Argentina
Martes, 17 mayo 2022
NOTA DE TAPA
18 de enero de 2022

Presente y futuro de una oposición anudada y sin piloto

La coalición que ganó las elecciones provinciales en 2021 sigue sin encontrar el sosiego puertas adentro a partir de una falta de liderazgo definido en el PRO, con mucha exposición de las disidencias internas. Cómo ordenar y qué esperan los socios políticos

Juntos está en un permanente estado de ebullición, que lleva a la principal alianza
opositora a exponer descarnadamente ante la sociedad sus disidencias internas y
a cometer errores no forzados. La falta de un liderazgo concreto en el PRO, sumada
a las internas que el partido amarillo no puede resolver y a la decisión del radicalismo de discutir de igual a igual con su principal socio llevan a que la coalición se
muestre como una gigantesca nave que muchos pretenden comandar pero que no
tiene piloto definido, ni en la Nación ni en la Provincia, como cuando Mauricio
Macri era Presidente y María Eugenia Vidal, Gobernadora. 

La aparición de la supuesta mesa judicial en territorio bonaerense durante el Gobierno de Cambiemos apaciguó un poco el fuego interno y encolumnó a todos los sectores, fundamentalmente detrás de la defensa del Procurador Julio Conte Grand. Pero el tema coyuntural apenas pone un velo sobre la complejidad política en la que se mueve la oposición, donde las batallas internas provocan tembladerales. De todos modos, la convicción por parte de cada uno de los sectores es que no hay ruptura posible si lo que se pretende es recuperar el poder.

“Así como estamos parecemos más un cúmulo de individualidades y posicionamientos, sin que esté claro el proyecto colectivo; y no se puede construir una alternativa de poder con semejante incertidumbre. Debemos generar un convencimiento en la sociedad que no se puede dar desde la incertidumbre”, dijo a La Tecla un referente del radicalismo. “La gente necesita de la madurez de la dirigencia y que los referentes políticos generen empatía y un plan de gobierno serio, responsable y cumplible; sin perder de vista que eso es lo que servirá para ganarle al kirchnerismo en la Provincia y el país”, complementó un dirigente cercano a Jorge Macri.

Desde el sector que conduce el exintendente de Vicente López piden un ordenamiento de la alianza y advierten que “hay un cansancio social y la gente espera de nuestro espacio, y de nuestros dirigentes en particular, un gesto de madurez; o nos metemos a bailar como necesita la gente o se termina la música y van a sacarnos de la pista e invitar a otros al baile”.

Los sucesivos desencuentros quedan demasiado expuestos en los medios y las redes sociales, porque no solo falta el liderazgo concreto, también se carece de reglas de juego claras. El mejor ejemplo es lo sucedido con las re-reelecciones de los intendentes. La mesa provincial de Juntos decidió acompañar el proyecto, pero el vidalismo y la Coalición Cívica fueron por otro camino, y la propia exgobernadora y sus seguidores fueron muy críticos públicamente con los sectores del espacio que votaron la ley. Esto provocó enojo en los intendentes PRO y en la Unión Cívica Radical.

“La mesa no sirve si no se acatan las decisiones que se toman”, dijo uno de los legisladores que votaron a favor de modificar la ley de las reelecciones. E insistió: “Si no hay un líder, lo que debe haber es una forma de resolver conflictos, pero si lo que decide la mesa no se cumple se genera incertidumbre de cara a la sociedad”.

El pedido es ordenar con reglas de juego claras y sin tantos librepensadores. El problema es que fijar esas reglas es menester de los partidos, y en el PRO, la ausencia de un ordenador llevó a que el espacio discutiera veinte días la presidencia del bloque en el Senado y todavía no termine de definir quiénes ocuparán los cargos que le corresponden a la oposición en los organismos provinciales.

