LA TECLA PATAGONIA
13/01
Verano, campaña y Covid en el sur: hasta donde la pandemia nos permita
Cedieron algo las restricciones y quienes tienen aspiraciones aprovechan para ponerle un poco de presencialidad a la política, que durante 2020 giró en torno a lo virtual
Con el levantamiento de las medidas más estrictas relacionadas con la prevención del COVID-19 y la llegada del verano, los dirigentes políticos de la Patagonia comenzaron a hacer recorridas, participar de actos y demás actividades que estuvieron prácticamente paralizadas durante el año pasado. El 2021 tiene el condimento de ser electoral, pero, al margan de las candidaturas y la campaña legislativa, que deberá llevarse adelante en medio del contexto de pandemia, aquellos con aspiraciones para 2023, también pusieron manos a la obra. Nadie sabe qué pasará mañana en el fragor de la batalla contra este virus que llegó para poner en crisis no solamente a los sistemas sanitarios del mundo, sino también a las estructuras políticas.

En medio de vacunas, contagios y partes de salud habrá elecciones para renovar bancas en las cámaras de Diputados y Senadores de la Nación. Las campañas deberán desarrollarse más que nunca con foco en la virtualidad y explotar al máximo los encuentros cara a cara. El verano es, sin duda, la estación más relajada, sobre todo para aquellos que cumplen funciones ejecutivas o legislativas durante el año, para realizar recorridas, visitar pueblos, clubes, participar de fiestas populares y demás. Y esto comenzó a evidenciarse entre la dirigencia del sur, que empezó a moverse, de manera incipiente y dentro de las posibilidades. Más allá de las aspiraciones personales, la realidad y el contexto obligarán a pensar en candidatos con apellidos conocidos, que tengan un alto nivel de conocimiento. Primero, porque la atención pasa hoy por otro lugar, que no es la política; y segundo, porque no habrá posibilidad de una penetración tan intensa sin recorridas, salvo que se cuenten con extraordinarios recursos económicos como para instalar a un postulante virtualmente o mediáticamente. En este marco, los oficialismos se presentan con cierta ventaja, al igual que aquellos dirigentes que ya vienen cumpliendo funciones o cargos de alta exposición mediática. Habrá que explotar todos estos recursos en medio de una campaña que será atípica y que tendrá como sus piedras angulares a la salud y la reactivación económica. Las oposiciones deberán también apelar a sus figuras más conocidas, cambiando las reglas de juego para las opciones más emergentes, que casi no tendrán chances en este contexto de pandemia sin un aparato fuerte detrás. Así las cosas, en las provincias del sur hay dirigentes que ya empezaron a transitar el camino de la campaña. Algunos, con aspiraciones para este año; y otros, con ganas de jugar fuerte para los ejecutivos en 2023.

“Todo momento en el que se pueda poner el cuerpo se aprovechará al máximo. El contacto cara a cara en este contexto se vuelve crucial y relevante, por eso no hay que dejar pasar ninguna oportunidad”, dijo, en confidencia, a La Tecla Patagonia el asesor político de un dirigente de peso chubutense que jugará fuerte en el próximo escenario electoral. De todas formas, la clave volverán a ser las redes sociales, que vienen ganando desde hace años cada vez más preponderancia, llegando incluso a inclinar la balanza hacia uno u otro lado. La virtualidad será protagonista durante las campañas de este año. Es casi una nueva forma de hacer política de manera remota. Se comenzó a poner en práctica en la gestión durante 2020 y continuará con sus adaptaciones y mejoras durante el 2021 electoral. 

La nota completa, el panorama en cada provincia y la opinión del analista político, Pablo Díaz en el siguiente documento.