LA TECLA MAR DEL PLATA
03/03
Cronología y entretelones de dos semanas que sacudieron al mundo de la seguridad
En días, la ciudad de Mar del Plata pasó del anuncio del paquete de medidas al relevo de las principales autoridades policiales. En el medio, reuniones claves en la política, con dos “bajadas” que marcaron el territorio.
Vía: La Tecla Mar del Plata

En silencio, el lunes a primera hora llegó a Mar del Plata el comisario general Daniel García, jefe de la Policía de la Provincia de Buenos Aires. Pocos tenían el dato, apenas los más encumbrados referentes del Ministerio de Seguridad y algunos menos en la Municipalidad de General Pueyrredon. En pocas horas, la autoridad policial constató situaciones irregulares que llegaron días antes a oídos del ministro Berni, cuyo desembarco el martes terminó de confirmar los relevos que prometen más novedades.

La salida del jefe departamental, Lucio Pintos; del titular de la Superintendencia Zona Atlántica, Guillermo Villegas, y del jefe de la Dirección General del Tráfico de Drogas Ilícitas, Diego Díaz Aguirre, son los tres movimientos confirmados al momento por Sergio Berni, lo que serían acompañados en las próximas horas con una reestructuración en las comisarías como así también en el área de Comando de Patrullas.

Al grupo de nuevas designaciones encabezado por el comisario José Segovia, ahora titular de la departamental, de Marcelo Larroca en la Superintendencia que entiende en la región y de Daniel Aste (arribado de San Miguel) en Drogas Ilícitas, le resta el nuevo director de la DDI Mar del Plata, cargo que hasta ayer ocupó Segovia.



La primera ficha que desató el efecto dominó la movió el intendente Montenegro el pasado 23 de febrero en Necochea, hasta donde viajó para asistir a un nuevo encuentro de intendentes de la Costa Atlántica con el gobernador Kicillof. En un impasse, el jefe comunal puso en autos al ministro Berni de los problemas de inseguridad en aumento en la ciudad y combinaron una reunión para esa misma semana.

Días antes, el 19 de febrero, el propio Montenegro encabezó una conferencia de prensa en el COM presentando un paquete de medidas en la materia. “No soy una persona que se deslinda de las responsabilidades”, tituló. 100 nuevas cámaras de videovigilancia, la profundización en la política de sumar cámaras particulares al sistema y la entrega de más botones de alerta a comerciantes incorporando ahora a transportistas, se combinaron con la puesta en marcha del Plan Antipicadas.

Puerta 12

El conclave Berni-Montenegro se concretó rápidamente. El jueves, 48 horas después del cruce en Necochea, el intendente viajó hasta Puerta 12 en La Matanza y, junto a García, le pintó un panorama que el ministro desconocía respecto a la falta de cobertura de patrulleros en cuadrillas de la periferia. “Se reunieron para delinear acciones conjuntas en materia de seguridad”, se informó oficialmente en una gacetilla que, curiosamente, insistió en que el encuentro se realizó en La Plata.

El propio Berni ordenó al jefe de la Bonaerense, Daniel García, que relevé la situación en Mar del Plata: habló con sus personas de mayor confianza, se documentó y este lunes llegó en la más absoluta reserva. Visitó diversas dependencias policiales, incluida la propia Jefatura Departamental, donde no halló autoridades, para finalmente hacer base en la DDI, precisamente el ámbito del ahora jefe local Segovia. Desde allí constató que efectivamente había una desatención de cuadrillas en los barrios, a la par que muchos patrulleros estaban en puntos fijos con consignas de custodia a particulares, principalmente comercios. El análisis del GPS de los móviles no dejó dudas abiertas. También se convenció de los “pocos resultados” en materia de drogas –se habla de récords de allanamientos negativos los últimos días- y de lo dinamitadas que estaban las relaciones entre la Departamental y la Superintendencia.



“Los móviles no llegaban a los barrios”, fue el primer título que el martes dejó el ministro Berni. Su llegada a Mar del Plata, también manejada con mucha reserva, la resolvió minutos después que García lo puso en autos el lunes. “La seguridad es una construcción colectiva. No solo más o menos policías o más o menos patrulleros. Hay multifactores que tienen que aportar en una misma dirección”, agregó poco después desde las puertas del COM, tras una reunión con Montenegro.

Mientras tanto, desde el Foro de Seguridad alertan que la problemática va más allá de los nombres propios. “El problema principal es la falta de recursos”, insisten desde el agrupamiento vecinal que reclama más protagonismo. Actualmente, hay 96 patrulleros asignados a Mar del Plata, con otros 33 que esperan en los talleres por arreglos indispensables para volver a las calles.

¿Y el tercer actor? A más de uno sorprendió la ausencia de la otra “pata” institucional en la problemática de la seguridad, la del Ministerio de Seguridad nacional. Desde la asunción de Horacio García en la secretaría municipal, ocurrida en noviembre, la estrategia cambió completamente: en lugar de la confrontación auspiciada por su antecesor Darío Oroquieta (a quien en los últimos días se lo ve muy cercano a Patricia Bullrich), García apunta a tejer acuerdos con la ministra Frederic para la restitución de los efectivos federales retirados del territorio a comienzos de 2020. Tras las fuertes internas evidenciadas a mediados de 2020, Berni también le bajó el perfil a las confrontaciones públicas con su par nacional.