Argentina
Jueves, 7 julio 2022
NOTA DE GRAFICA
22 de mayo de 2022

Los problemas de los trapitos al sol

Las internas en el oficialismo, como también en la oposición, son cada vez más indisimulables. Cómo afectan la exteriorización de los debates y las rencillas en la gestión y las propuestas.

Por Juan Pablo Carvajal
Los problemas de los trapitos al sol - La Tecla
Los problemas de los trapitos al sol - La Tecla
Los problemas de los trapitos al sol - La Tecla
Los problemas de los trapitos al sol - La Tecla

Las internas en el Frente de Todos, como también en la oposición de Juntos por el Cambio, son cada vez más expuestas y tienen un fuerte impacto en la opinión pública frente a la falta de resolución de conflictos, así como de alternativas superadoras. Cómo afecta la exteriorización de los debates y rencillas en la gestión y las propuestas.

En el Frente de Todos las diferencias son imposibles de ocultar; por un lado, el Presidente, Alberto Fernández, busca encontrar un rumbo a la política económica, mientras sostiene y defiende al ministro de Economía, Martín Guzmán. A pesar de los logros de haber obtenido respaldo parlamentario y de diferentes sectores a la negociación con el Fondo Monetario Internacional, ese fue el puntapié de una batalla que cada día suma un nuevo capítulo de acusaciones cruzadas dentro del propio oficialismo y que desde la oposición miran como espectadores.

Los problemas de los trapitos al sol

Los debates en el seno del Gobierno parecen no tener retorno, mientras los números de inflación superan mes a mes el récord y pulverizan las promesas de campaña de 2019. En este contexto, el ala más dura, que responde a la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, y a La Cámpora llevó la grieta al interior del Frente de Todos.

A pesar de ello, los intentos de poner paños fríos desde el Ejecutivo resultan cada vez más infructuosos, trasladando en este sentido la comunicación gubernamental a la propia interna del espacio. En la oposición de Juntos por el Cambio el panorama no es menos complejo. Si bien cuentan con el hándicap de no tener las riendas del Gobierno, las tensiones comienzan a ser cada vez más visibles. La ventaja de haber ganado las elecciones de 2021 no se pudo capitalizar con una propuesta alternativa y diferenciadora para volver al poder en 2023.

Por el contrario, la fragmentación comenzó a notarse en la diferenciación de posturas y la concentración en decisiones claves dentro del espacio. Asimismo, el calendario 2023 se anticipó y son cada vez más los referentes que sueñan con llegar a ocupar el sillón de Rivadavia. El retorno a las primeras planas del expresidente Mauricio Macri se convirtió en la piedra en el zapato de Horacio Rodríguez Larreta para su carrera presidencial.

Los problemas de los trapitos al sol

En la compulsa también se encuentran la exministra Patricia Bullrich y, del ala radical, el gobernador jujeño, Gerardo Morales, como también el diputado Facundo Manes. La disputa se trasladó además al ámbito de la Provincia, donde el intendente de Lanús, Néstor Grindetti, que fue principal armador de la campaña en 2021, avisó que dejará de ser el interlocutor con el Gobierno bonaerense debido a que los acuerdos a los que llega son boicoteados desde su propio frente.

La interna a cielo abierto tanto en el oficialismo como en la oposición puso de manifiesto la dificultad de cada coalición para encauzar sus diferencias y centrar la discusión política en la resolución de los problemas que afectan a la población. 

Los problemas de los trapitos al sol


Gustavo Córdoba: "A Cambiemos, de lo único que le interesa hablar es de las elecciones"

El consultor Gustavo Córdoba señaló a La Tecla: “Esta falta de una cultura coalicional de solución de diferencias, en el Gobierno, que es quien tiene la mayor responsabilidad, impacta en el margen de maniobra y la eficacia en el rendimiento de la gestión, y así también lo percibe la sociedad. Se da una paradoja: al evaluar el Gobierno individualmente por medidas puntuales, los niveles de aceptación son altos, y cuando se mide en su conjunto es muy baja; esto es un dato significativo de una falta de narrativa y de una armonización y de los intereses que conviven dentro de una coalición como lo es el Frente de Todos. Este choque de liderazgos tiene que ver con eso, y no vamos a tener espacios políticos con mucha potencia, sino grandes coaliciones. El grado de fragmentación que está tomando la política nos hace pensar que las coaliciones llegaron para quedarse, y veo como una gran dificultad que sean dos los espacios que tengan el protagonismo”.