En el radicalismo, los interlocutores son Gerardo Morales a nivel nacional y Maximiliano Abad en la Provincia; en la Coalición Cívica, Elisa Carrió y Andrés de Leo; en el Peronismo Republicano, Miguel Pichetto y Joaquín de la Torre; y en el monzoísmo, Emilio Monzó y Marcelo Daletto. En el PRO, las referencias nacionales se reparten entre Mauricio Macri, Patricia Bullrich, Horacio Rodríguez Larreta y, ahora, María Eugenia Vidal. En la Provincia están Diego Santilli, Jorge Macri, Cristian Ritondo (tres aspirantes a la Gobernación) y los intendentes. Entre ellos hay diferencias respecto a la conducción y nadie amaga, por ahora, a erigirse como el líder concreto. “Ordenarse no significa que haya un líder. No hay una gobernación, con lo cual ese mecanismo natural de ordenamiento no es posible; lo que hay son referencias legitimadas”, aseguró uno de los jefes comunales con más peso en el espacio. “Al final del día, quien conduce es la mesa política de Juntos, donde se toman las decisiones sobre los temas estructurales”, agregó.

“No va a haber un líder, porque cuando no tenés un gobernador es muy difícil tener un líder. ¿Quién es en Santa Fe o en Córdoba? Tampoco hay”, coincidieron desde el vidalismo. Un legislador de ese espacio también apostó a la mesa de conducción con el argumento de que “excepto por las re-re, todos los demás temas se solucionaron bien, y no vemos que haya nada para votar este año que genere las mismas disidencias”.

Pero los enamorados de la conducción colegiada también tienen sus detractores. “La mesa provincial, que algunos intendentes adoran, falleció en las últimas PASO, cuando se presentaron dos listas. La mesa sirve para no decidir nada. ¿Por qué no se eligen en la Provincia los cargos de la oposición? Porque esa mesa no tiene la autoridad para conformar a todos. Si ahí se decide algo y tres legisladores dicen que no, se cae todo”, criticó un dirigente de uno de los espacios minoritarios de la coalición.

Lo que le está pasando a Juntos es la crisis del PRO, es la coincidencia en el análisis de los demás espacios que componen la coalición. “La interna no definió liderazgos. El radicalismo quedó bien posicionado hacia dentro, con otro peso específico, pero tampoco ha emergido un liderazgo, porque (Facundo) Manes podrá ser un buen candidato pero tampoco hoy está instalado. Y el problema más serio es que el PRO se fagocitó los liderazgos propios.

Antes, María Eugenia bajaba línea y quienes recibíamos esos mandatos ordenábamos como podíamos a nuestras propias tropas”, comentó un senador aliado. “Se suponía que ganaban la interna, se ordenaban ellos y, a partir de ahí, ordenaban la situación con los socios; pero no pudieron porque tienen desordenado lo de ellos”, añadió el legislador.

Otro senador dijo que “la última elección, si bien mostró a un Larreta ganador, también dejó en evidencia que no es líder a nivel nacional, y ahora muchos se animan a disputar ese lugar de cara al 2023”. Las tormentas internas encontraron cierta calma frente a otra tormenta externa que pone a prueba la templanza de Juntos, pero lejos está de disiparse, y probablemente se mantenga así hasta que se definan las candidaturas de 2023, donde el camino de las PASO parece ineludible. Mientras tanto, y pese a las diferencias, la opción no es romper. Pesa sobre todos los sectores la reciente experiencia de Martín Lousteau, que, al separar a su bloque de la bancada radical, quedó expuesto ante el votante como un rupturista y empezó a pagar los costos políticos de manera inmediata. 

Presente y futuro de una oposición anudada y sin piloto

UNA DISCUSION MUY EXPUESTA
Las re-re de los intendentes y las heridas que tardan en cicatrizar


