobierno y esa es la excusa para privatizarlo.



El estado de las vías que están en manos del privado todavía son calamitosas, y podemos hablar de FerroSur, Ferro Expreso Pampeano que es un poco mejor, pero son concesiones de la década 90 que vencieron los últimos tres años y tendrían que haber pasado a mano al Estado, pero todavía no sucedió y obviamente esta gestión las quiere reprivatizar. En ese caso no va a tener éxito, porque las vías son sumamente costosas y los trenes no son el problema.

Cristina antes de irse en el 2015 saca una ley donde las vías funcionan como si fuese una autopista y se pasan al Estado nacional para que pueda circular quien quiera pagando un peaje. Entonces si Loma Negra que tiene Ferro Sur quiere circular, no hay ningún problema que lo haga y paga un plus.

El sistema ferroviario de la provincia de Buenos Aires se destruyó en manos del privado, tiene su conclusión fatídica con el accidente de once, pero hay que hacer memoria de cómo se recibieron los trenes después de las privatizaciones, cómo se recibieron todo lo que fue Aerolíneas Argentinas, donde se quedaron con lo más costoso de todo, que son las los permisos de circulación que son los destinos, además de los aviones desmantelados, con el Estado pagándole subsidios.

-¿Cómo está haciendo el estado provincial sostener esta diferencia y para abordar también esta esta problemática?

-Se le hace cuesta arriba. Primero, porque está poniendo el 94% de lo que va en el AMBA, porque el otro 6% es tributo social y boleto integrado, que es lo único que paga la nación. Esto vale la aclaración porque muchas veces algunas provincias del interior dicen en el AMBA se le subsidia, que la nación subsidia. Pero al transporte de la provincia de Buenos Aires, tanto sea interior como en el AMBA se lo pagan los propios bonaerenses.

El boleto integrado, que es un beneficio económico que lo tienen en todos lados del país mientras tengan sistemas SUBE, así que es muy difícil de sostener para el estado provincial. Creo que hay que darle una vuelta de rosca y en eso estamos aportando con este libro. 

Además, creo que no solamente es costoso, sino que se ha vuelto ineficiente desde hace unos años para acá, porque cambia el sistema poblacional. Si uno mira al sur de la provincia de Buenos Aires, del AMBA, por ejemplo la zona de San Vicente, hubo un crecimiento de más del 50% en 10 años y el transporte no ha crecido, por lo tanto hay que llevarle transporte y  hay  sentarse en una mesa Nación, Ciudad y la Provincia de Buenos Aires para rediseñar algunos recorridos de transporte y eso se puede hacer.

Nosotros durante la pandemia tuvimos un excelente diálogo con la Ciudad de Buenos Aires, que era Pro, con Juanjo Méndez trabajamos de forma excelente y nos quedó un vínculo. Hay que buscar ese camino para reordenar o hacer más eficientes los recorridos, hacer un esquema de segmentación, porque los ricos son solventados por los pobres.

Si alguien gana 2 millones de pesos y hoy se sube un colectivo y paga lo mismo que quien gana 400 mil pesos o 100 mil pesos, porque no hay una segmentación. Nosotros fuimos muy fuerte con esa política cuando me tocó gestionar, pero justo vino la pandemia y eso complicó toda la cuestión, porque eso lo hace más justo y ahorra fondos del Estado donde los tiene que ahorrar.

Después hay otras fuentes de financiamiento menores y hay otras que podemos tomar como ejemplo que es el Vale Transporte Brasil, o el caso de Francia, que son los ejes centrales del libro. Lo primero que tenemos que mirar es por qué la gente viaja en colectivos y quiénes viajan. Primero viajan los sectores más populares, de menores recursos, segundo, el 44% lo hace por trabajo, entonces tenemos que buscar parte de financiamiento en el empleador, porque si va a trabajar debe el empleador sostenerle el transporte. 

-¿Qué valoración  hace de la gestión del gobernador respecto al transporte?

- El gobernador en estos años hizo un inmenso esfuerzo, que tiene que ver solamente con lo económico, sino saldando una deuda histórica que tiene que ver con el boleto universitario y el boleto terciario en todos los lugares donde hay máquinas SUBE. Son muy poquitas las localidades hoy que todavía no tienen las máquinas. Eso tiene que ver con su nacimiento en la noche de los lápices, y es una medida que por ahí no ha sido muy publicada, no está en el día a día de los medios, pero creo que es algo que hay que reconocer, y no porque yo sea un funcionario del gobernador, sino porque es un resarcimiento histórico a un sector que lo necesita, que hoy está bastante vapuleado por el gobierno nacional, pero necesitamos más chicos que vayan a la universidad, al terciario y se eduquen, así que es una medida que hay que aplaudir de pie.
 

OTRAS NOTAS

CONTRA LA INSEGURIDAD

Tras su aprobación en CABA, el PRO busca impulsar la Reiterancia en la Provincia

Senadores bonaerenses de ese espacio buscan un instrumento para terminar con la “puerta giratoria en cárceles”. Días atrás se aprobó en la Legislatura porteña una iniciativa enviada por el jefe de Gobierno porteño, Jorge Macri.

Copyright 2024
La Tecla
Redacción

Todos los derechos reservados
Serga.NET