Argentina
Jueves, 26 enero 2023
NOTA DE GRAFICA
10 de enero de 2023

Daniel Scioli: "Hay que interpretar al electorado"

El exgobernador analiza la estrategia para 2023 y no se baja de una posible candidatura. Además realiza un balance de su gestión en la Embajada en Brasil y destaca las virtudes de La Feliz.

Daniel Scioli:

Vía La Tecla Mar del Plata

Al igual que la plana mayor de la política, Daniel Scioli, el embajador en Brasil, eligió visitar Mar del Plata -uno de sus destinos preferidos-, donde mantuvo una nutrida agenda y dejó varias definiciones en el inicio del año electoral.

En diálogo con La Tecla, el exgobernador bonaerense no descarta ponerse el traje de candidato, analiza la estrategia electoral del peronismo y opina sobre las posibilidades que se le abren a la Comuna a partir del vínculo comercial con el país vecino.

-Se fue Bolsonaro y llegó Lula a la Presidencia en Brasil. ¿Eso le facilita la tarea como embajador en el nuevo marco político?

--Sin duda, la mejor diplomacia es la presidencial. Que los dos presidentes puedan levantar el teléfono, hablar entre ellos, tomar una definición de fondo, como puede ser un gran acuerdo de integración profunda, y después trabajar articulando con los ministerios de ambos países. Con la Cancillería estamos con esta voluntad. Ahora, nobleza obliga, a pesar de las diferencias ideológicas y políticas, he podido avanzar con Bolsonaro. En definitiva, los resultados son claros: hemos logrado el mayor nivel de intercambio comercial en los últimos nueve años, 28.500 millones de dólares.

-¿Le dejó un sabor amargo su breve paso por el Ministerio de Desarrollo Productivo?

-No, al contrario, mi satisfacción es que el Presidente pueda contar conmigo para lo que sea. El tuvo una emergencia en el gabinete y me convocó. Soy un hombre con compromiso, con sentido de la responsabilidad y siempre abierto para poder ayudar. Obviamente, me generó una situación inesperada, estaba desarrollando mi agenda en Brasil y, de repente, hubo que desarmar todo y venirme. Lo hice con orgullo de militante. Volví allá con una gran motivación.

-¿Al Gobierno se lo dañó mucho con la interna?

-Se está a tiempo de ordenar las cosas. Siempre me gusta mirar para adelante y tomar experiencia del pasado. Se habló de esto en el almuerzo de Alberto con Kicillof y los intendentes en Chapadmalal. Es un momento en el que hay que tener mucho cuidado. Estas cuestiones penetran en la sociedad, y ahora, estando en la cuenta regresiva de lo que va a ser el cronograma electoral, es muy importante, habiendo siempre distintos puntos de vista, que las posturas no afecten a la unidad y se puedan mantener las discusiones en un marco de mayor privacidad entre quienes sea.

-En una entrevista que realizó con La Tecla en 2021 aseguró: “La gente quiere que nos unamos para que saquemos esto adelante, pero la grieta es cada vez más grande”. ¿El grueso de la dirigencia no ve esa demanda de políticas consensuadas que pueden dar un horizonte? ¿Y siendo usted un conciliador, se animaría a ser quien convoque a esa unidad?

-Cerrar la grieta es una responsabilidad no solamente del Gobierno, sino también de la oposición. Y aquí es uno de los grandes desafíos que tenemos para adelante. Cuando decís el tiempo de los moderados, tiene que ver con templanza, no debilidad. No es tibieza, todo lo contrario. Los mensajes altisonantes no es lo que busca la gente. La gente quiere desestresar, pacificar, integrar, políticas de Estado que se proyecten a futuro.

-¿El oficialismo tiene chances de ganar las elecciones y preservar la Presidencia, sobre todo si se sostiene esta inflación?

-Todo se construye, hay que interpretar al electorado. En 2015 llegamos divididos y perdimos la elección. En 2019, la gente no aguantaba más el ajuste, hubo una gran movida de todos los sectores y se ganó la elección. Hay que ver a los otros votantes que están yendo a otras expresiones políticas-democráticas genuinas. Como es el caso de Milei. Las elecciones generalmente se deciden por balotaje. ¿Qué hizo Lula? Hizo una construcción política pensando en la segunda vuelta.

-Se ha mostrado cerca de la gente en la costa, ¿qué le dicen en torno a una posible candidatura presidencial?

-“Vamos Pichichi” me dicen. No quiero ser hipócrita, es muchísima la gente que me alienta. No solo en la Bristol, sino también en el puerto y comercios. Me voy cargado de energía y ganas. A seguir. En junio será momento de hablar de candidaturas

-¿Pero usted se ve como candidato?

