Argentina
Sábado, 2 julio 2022
ESCENARIOS
21 de junio de 2022

Emiliano Giri, titular del PRO Mar del Plata: "No importan los nombres, sino la propuesta"

El presidente del PRO local analiza la carrera hacia 2023 y el armado amarillo en la Quinta sección. Además apunta contra el “obstruccionismo” de la oposición a Montenegro.

Emiliano Giri, titular del PRO Mar del Plata:

Vía La Tecla Mar del Plata

Emiliano Giri, presidente del PRO Mar del Plata-Batán y coordinador del partido en la Quinta sección, es uno de los socios políticos más importantes del intendente Guillermo Montenegro en su rol de articulador.

Empresario y con antecedentes en la gestión pública, el dirigente fue un factor clave para el desembarco del PRO en la ciudad durante la última década. En diálogo con La Tecla analiza la coyuntura política local y nacional de cara al decisivo 2023, profundiza sobre el armado amarillo en la región y le tira dardos a la oposición por su “obstruccionismo”.

 -¿Piensa continuar más en un rol de coordinador del PRO de cara a 2023?

-Yo siempre voy a estar a disposición de lo que Guillermo (Montenegro) y Alejandro (Rabinovich) consideren que es el mejor lugar para fortalecer al PRO en Mar del Plata y la Quinta sección. Desde el 2021 venimos avanzando en la coordinación seccional del PRO. La verdad que estoy muy contento. Hay que ayudar a robustecer la presencia en los 27 distritos, que todos tengan candidatos del PRO en 2023. Es algo importante.

Queremos tener más intendentes el año próximo. Hoy tenemos tres: Montenegro, Yeza y Etcharren. Nuestro objetivo es ampliar el número. También es importante el acompañamiento de los dirigentes nacionales para poder consolidar al PRO. Agradezco al Colo Santilli, a Larreta, Macri, Ritondo, Lombardi, Bullrich, Iguacel; a los diputados provinciales Johana Pannebianco y Sergio Siciliano. Ellos han ayudado mucho a entender el concepto de fortalecer el territorio, dejando de lado cualquier aspiración electoral.

-¿Creé que la discusión electoral se adelantó más de la cuenta?

-Hay una ansiedad de parte de la sociedad ante el desánimo generalizado que nos toca atravesar producto de la crisis económica y social que se está viviendo en Argentina; y, sobre todo, de conducción política. Pero para que finalice el mandato del Gobierno nacional falta mucho. Desde la política no tenemos que entrar en las ansiedades de la sociedad.

-En el plano local, entre los que deben renovar y los socios minoritarios de la alianza, Juntos tiene varios aspirantes para la lista del próximo año y pocos lugares. ¿Puede ser un obstáculo para sostener la unidad?

-No, porque el intendente ha tenido la generosidad, como pocos en la historia, de integrar en su gabinete a los distintos espacios que conforman Juntos. Aquellas personas que no se vean representadas en las listas se verán representadas en la gestión. No importan tanto los nombres sino la propuesta.

-¿Cuáles son los principales desafíos de gestión que tiene Montenegro en esta segunda mitad del mandato

-El objetivo es seguir consolidando el trabajo en la ciudad. Seguir defendiendo al emprendedor y al trabajo, como se hizo durante y después de la pandemia. Estar cerca del vecino para resolver los problemas. Después, lógicamente, en caso de que Montenegro decida ir por la reelección, aspirar a tener un Gobierno nacional y provincial que les faciliten las cosas. Que brinden las herramientas que la ciudad necesita. Lamentablemente, hoy no recibimos los recursos que se deberían destinar para obras de infraestructura, hay discriminación hacia Mar del Plata.

-¿Cómo analiza el rol de la oposición al gobierno municipal?

-La oposición es el Doctor No. Tienen una actitud obstruccionista. Creen que esa es la forma de hacer política. Tenemos marplatenses que están en el Gobierno nacional en lugares de representación como nunca hemos tenido, pero no podemos conseguir que la secretaria de Deportes de la Nación (NdR: Inés Arrondo) haga una cancha de hockey en Mar del Plata. Si bien al principio de la gestión tuvieron una actitud más dialoguista, cuando vieron que se fortaleció la figura de Montenegro, desde antes de las elecciones legislativas del año pasado, cambiaron; y ahora a todo le dicen que no. Radicalizaron su postura.

UCR y superestructura

-¿Los contrapuntos en la superestructura pueden tensionar la relación con la UCR a nivel local?

-La sociedad le pide a la oposición la responsabilidad de mantenerse junta de cara a la elección del año que viene para cambiar la Argentina. Por eso es importante discutir el modelo de país que queremos, que la sociedad sepa que no se está votando una promesa o un salvador de la patria, un nombre propio; por el contrario, se trata de discutir plataformas, una propuesta de cambio, que es lo que nos va a dar un norte. Esto no va a ser de hoy para mañana. El país debe atravesar un proceso de, por lo menos, una década para poder revertir el desastre social, educativo, económico y a nivel seguridad en el que nos encontramos hoy. El país no necesita salvadores de la patria ni proyectos unipersonales, sino políticas de mediano y largo plazo que nos lleven a un cambio real.

El factor Milei en Juntos

-Hablaba de discutir más plataformas y menos candidatos. ¿Se pueden incorporar los planteos de Milei a Juntos por el Cambio?

-Tenemos que reconocer en Milei a una persona que ha sabido interpretar a una porción importante de los electores de Argentina. Sobre todo a los jóvenes y a los que están desencantados con la política. Eso nos obliga a no enojarnos. Por supuesto que su personalidad, su histrionismo, no los comparto. Pero hay que saber entender que esa personalidad lo ha conectado con un sector importante de la sociedad, lo que nos obliga a saber por qué ese electorado está buscando alternativas disruptivas en la política. Si participa o no en nuestro espacio lo decidirán los dirigentes nacionales.

Macri: "Pensaban que podían jubilarlo"

-¿Ve como presidenciable a Macri?

-Es una decisión de Mauricio. El es el fundador de nuestro espacio, siempre ha estado. Algunos pensaron que podían jubilarlo o que su rol era otro. A mí, la historia argentina me ha demostrado que hay muchos casos en los que esos análisis han sido fracasados. A Carrió le fue mal en 2011 y terminó siendo una de las actoras políticas más importantes de la Argentina actual. Lo mismo que la vicepresidenta, que parecía que después de su gestión no iba a volver y hoy es la jefa política de la conducción del Gobierno. Creo que la sociedad, tardíamente, empieza a reconocer que el camino que Mauricio nos planteaba era difícil, más largo, pero era el camino a seguir. La realidad nos está dando la razón.