Apps
Domingo, 23 junio 2024
Argentina
Informe Especial
3 de mayo de 2023
NOTA DE TAPA

Crisis económica-financiera: alerta en la Provincia

El contexto macroeconómico arrastra al Gobierno bonaerense a un escenario complejo para garantizar los compromisos asumidos. Cómo enfrenta Axel Kicillof el impacto de la corrida cambiaria y la falta de dólares. Cómo afecta la inflación en las obras nacionales

Crisis económica-financiera: alerta en la ProvinciaCrisis económica-financiera: alerta en la ProvinciaCrisis económica-financiera: alerta en la ProvinciaCrisis económica-financiera: alerta en la Provincia
Compartir

Por Juan Pablo Carvajal y Andrés Sosa

La crisis económica y financiera que atraviesa Argentina genera incertidumbre en todos los planos de la estructura del país: desde los aspectos de la vida cotidiana de la sociedad hasta el funcionamiento del Estado en sus diferentes áreas. La falta de dólares, la corrida cambiaria y el impacto en los precios de bienes y servicios ponen contra las cuerdas tanto a la administración nacional como a la provincial. En territorio bonaerense, la preocupación invade al Gobierno y a las cámaras empresarias. Cómo afronta la administración Kicillof las dificultades del contexto para morigerar los efectos en la gestión.

“Recordemos que el martes no sabíamos si llegábamos al viernes, y acá estamos. Y arrancaremos la semana que viene y veremos cómo sigue la pelea”, dijo el ministro de Desarrollo de la Comunidad, Andrés “Cuervo” Larroque, en declaraciones radiales que sorprendieron pero graficaron el nivel de preocupación existente en el Frente de Todos (FdT). Asimismo, desde el oficialismo señalaron que atravesaron una tormenta debido a la presión ejercida por parte de “sectores concentrados de la economía” para implementar una devaluación. Además resaltaron el rol que adoptó el ministro Sergio Massa para pilotear durante la tempestad con medidas para encontrar cierta estabilidad.

El aspecto político de la crisis económica encuentra su nudo de discusión entre el oficialismo y la oposición en torno al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). La voz más resonante fue la de la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, cuando expresó que “nadie con honestidad intelectual no puede afirmar que es algo negativo para el país”, y que “ese acuerdo que se firmó es inflacionario, porque es una política enlatada que se aplica con una receta monotemática a todos los países”. Por supuesto, desde Juntos por el Cambio (JxC) culpan al Gobierno por su falta de plan económico.

Mientras esto sucede, el impacto en la provincia de Buenos de Aires se hace sentir en aristas claves y enciende todas las alarmas en el gobierno de Axel Kicillof. Es que la falta de divisas y la variación de precios generan efectos negativos, con una enorme carga de incertidumbre. Fondos provenientes de la Nación para garantizar prestaciones de servicios, obras en marcha, licitaciones y adquisición de insumos, entre otros aspectos, están bajo la lupa para poder cumplir con lo pautado.

Al respecto, en calle 6 fueron consultados por La Tecla acerca de cómo encaran este contexto complejo y cómo evalúan sortear los obstáculos producidos por la macroeconomía. “Todo tiene mecanismos para hacer frente a la situación que se está viviendo”, aseguraron con relación a las licitaciones en áreas sensibles como Educación, Infraestructura y Salud. En esa línea afirmaron que “estamos abocados a que impacte lo menos posible” el clima de volatilidad que propone la coyuntura.

En lo que hace al funcionamiento del Ministerio de Infraestructura y Servicios Públicos bonaerense, según pudo conocer este medio, las voces oficiales expresan que “no tienen problema”. Además, los fondos comprometidos “se están pagando casi sin atrasos, y los que hay no superan los 15 o 20 días”.