Cuando se puso sobre la mesa la discusión acerca de modificar la ley que limita los mandatos de los intendentes, legisladores y concejales, el vidalismo y la Coalición Cívica se mantuvieron firmes en su idea de no hacer modificaciones, y votaron en contra del resto del bloque en Diputados y el Senado. Esa disidencia expuso descarnadamente la interna, sobre todo entre los seguidores de Vidal y el resto del PRO y de la alianza. La CC, en cambio, fijó posición, pero no extendió la batalla en las redes después de la votación. “Acá había una política que había creado María Eugenia y que ella no estaba dispuesta a ceder; era lógico que nos íbamos a plantar”, insisten los vidalistas. Un legislador afirmó que “no era el momento indicado para votar una cosa así, máxime teniendo en cuenta lo que nos había pasado una semana antes con Bienes Personales en el Congreso (cuando la ausencia de una legisladora que responde a Lousteau permitió al oficialismo modificar los pisos)”. Pero en esa lucha, Vidal quedó sola, porque tanto Rodríguez Larreta como la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, y otros dirigentes de peso, como Jorge Macri, apoyaron la idea de rever la ley de las re-re. “Hay enojos en sectores que acompañaron la reelección porque el vidalismo puso en marcha a trolls con la falsa noticia de la reelección indefinida”, dijo a La Tecla uno de los legisldores que acompañaron la iniciativa.

Hay quienes aseguran que la disputa viene de antes y que el alejamiento de la exgobernadora con los intendentes obedece a que los jefes comunales la desconocieron como líder y relegaron al vidalismo en el armado de las listas. “Equivocadamente se siguió con el tema de las re-re después de la votación en la Legislatura, y ahí se equivocó Vidal”, sentenció un funcionario porteño muy cercano a Rodríguez Larreta. “Los medios fueron los que expusieron el tema por el enojo de la gente”, retrucaron desde el sector que responde a la exmandataria; e insistieron en que avanzar con esa ley perjudicó a Juntos por el Cambio, porque “si le preguntás a cualquier ciudadano te dice que hicimos cagadas con las reelecciones y con Bienes Personales”, dijo un legislador cercano a Vidal. En ese sentido, desde la Coalición Cívica advirtieron que “en nuestro electorado hay enojo por el tema, y si bien algunos subestiman ese enojo, habría que tenerlo en cuenta”. Un dirigente bonaerense del espacio de Carrió, además, calificó como “disparate” que las disidencias internas se expusieran en los medios de comunicación.

RECORRIDAS 
Santilli retoma la agenda bonaerense con la mira en el 2023


Diego Santilli tiene la responsabilidad de ser el encargado de armar el entramado con el cual Horacio Rodríguez Larreta sueña llegar a la Presidencia; eso lo lleva, junto al equipo del jefe de Gobierno porteño, a tener que moverse por todo el territorio nacional. Pero en la aspiración del ganador de las elecciones de medio término del año pasado está la Gobernación.

El armado político para Santilli en el territorio bonaerense lo llevan a cabo Agustín Forchieri, actual secretario de Desarrollo Ciudadano en la Ciudad, y Federico Di Benedetto, responsable de la comunicación de Larreta y quien coordinó la campaña bonaerense en 2021.

Desde el espacio confiaron a La Tecla que a fin de enero Santilli retomará la agenda provincial y comenzará con las recorridas por los distintos municipios. Durante la campaña no llegó a completar los 135 distritos, y ahora, la intención es que antes de las elecciones de 2023 haya visitado, al menos una vez, cada una de las comunas.

DE CARA AL FUTURO
¿Rodríguez Larreta se quedó con una victoria pírrica?


Un legislador que integró la lista de Facundo Manes y otro que se alineó detrás de Diego Santilli coincidieron en calificar de “victoria pírrica” la que Horacio Rodríguez Larreta consiguió con los triunfos de María Eugenia Vidal en la Ciudad y de su exvicejefe en la Provincia. Y que el éxito de 2021 no lo catapultó como líder del PRO y, mucho menos, de Juntos por el Cambio.

De modo que será difícil para Larreta imponer candidaturas para su sucesión y para la Gobernación bonaerense. “Al Pelado no le fue del todo bien con Vidal en Capital y en Provincia, además de tener que someter a su candidato a una PASO; ganó la interna por 60 a 40 y después bajó de cuatro puntos de ventaja a uno sobre el oficialismo”, dijo el que entró por la lista encabezada por el radicalismo.