De la oposición dijo: “A la dirigencia de Cambiemos, de lo único que le interesa hablar es de las elecciones presidenciales y no otra cosa. Es llamativo que tengan siete candidatos a Presidente, y si esa es la medida que buscan mostrar, es preocupante”.


Ricardo Rouvier: "Lo que está en cuestión es la lucha por el poder"

En diálogo con La Tecla, el analista político Ricardo Rouvier indicó que “el escenario político se caracteriza por un contexto amenazante, que es el económico y social que encuentra diferencias en la coalición oficialista, que está más expuesta porque está a cargo de la gestión, y además presenta fisuras y líneas internas que generan incertidumbre”.

Asimismo agregó: “La oposición está más tranquila, a pesar de que muestra diferencias internas también en cómo encarar la economía y la política de gobierno. Se presentan líneas más de derecha, como el caso de (Mauricio) Macri y (Patricia) Bullrich, o de centro, como el caso de (Horacio) Rodríguez Larreta. En el caso del centro hay coincidencias entre varios colegas que la salida en 2023 va a ser repetir algo que ya se hizo”.

En este sentido puntualizó que “la polarización y la grieta que ofrecen hoy el escenario político argentino van a tener como resultado que cada uno de los polos va a plantear alternativas de centro y aparece por derecha Javier Milei, que corre el escenario a ese lugar y opera como una alternativa que le quita posibilidades a Juntos por el Cambio”.

En esta línea Rouvier aseveró que “lo que está en cuestión es la lucha por el poder, y en el Frente de Todos intervienen dos elementos, que son Alberto Fernández y Cristina Kirchner; e intervienen, en menor medida, Sergio Massa, los gobernadores, la CGT y los movimientos sociales. El conflicto está centrado en dos adentro del ring y se toma posición desde la platea”. Con respecto a la oposición dijo que “es preocupante, porque la Nación necesita de estabilidad, de cierta unión y concepción; la verdad es alarmante, porque la oposición también tiene diferencias”.

Analía del Franco: "Estas diferencias afectan el humor social"

Analía del Franco, titular de ADF Consultores, también dialogó con La Tecla. Expresó: “Estas diferencias afectan en el humor social, que hoy está concentrado en la gente que tiene bronca e incertidumbre. El ochenta por ciento de la población lo define con esas palabras, y esto termina siempre repercutiendo frente a las actitudes políticas que son de reacción, de distancia, de falta de credibilidad, de confianza”.

Añadió que “las tensiones afectan, porque si la opinión está irritada hay logros que no se pueden ver, por eso es negativo”. En esta misma línea, Del Franco fue contundente al afirmar que “la política parece que les da la misma importancia a las cuestiones internas que a satisfacer las demandas, y la proporción debería ser un 20 por ciento a las cuestiones internas y el 80 restante a escuchar a la gente”

Shila Vilker: "Los problemas de comunicación son inherentes a la política"

La analista política Shila Vilker dialogó con La Tecla e hizo referencia a cómo impactan las internas del oficialismo y de la oposición puertas afuera. En este sentido expresó que “las tensiones afectan a la gestión y, al mismo tiempo, definen realidades. Por un lado tienen un impacto en el lado político, y por el otro, en el lado de la gestión”.

En esta línea la investigadora consideró: “Las tensiones dentro del oficialismo iluminan las tensiones en la oposición; hay un fenómeno de espejo y, al mismo tiempo, acentúan el divorcio de las agendas políticas de las agendas ciudadanas”. Asimismo puntualizó: “Un proceso de diferenciación requiere comunicación, el hecho está más centrado en lo político que en la dinámica de gestión y las ideas. La comunicación del sector más cercano a la vicepresidenta es diferenciador, y del lado del Presidente, con un pie en lo político y el otro en la gestión, pivoteando entre uno y otro. Los problemas de comunicación son inherentes a la política comunicativa de este Gobierno”