“No hay problemas con las obras en marcha, porque el año pasado la Provincia hizo el Indice de Redeterminación de Precios para las licitaciones, lo que le permite ir ajustando automáticamente”, describieron aliviados. En esa línea contaron que “eso conlleva a que no haya nuevas peleas con los empresarios por la redeterminación de precios o parálisis de las obras; ese índice se ajusta de acuerdo a la inflación”.

Sin embargo admitieron dificultades con las licitaciones nuevas, debido a que “las empresas están más temerosas para entrar en esos procesos ante la inestabilidad de los últimos meses”. Añadieron que “hasta marzo venían bien, pero después les ha costado encarar otras licitaciones”; y reconocieron algunos inconvenientes en pagos para las empresas por parte de la Administración de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF), Aysa y Vialidad.

En esa sintonía se expresaron desde el PRO a través de quienes comandan municipios y afirmaron que “hay movimientos producto del aumento del dólar y de la inflación, como la falta de oferentes para algunas cosas”. Aseguraron en esa línea que “las empresas que no tienen producto, que no tienen insumos, no te pueden dar un precio, entonces van quedando licitaciones o contrataciones sin poder concretarse, porque no hay productos, probablemente, o no se sabe qué precio ponerle”.

Desde el Ministerio de Transporte bonaerense, que depende de los  subsidios nacionales para garantizar el servicio de colectivos en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), 
dieron a conocer que “los empresarios te reclaman más”. A su vez dejaron trascender que “confiamos en que Sergio Massa hace todo lo posible para tratar de cuidar a los usuarios del transporte en la provincia de Buenos Aires, a pesar de la crisis que se vive. Estamos al día con los pagos, no se le debe a nadie. El subsidio de transporte es lo segundo que se liquida, después del salario a los docentes”.

Por ese motivo manifestaron que “se acordó una mesa de trabajo con todos los empresarios, y así nos adelantamos a todos los problemas que puedan surgir”; y que “se están evaluando día a día las medidas y estamos en constante diálogo con las cámaras para coordinar acciones para enfrentar esa situación”.

En Salud, desde el Gobierno llevan calma a un área neurálgica para los bonaerenses; según se pudo constatar, los “procesos administrativos están todos iniciados, y los que se inician se hacen con el nuevo precio”. En cuanto  a la provisión de insumos y medicamentos, la provincia de Buenos Aires “compra en stock, y a no ser que se trate de algún insumo particular, no es que algo deja de estar o queda en falta un largo tiempo”.

De esta manera, el Gobierno bonaerense enfrenta la crisis económico-financiera con herramientas que buscan atenuar el golpe para cumplir con todos los compromisos asumidos. No obstante, el clima de incertidumbre genera un estado de alerta permanente. 





GUSTAVO WEISS - CAMARA ARGENTINA DE LA CONSTRUCCION  
“La obra pública viene complicada desde hace un tiempo” 

El titular de la Cámara Argentina de la Construcción, Gustavo Weiss, habló con La Tecla sobre el impacto en el sector y puntualizó que “si estos cimbronazos, esta inestabilidad del dólar, permanece durante mucho tiempo, va a ser perjudicial; si, en cambio, todo se tranquiliza y se vuelve a una normalidad de los mercados, la cosa va a ser diferente”.

En esa línea expuso que “hoy, si uno quiere comprar ciertos insumos de origen importado o ciertos insumos que se fabrican en Argentina pero que tienen parcialmente productos importados, no te venden, no te pasan precio y no te entregan. En la medida en que esto se tranquilice, eso volverá a la normalidad, probablemente con algún aumento de precio. Lo mismo pasa con los incrementos de precios que han tenido algunos materiales que se fabrican casi totalmente en Argentina, que la materia prima es totalmente nacional; también eso sucede con los corralones, que por ahí producen aumentos de precios por las dudas”.

Respecto de las consecuencias en la obra pública, el titular de CAMARCO dijo: “La obra pública viene complicada desde hace un tiempo, porque todos los contratos tienen un sistema de actualización de precios, que es una fórmula polinómica, que normalmente son índices que no funcionan bien con altas inflaciones. Esto funciona razonablemente bien con indicadores del 30%, pero no con porcentajes de más del 100% anual”.