-Me veo donde esté más convencido de que pueda ayudar. Yo fui candidato, tuve distintos cargos. Cuando uno encara algo así tiene un alto sentido de la responsabilidad. Todos saben la relación que tengo con el peronismo, llegado el momento de hablar se verá cómo se ordena todo esto. 


La relación con Alberto y el balance de gobierno
“Se van dando las condiciones para un gran desarrollo del país”


-¿Es fluido el diálogo con el Presidente?

-Sí, somos amigos. Tenemos una confianza de hace más de 25 años, en los que venimos trabajando juntos. Nunca dejamos de hablar con respeto. Yo lo mantengo informado de todo lo que sucede en Brasil, al igual que a mi canciller.

-De lo que prometía cuando era candidato a Presidente, ¿qué cosas o necesidades ve que no se llegaron a cubrir?

-Yo decía que había dos caminos: el del ajuste o el del desarrollo. Argentina debe poner todo el esfuerzo ahí. Indudablemente, Alberto tenía un plan de gobierno que se vio alterado por el impacto de la pandemia y sus dos años. También por la guerra entre Rusia y Ucrania y el condicionamiento de la deuda con el Fondo Monetario Internacional. Ahora se van dando las condiciones para un gran desarrollo y porvenir del país. Lo siento y lo veo. Estoy convencido. El mundo demanda lo que nosotros tenemos. Siento que en la etapa del Gobierno anterior de Cambiemos hubo una mirada financiera que tiró el aparato productivo por la borda, con maniobras especulativas. Cuando es más rentable lo financiero que lo productivo, estamos al horno. Esto se va a ir revirtiendo. El vínculo con Brasil abre la posibilidad de reinventase, modernizarse, estar mejor.

Hay que interpretar al electorado


-A tres años de haber asumido, ¿Alberto cumplió con las expectativas del Frente de Todos o perdió una oportunidad histórica?

-No puedo perder de vista los acontecimientos que alteraron su agenda. Ahora que vemos que se está normalizando, con la construcción del Gasoducto Néstor Kirchner, por ejemplo, retomó la agenda original que tenía. El decía el drama que sentía como Presidente de ver la cantidad de muertos por la pandemia. -En medio del desencanto popular y la crisis económica, ¿cómo puede el próximo Presidente lograr los apoyos necesarios para sacar a flote el país? -La gente va a empujar a eso, porque Argentina tiene con qué. El desarrollo del sector energético, la minería sustentable, el sector de ciencia y tecnología. Hay una materia gris y materia prima formidables.


Acuerdo bilateral, Mercosur, y gestiones
“El contexto de crisis nos exige integrarnos con Brasil”


-¿Qué le aporta el nuevo mandato de Lula da Silva a Argentina?

-Le aporta una definición, que a partir de eso se pone en marcha, de que la relación de Argentina con Brasil es una relación privilegiada. Al Mercosur hay que revitalizarlo. Lula instruyó a sus ministerios a realizar un gran acuerdo bilateral entre las dos naciones. De hecho, al otro día de asumir ya estuve con el ministro de Economía y con el flamante canciller, que fue el primer embajador al que recibió. No por ser yo, sino porque represento a Argentina y las definiciones que tomó Lula.

-¿Qué balance hace al frente de la Embajada en Brasil?

-La Embajada contribuyó a traer puestos de trabajo, a traer inversiones, generar dólares genuinos. Cumplí en una primera etapa con el objetivo que me encomendó el Presidente. Me dijo: “Hacé lo que tengas que hacer, pero esperemos llevarnos lo mejor posible con Brasil”. Y la razón de ser de mi segunda etapa tiene que ver con este acuerdo bilateral de comercio, y ahí estoy. Ellos van a ver a lo largo de este año al impacto positivo de esta renovada relación.

Por otro lado, logramos resolver distintas controversias que fueron parte del reconocimiento que tuve en Mar del Plata de parte del sector de la pesca. Hemos logrado un apoyo muy contundente de parte del gobierno de Brasil al acuerdo de Argentina con el Fondo Monetario. También conseguimos que Brasil el año pasado, durante el invierno, nos proveyera la energía que se necesitó. Fue un buen banco de prueba de cómo se puede cerrar una grieta y contraponer muchas veces la violencia verbal, los discursos altisonantes, con moderación, tenacidad y sin perder de vista el objetivo, que era defender a Argentina, al Mercosur, nuestra industria y los puestos de trabajo.

Lo que se viene es un contexto de crisis de la globalización que nos exige integrarnos con Brasil y complementarnos cada vez más en materia energética, financiera, industria, agroalimentos, infraestructura, ciencia y educación.


