CORONAVIRUS Y POLíTICA
27/09
Uno del Pro, otro del FdT: dos distritos de la Séptima se cruzan fuerte por la "prohibición" de ingresos
Se trata de Olavarría y Bolívar, que reeditan una pelea que había tenido su primer capítulo en el mes de junio. "En Bolívar nos trataron como peste, pero cuando necesitan atención médica vienen a Olavarría", señaló el jefe comunal Pro, Ezequiel Galli. La respuesta estuvo en la boca del diputado nacional y ex mandamás bolivarense, Eduardo "Bali" Bucca
Sucedió tiempo atrás con Laprida y hace algunos días hubo una situación similar con Bolívar, por eso el enonjo del jefe comunal olavarriense, Ezequiel Galli. Resulta que por la importante cantidad de casos de Covid que hay en el principal distrito de la Séptima, los municipios vecinos lo miran de reojo, tanto como para, por lo menos, hacerles difícil el arribo.

Por ejemplo, días atrás, uno de los casos particulares tuvo que resolverlo la justicia. ¿Por qué? El correo privado de la empresa Om Express tuvo vedado el ingreso a localidades del partido de Bolívar para repartir correspondencia y paquetería. Y el 11 de septiembre, la Cámara decidió y le dio la razón a la firma olavarriense.

"En el mes de junio, la empresa OM Express advirtió que no pudieron ingresar a las localidades del partido de Bolívar a entregar correspondencia. Esta situación se produjo en el marco de la expansión de los contagios de coronavirus y por la aplicación de medidas restrictivas en la circulación de ciudadanos que aplicaron algunos municipios", informó el medio Verte.

Y agregó que "la empresa advirtió que se trataba de una actividad autorizada en el marco del Decreto Presidencial que regula el Aislamiento Preventivo y que la decisión del Municipio de Bolívar violaba su derecho a ejercer el trabajo correspondiente". Como se dijo, la Justicia le dio la razón. Y todo volvió a la normalidad.

No todo. Hay heridas, enojo. Eso quedó evidenciado ayer en una entrevista radial que concedió el mandamás olavarriense, Ezequiel Galli, a FM Signos de Bolívar, donde se descargó con ganas. "En Bolívar nos trataron como peste, pero cuando necesitan atención médica vienen a Olavarría", sostuvo el líder Pro de la Séptima, sin vueltas; aunque dejó claro que esa atención no se iba a cortar por nada del mundo.

La respuesta no tardó en llegar. Y el encargado de darla, a través de las redes, fue el ex jefe comunal bolivarense y actual diputado nacional Eduardo "Bali" Bucca, que prefirió no seguir echándole leña al fuego y abogó por que no haya peleas ni agresiones en estos momentos.

"En Bolívar nos hemos manejado con la responsabilidad y seriedad que amerita la situación.Las decisiones que se han tomado están dirigidas a proteger a nuestros vecinos, sabiendo que así también aportamos nuestra responsabilidad en la región”, se defendió el bolivarense, y añadió: "Estos no son momentos de peleas ni agresiones, pongamos la energía en lo importante que aún queda mucho por recorrer y muchas cosas por hacer juntos, Bolívar y Olavarría”.

El capítulo 1 de esta confrontación se dio allá por el mes de junio, cuando el intendente de Olavarría le pidió mediante nota al gobernador Axel Kicillof para que interceda ante municipios que no le permiten el ingreso a olavarrienses. Entre las comunas sindicadas por el alcalde de la ciudad serrana estaba Bolívar; pero también Daireaux, Laprida y Tapalqué. 

No fue solo carta a Kicillof, también una presentanción ante la Corte, la cual incluyó una petición bien concreta: “Poner fin inmediato al exceso de competencia por la vía de hecho de parte de los Municipios requeridos, y que se les permita a los ciudadanos del Partido de Olavarría el ingreso y la libre circulación, se les permita trabajar y ejercer toda industria lícita en su territorio”.

En ese entonces, desde Bolívar desmintieron rotundamente los dichos del mandatario olavarriense al señalar que “no se le niega el ingreso a ningún camión que llegue con mercadería y otros productos”. Por otra parte, en declaraciones al portal Presente, agregaron “los camiones se redirigen al parque industrial y, si ingresan hacen pasadas las 18 horas (por ejemplo el transporte de lácteos), lo hacen con acompañamiento de un móvil de la agencia de seguridad vial".