Asimismo expuso que “nosotros somos la única industria en la que ponemos un precio hoy y entregamos el producto dentro de uno, dos, tres, cuatro años, dependiendo del volumen de la obra. En una economía inflacionaria, si el valor del contrato no se mantiene constante a lo largo del tiempo es imposible de entregar, pero en la actualidad, los contratos se van deteriorando, y eso, sumado a que empiezan demoras en los pagos, con esta tasa de interés se hace muy difícil financiar la obra pública; en general, en todo el país, y en particular, acá, en la provincia de Buenos Aires”. 

Por otra parte, Weiss fue contundente al aseverar que “la obra pública empieza a tener problemas de ejecución, algunas obras bajan su ritmo de ejecución y algunas otras se paralizan”.



OBRAS NACIONALES
Flujo de caja en descenso y redeterminaciones de costos

Las arcas del Gobierno nacional tienen todavía una disponibilidad de pesos que hace que no se haya resentido drásticamente el flujo para las contrataciones. No obstante empiezan a aparecer nubarrones, producto de la inflación que hace modificar las previsiones de gastos. El goteo hacia las provincias por fuera de la coparticipación empieza a verse afectado, y hay, desde hace algunos meses, retaceo de las partidas que van hacia los ministerios.

En ese sentido, el ministro de Obras Públicas de la Nación, Gabriel Katopodis, debe recurrir a habilidades de malabarista para sostener obras importantes que se desarrollan en todo el territorio nacional, varias de las cuales se realizan en la provincia de Buenos Aires. Por un lado, el ministerio debe atender permanentemente reclamos de redeterminación de precios, porque las licitaciones que llevan varios meses, rápidamente quedan desfasadas por el constante incremento de precios; y por el otro, solventar esas compensaciones con partidas del Ministerio de Economía que se reducen. Hasta ahora no se ha detenido ninguno de los trabajos.

Buenos Aires es la provincia que más asistencia recibe, y es clave para el oficialismo sostener un buen ritmo de obra pública en el territorio donde tiene su base electoral y un gobernador K. Desde el inicio del Gobierno de Alberto Fernández, Nación proyectó 4.088 obras en el territorio bonaerense, con una inversión total de 1,5 billones de pesos. Algunas ya están terminadas, otras están en ejecución y un resto debería iniciarse en las próximas semanas. 

Sobre las que están en marcha se destacan, entre otras, la autopista Presidente Perón; las autopistas sobre las rutas 3, 33, 7, 8; la continuación en la autopista Buenos Aires -La Plata; la ampliación de la capacidad del río Salado; plantas cloacales; puesta en valor del complejo de Chapadmalal; cien Centros de Desarrollo Infantil; infraestructura universitaria en 15 municipios y 4 escuelas técnicas. Desde la cartera nacional confirmaron que todas siguen su curso de realización.

En cambio, la duda se genera sobre los trabajos que debieran iniciarse antes de finalizar la gestión, que ya están proyectados y podrían quedar postergados si hay problemas de financiamiento. Entre otros, esos casos son los de la nueva etapa de las autopistas antes mencionadas; el corredor de la 226 entre Mar del Plata y Olavarría; el distribuidor de la ruta 8 en San Antonio de Areco; plantas cloacales en Carlos Casares, Villa Gesell y Pinamar; el Espacio de la Memoria en Campo de Mayo; 70 nuevos Centros de Desarrollo Infantil; 30 obras del Programa Nacional de Infraestructura Universitaria en 24 distritos; 11 casas de día; 21 escuelas técnicas y 412 obras del Plan Argentina Hace. 






