Argentina
Lunes, 27 junio 2022
HCD DE LA PLATA
21 de junio de 2022

Escasas ideas y cero empatía con las necesidades del ciudadano

Las urgencias, son muchas. Demasiadas. Una ciudad, que no escapa a las generales de la ley de cualquier otra de este castigado país, encuentra a sus representantes ocupados en proyectos de ocasión y lejanos a las urgencias del ciudadano.

Por Walter Casamayou
Escasas ideas y cero empatía con las necesidades del ciudadano - La Tecla
Escasas ideas y cero empatía con las necesidades del ciudadano - La Tecla
Escasas ideas y cero empatía con las necesidades del ciudadano - La Tecla

No hay gas en las escuelas, el transporte es un desastre, ni hablar de los servicios públicos, las salitas están llenas de carencias y, por si eso fuera poco, te chorean a la vuelta de la esquina. 

Uno observa semejante panorama y se acerca a una sesión del Concejo Deliberante con el objetivo de escuchar respuestas, establecer propuestas y, sobre todo, alcanzar soluciones.

Sin embargo, y luego de embolantes horas de pura cháchara, en donde la pobreza de ideas fue semejante a la que evidencia la billetera de un laburante en estos penosos tiempos, recibí como respuesta que lo más saliente de la sesión fue la aprobación de la creación de la Comisión Especial de Actualización Legislativa, cuyo objetivo será el estudio, actualización, depuración, ordenamiento y modificación de las normas del Digesto Municipal y el Reglamento Interno del Concejo.

La pucha, me dije…Pero ¿para qué sirve esto? me pregunté. Y allí, cordialmente, me expresaron que es para evitar la superposición normativa, facilitando su conocimiento y contribuyendo a lograr mayor seguridad jurídica.

Rápidamente recordé cuando un gran político argentino dijo una vez que si querés decir que vas a hacer algo, cuando en realidad no harás nada, formá una comisión. 

Lo concreto es que hasta allí nada de lo que imaginé aconteció.

Escasas ideas y cero empatía con las necesidades del ciudadano

Mientras unos trataban que esto pasara pronto observando el celular, la concejala no dejaba de mirarse al espejo estableciendo como premisa fundamental que el maquillaje no se corriera.

El fin de semana largo prometía que el calvario no sería tan prolongado esta vez, mucho más sabiendo que por 15 días no volverían a juntarse, como si la ciudad no los hubiera elegido para que sesionen al menos una vez por semana y legislen cosas que le importen a la gente. 
Porque a esos 24 concejales los eligió la gente para que legislen, no para que hagan rosca política y traten de posicionarse de acuerdo al papá de turno que los cobije.

El ciudadano, en este caso platense, gasta mucha plata para que en lo que va del año hubiera tan solo ocho sesiones con una pobreza de decretos que muestra, en forma palpable, el escaso éxito alcanzado.

Proyectos, homenajes y un dejo de tristeza

Mi obligación informativa me lleva a contarles algo interesante: los ediles ratificaron el contrato de comodato suscripto entre la Municipalidad de La Plata y la Fundación Cielo, con el objetivo de crear un Centro de Día para jóvenes adultos con capacidades diferentes, con instalaciones diseñadas para el aprendizaje terapéutico, recreación, contención emocional y desarrollo de actividades inclusivas, en la zona norte de la Ciudad.

Por otro lado, se aprobó instituir en territorio municipal, cada 28 de junio, como jornada de reflexión por los derechos de las personas LGTBI+, una ordenanza que establece que todas las unidades del transporte público de pasajeros habilitadas y en las paradas de colectivos, se coloquen calcomanías con pictogramas diseñados y planificados para personas que tienen TEA (Trastorno del Espectro Autista) y que se autorizara la colocación de una placa recordatoria en el Salón Dorado del Palacio Municipal en memoria de Jorge Julio López al cumplirse 15 años de su desaparición forzada.

Escasas ideas y cero empatía con las necesidades del ciudadano

El tema fue después. Porque esperaba ansiosamente algún proyecto que realmente le pueda interesar a la gente, o alguna idea que le permita a la ciudad salir de este letargo angustiante en que estamos sumidos desde hace décadas.

Pero no, se tocaron con beneplácito un proyecto presentado en el Senado, el acompañamiento de otro en Diputados, el lógico repudio a la agresión sufrida por inspectores en la ciudad  y se dieron a conocer algunos proyectos ingresados en los que puse especial atención.

Es que allí, en esos proyectos, llegarían las respuestas que fui a buscar. Pero no tuve demasiada suerte, porque no había ninguno para detener la toma de terrenos, los problemas de urbanización, lo grave que significa alquilar, alguna baja de impuestos o, al menos, algún paliativo para Pymes acogotadas.

El primero fue declarar a la Ciudad de La Plata como ciudad amigable con las mascotas, el segundo el que propone crear la Defensoría de los derechos de las adultas y adultos mayores y el tercero crear el "Boleto Único Terciario".

Luego llegaron los homenajes. Y aquí, sobraron las sonrisas, las fotos y muchas exclamaciones. Tomo algunas pocas: se declaró de Interés Cultural al grupo folclórico "Sueños dorados", el beneplácito del Cuerpo por el nonagésimo aniversario de la creación de Atulp, de interés municipal algún libro, un programa de radio  y hasta una muestra fotográfica.

El telón del final se cerró abruptamente. Por ahí fue en esta ocasión en donde nada de lo que se hablo tuvo empatía con la necesidad del ciudadano de a pie. 

Lo cierto es como en aquellos viejos circos, la última función no tuvo al payaso risueño ni al malabarista arriesgado. Solo me permitió comprobar como la política amplia espacios y provoca enormes gastos en detrimento de un ciudadano sin respuestas.