CLASES EN PANDEMIA
16/04
Intendentes opositores hacen oídos sordos y van por la presencialidad
Jefes comunales del AMBA, pertenecientes a Juntos por el Cambio, se declararon en rebeldía y buscan la manera de evitar el cierre de escuelas en sus distritos. Decretos y amparos, las medidas elegidas. 
En medio de los tironeos por la vuelta a la virtualidad de las clases en el Área Metropolitana de Buenos Aires, intendentes de Juntos por el Cambio decidieron hacer oídos sordos a las advertencias del Presidente y avanzan para garantizar la presencialidad en sus distritos. 

Quienes ya tomaron cartas en el asunto son Jorge Macri, de Vicente López; Jaime Méndez, de San Miguel; y Gustavo Posse, de San Isidro. 

El primero decidió copiar al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y recurrió a la Justicia. “Vamos a presentar un amparo para que ninguna escuela cierre en Vicente López. Estoy convencido que el lugar donde tienen que estar los chicos es ese”, anunció el mandamás en sus redes sociales.

Por su parte, Posse y Méndez decidieron acortar la vía y, directamente, declarar la educación como servicio público esencial. 

“En ese mismo decreto, instruí a la Secretaría de Inspecciones y Registros Urbanos del Municipio a continuar trabajando junto a la Dirección de Epidemiología de Salud Pública, tal como se hizo durante todo el año pasado, en la ampliación y actualización de los protocolos sanitarios para que las clases puedan seguir impartiéndose de manera presencial”, expresó el alcalde radical en sus redes sociales.

Y añadió: “Además, en el decreto instruí a la Dirección General de Educación del Municipio a proseguir con las reuniones y el trabajo que venimos realizando con las autoridades provinciales para las escuelas de gestión privada y con las autoridades provinciales para las escuelas de gestión pública, para que pueda continuar la presencialidad en las aulas de todos los colegios de San Isidro”. 

Por su parte, Méndez dijo: “Creemos que la salud y la educación de cientos de niños que concurren a nuestros centros infantiles no pueden esperar. Y si bien lo que respecta a escuelas y jardines de infantes es competencia provincial, entendemos que deben sostenerse las clases presenciales en todos los niveles”.

“Sobre todo teniendo en cuenta que venimos de un año entero sin clases, con los perjuicios que eso conlleva. Y valorando, además, el enorme esfuerzo que hizo y sigue haciendo la comunidad educativa en salir adelante, tomando todos los cuidados y protocolos”, manifestó el jefe comunal.