CESAR VALICENTI - TERESA GARCIA - FRENTE DE TODOS
Análisis y diagnóstico: el aspecto político de la crisis económica

Al evaluar el actual escenario económico, el diputado provincial y presidente del bloque oficialista en la cámara puntualizó que “es una situación que genera incertidumbre en la economía cotidiana de los vecinos y las vecinas. Nosotros sabemos toda la problemática que se viene acumulando en términos económicos estructurales en Argentina”.

Asimismo dijo que “lo que genera las macrocondiciones para que esto suceda es ese acuerdo con el Fondo Monetario Internacional que condiciona al país y a la economía doméstica”.

También comentó que “estamos en una situación complicada, donde hay un sector del poder económico muy fuerte que intenta por todas las vías generar una devaluación. Se está discutiendo en el marco de una coyuntura, que empieza a tener cada vez más un tinte electoral, qué proyectos de país se vuelven a poner en juego”.

Sobre las medidas provinciales, el legislador expuso que “Axel Kicillof está llevando adelante una gestión histórica desde nuestro punto de vista, porque hay ciertas características que hacen tener una mirada positiva”, y añadió que “es el Gobernador que está volviendo a recuperar las competencias de un Estado provincial que invierte en educación, que pone el eje en el financiamiento de las Pymes y ha recuperado el Banco Provincia. El Gobierno de 
la Provincia está demostrando  con gestión cuál es el proyecto político con el que hay que 
trabajar para garantizar mayores niveles de igualdad”.

Por su parte, Teresa García, senadora provincial y presidenta del bloque del FdT, señaló que “esta corrida es direccionada, y nos preocupa que eso impacta en la estantería de los almacenes y todos los productos que la gente necesita para vivir diariamente”. Además exhortó: “Tendremos que rediscutir qué tipo de política económica llevamos adelante”. 
Y puntualizó que “uno de los problemas graves que tenemos es que no estamos explicándole a la sociedad qué es lo que está pasando. Para hacer cualquier análisis, más allá de lo puntual de los cimbronazos de estos últimos días, tenemos que verlo un poco más en contexto”.


DIEGO VALENZUELA (PRO) - INTENDENTE DE TRES DE FEBRERO
“Hoy ya nos vemos en la necesidad de ajustar los planes de obras”

El intendente de Tres de Febrero, Diego Valenzuela, analizó el impacto de la actual coyuntura en su distrito. Dijo al respecto: “No es solo la corrida, porque el dólar está vinculado a la inflación y las dos cosas van de la mano. Pri-mero, lo que diría es que desde el Gobierno mintieron con la inflación en el Presupuesto, le pusieron un 60 y hoy la inflación ya es el doble, con lo cual eso desajusta todos los planes de gestión y de obras para el año. Porque, por ejemplo, los municipios nos vimos obligados a trabajar el tema de la tasa municipal en función de la inflación del Presupuesto, y uno podría decir ‘bueno, no es 60, es 80, es 90, no es lo mismo que sea 120 o 140’”. 

En esta misma línea expresó que “hoy ya nos vemos en la necesidad de ajustar los planes de obras, de inversión y de servicios; esto nos está generando problemas para planificar toda la gestión, como paritarias, por ejemplo, donde vuelve el reclamo naturalmente por este aumento en precios de los sindicatos municipales, medicamentos, alimentos, redeterminaciones; porque se cierra una obra con un valor pensando en un precio y hoy ya hay 25 puntos más”.

También recalcó que “la actualización de precios, antes era mensual o cada dos meses, y hoy se está haciendo semanal, tanto para una lista de precios para un comercio como los insumos para las Pymes”. 

Por otra parte, Valenzuela dejó manifiesta su preocupación por la llegada de fondos, y enfatizó: “Además sumo a otra situación, que son los convenios que hicimos con Provincia, donde se demoran los pagos, y no sé si es porque no tiene recursos, porque depende mucho de Nación o por una premeditación política, pero la realidad es que todo lo que acordamos del Presupuesto se ha ralentizado: se pagó tarde la ATP, se pagó tarde el plan Municipios a la obra, todavía no se cobró el Fondo de Seguridad; entonces, esa demora en los pagos hace que al acordar ciertas cosas a valores fijos se modifiquen por el aumento de la inflación, así que todo este desajuste va generando preocupación en las áreas críticas, como, por ejemplo, salud, donde no podemos perder o bajar la calidad de las prestaciones. Para protegernos de la inflación, lo que debería hacer la Provincia es desembolsar y pagar todo esto lo antes posible”.