Sobre la crisis política en Brasil

Ya en Brasil, y consultado por la crisis que atravesó ese país el último fin de semana, Scioli dijo que seguía los acontecimientos “con mucha atención y estupor”. Sostuvo que “han buscado expandir el caos, llevarse por delante a un gobierno que acaba de asumir hace una semana. Esto fue mucho más grave que lo del Capitolio; se atacó simultáneamente a los tres poderes del Estado, al corazón de la democracia de Brasil”.

Destacó la reacción de Lula por su “firmeza y responsabilidad”, y ponderó que “dio su primer mensaje tomando la decisión de intervenir el área de seguridad del gobierno del distrito federal; pidió que se investigue a quienes han financiado toda esta movilización golpista; convocó a todos los gobernadores; el Congreso convocó a una sesión extraordinaria y denunció la pasividad de la policía militar y de las fuerzas de seguridad. O hubo un descuido o complicidad, quiero ser prudente con mis comentarios”.

“Confío en la fortaleza de Lula, en que va a reencauzar todo esto. Hay un apoyo unánime de la comunidad internacional. El silencio de Bolsonaro ante la victoria democrática funciona como instigador de estos hechos”, sentenció desde Brasilia, una ciudad que para el embajador fue “una zona liberada” durante los incidentes.

Hay que interpretar al electorado

La gestión de Kicillof: "Percibí un gran reconocimiento"

-¿Deben desdoblarse las elecciones en la Provincia?

-Hay que pensar cómo trabaja la provincia de Buenos Aires, sus características. Se necesita articular permanentemente con la Nación. Yo lo hice y Axel (Kicillof) lo está haciendo; entonces, cuando se elige está todo muy integrado. Pienso que está bien que se deje así como está, unificada con la nacional.

-¿Cómo evalúa la gestión de Kicillof?

-En Chapadmalal escuché a todos los intendentes y percibí un gran reconocimiento, un apoyo a su eventual reelección. Yo estuve en ese lugar, siempre hay cosas para mejorar, siempre hay temas que se suman a la agenda. Ahora veo que la Provincia resurge con los datos productivos al estar encarándose una etapa de reindustrialización del país.

-¿Cómo debería solucionarse el conflicto entre CABA y el Gobierno por la coparticipación?

-Un camino es la Ley de Coparticipación que está pendiente. Sabemos que la Provincia ha puesto mucho más de lo que recibe, por eso esta discusión es histórica. Hay que encontrar el camino.


El “pueblo exigente” de Mar del Plata y las nuevas oportunidades

De paso por Mar del Plata, Daniel Scioli protagonizó diversas reuniones con sectores productivos locales, asistió a un acto de Alberto Fernández en el Espacio Unzué e incluso tuvo un cónclave con Guillermo Montenegro, donde planteó la posibilidad de enviar a Brasil una misión comercial con empresarios para potenciar las exportaciones de la Comuna. Con un cordón frutihortícola y el sector pesquero como motores, el exgobernador destaca las potencialidades de la ciudad, a la vez que opina sobre el mensaje de las urnas para el peronismo.

Hay que interpretar al electorado

-En 2021 se reabrieron las exportaciones de langostino a Brasil. ¿Qué oportunidades se abren en el vínculo comercial con el país vecino y qué rol podría tener Mar del Plata?

-Mar del Plata, se lo decía al intendente el otro día, al igual que con todas las economías regionales, debe ver a Brasil como una gran oportunidad para exportar cada vez más. Resolvimos controversias, diversas trabas que hemos logrado superar. A través de un gobierno de la armonía y la complementación de los nuestros, nos van a pedir más para exportar. Yo estoy con los ojos abiertos para hacer misiones comerciales con los empresarios y sus gobernadores, con sus intendentes. La economía regional no es solo la pesca, son los tradicionales alfajores que uno ve por todos lados. El cordón frutihortícola es muy importante. En el mercado central de San Pablo hay 50.000 personas por día, es una aspiradora de productos argentinos.

-En el plano político, la ciudad suele ser terreno hostil para el peronismo. ¿Por qué?

-El pueblo marplatense es muy exigente, hay que entenderlo. Miren que a esta ciudad le he dedicado tiempo, sin embargo, en la elección presidencial Macri sacó más votos acá. No sé cuántas veces habrá venido él. Yo empecé mi carrera política acá, mi carrera deportiva también. Hicimos un montón de cosas: el Museo Mar, las obras hidráulicas, lo que reforzamos las tareas de saneamiento, los trabajos que hicimos con (Gustavo) Pulti en su momento, con quien trabajábamos codo a codo. Yo creo que hay que interpretar el sentido del voto y redoblar esfuerzos. El intendente está haciendo un buen trabajo.


Calle 44 Num. 372 La Plata, Buenos Aires. Argentina
+54 (0221) 4273709
Copyright 2023 La Tecla
Todos los derechos reservados
By Serga.NET