LUIS PALMA - ECONOMISTA
“El Gobierno no está manejando este declive”

El economista Luis Palma Cané dialogó con La Tecla y analizó el actual panorama. 
Al respecto señaló que “la última semana es una muestra más de cómo el Gobierno no está manejando este declive permanente del escenario económico, porque era evidente que en algún momento la crisis política, que se ha agudizado muchísimo a partir de la renuncia de Alberto Fernández a no competir, iba a pegar fuerte en el escenario económico y cambiario, y, en consecuencia, se produjo lo que era esperable”.

En esta línea consideró que “en la medida que desde el Gobierno sigan emitiendo, es obvio que la inflación va a seguir subiendo y que el dólar, también, va a seguir subiendo, 
porque nadie quiere el peso. Así que la respuesta es muy simple: si toma algún tipo de medidas que formen parte de un programa como para indicar hacia dónde vamos hasta que lleguemos a nuevos cambios, hay alguna posibilidad de que esto se estabilice”.


DANIEL ROSATO - INDUSTRIALES PYMES
“Ciertos sectores se paralizan  porque no se superan las ventas”

Daniel Rosato, presidente de Industriales Pymes Argentinos, en diálogo con La Tecla afirmó que “esto genera una gran preocupación, porque, de alguna manera, ciertos sectores se paralizan porque no se superan las ventas. Si bien muchos productos que son importados se manejan a valor oficial, las empresas los dolarizan y, entonces, esto genera preocupación y aumento; por lo que muchas empresas que se proveen de estos productos tienen los precios abiertos”.

También el industrial indicó que “hay preocupación y hubo problemas para adquirir insumos específicos, porque no había precios, no se vendían, o en algunos casos se conseguía traer repuestos con el 20-30% de incremento, y se ha afectado a la producción; por eso, grandes compañías han decidido no vender, pero bueno, entendemos que el dólar bajó y se le quitó un poco de presión”.

Sin embargo valoró decisiones gubernamentales al destacar que “hay herramientas o medidas que toma el Gobierno, como el acuerdo con China, con la comercialización con yuanes, que son muy importantes, porque ayuda mucho a quitarle presión al dólar y permite que puedan importar, porque muchos firmas no pueden hacerlo por la falta de dólares. Entonces, el Yuan es una salida para que puedan hacerse de materias primas para poder producir, tener una demanda de mercado y, si es necesario, poder ofertar, porque el panorama económico es grave, porque con el dólar, las firmas tenían que financiarse a 180 días para poder hacerse de las divisas y poder pagar a los proveedores. Y en este caso, en esos días registran incrementos”. 

El además presidente del Parque Industrial Plátanos, en Berazategui, agregó: “Es una manera de agilizar las operaciones para el sector Pyme y, también, las importaciones. Así que estas son las maneras que van surgiendo para mejorar y agilizar toda la parte de producción”. En esta misma línea, Rosato recalcó que “hay que esperar realmente cómo evoluciona el tipo de cambio, pero si aumentan las tasas, eso no es bueno, porque cuando hay tasas altas trae inconvenientes para motivar e incentivar la producción; pero entendemos que la situación es difícil”.




 

OTRAS NOTAS

SITUACION CRITICA

En picada: la industria pyme volvió a desplomarse y acumula una caída del 20%

Un reciente informe de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) mostró que la actividad continúa en descenso. En los primeros cinco meses de este 2024 acumula una retracción del 19,1% en comparación con el año pasado. 

Copyright 2024
La Tecla
Redacción

Todos los derechos reservados
Serga.NET