En esa línea de análisis vale destacar que el poder que evidenciaba el jefe de Gobierno porteño hace un año se ha visto desgastado en el último tiempo y, si bien sigue con la mejor imagen dentro de los dirigentes del PRO, no termina de erigirse como el líder del espacio, a la sombra del ala dura que conducen Mauricio Macri y Patricia Bullrich. Es por ello que ya se dice que tendrá dificultades para que Vidal sea su candidata en la Ciudad y, a la vez, Santilli encabece la boleta provincial. En tanto, el legislador que se encolunó en las PASO con Santilli destacó: “Rodríguez Larreta lo trajo al Colorado y tras el triunfo se tendría que estar devorando la cancha, y eso no pasa. Parecía que la movida arriesgada que hizo Larreta había salido bien, pero la termina convirtiendo en victoria pírrica.

Si ya no estaba María Eugenia, Santilli tendría que haber ocupado ese lugar”. Recordó, además, que el larretismo no pudo imponer al senador Alejandro Rabinovich como presidente de la bancada en la Cámara Alta. Desde el larretismo desestimaron estas especulaciones y sostuvieron que Santilli volverá a recorrer la Provincia (ver aparte) y que Horacio será el líder del espacio con su candidatura presidencial. “Hoy no es el momento, pero cuando tuvo que dar la pelea, la dio”, afirmaron.

TEMA CONTE GRAND
El radicalismo le responde al Frente de Todos y le cierra una puerta 


El Frente de Todos comenzó una fuerte avanzada contra el Procurador General de la Provincia, Julio Conte Grand, por su presunta participación en una mesa judicial creada durante el gobierno de María Eugenia Vidal con la supuesta intención de armar causas judiciales. Pero el oficialismo no cuenta con la cantidad de diputados suficiente para poder iniciar el proceso político, mucho menos desde que los libertarios de Avanza Libertad comunicaron que no le darán el quorum al FdT para este fin. Es por ello que en reiteradas declaraciones que han realizado funcionarios del Ejecutivo y legisladores se apunta a la Unión Cívica Radical.

Dicen en el Gobierno que el centenario partido podría acompañar el proceso, debido a la estirpe de republicanismo de la que hacen gala los boinas blancas. Sin embargo, si esto sucediera se rompería Juntos. Por el contrario, la defensa del Procurador es uno de los temas que más unifican posturas en la coalición opositora.

Por si quedaban dudas, el presidente de la UCR bonaerense y jefe de bloque de Juntos en la Cámara de Diputados, Maximiliano Abad, le dijo a La Tecla que “no hay sustento legal ni jurídico para abrir el juicio político a Conte Grand. El Frente de Todos lo fundamenta en un dicho de un tercero sobre supuestas declaraciones del Procurador”. En tal sentido, Abad completó: “Esto tiene, claramente, una connotación política, y un partido con apego a la ley y la institucionalidad como el radicalismo no puede acompañar este pedido”. Sin otros elementos de prueba que comprometan a Conte Grand, la ilusión del oficialismo en encontrar el apoyo de la UCR es una quimera.

DISCUSION INTERNA
Qué socios sí y qué socios no


“Acá falta el otro capítulo, que es ampliar un poco más la coalición. Con lo que tenemos empatamos, no ganamos”. La frase corresponde a un senador provincial que adhiere a la teoría generalizada de que Juntos necesita expandirse. El tema está hasta dónde y con qué nuevos socios. Sectores como el de Joaquín de la Torre y Emilio Monzó pugnan para que esa apertura se dé hacia el lado del Peronismo Federal, y atraer a algún gobernador o intendentes peronistas desencantados o alejados del oficialismo. No habría en ese sentido tanta resistencia como la que sí provocan en algunos sectores internos otros posibles aliados, como José Luis Espert o Javier Milei, a quienes pretende ir a buscar el ala dura del PRO. “Cuanto más diversa sea la coalición, más posibilidades de conflicto hay. Margarita (Stolbizer) no podría convivir con Milei, por ejemplo. Los radicales, tampoco. Hay muchas divisiones respecto a qué camino tomar de acá en adelante”,confesó uno de los integrantes de la mesa provincial de Juntos.

Tampoco alientan la llegada de los liberales desde la Coalición Cívica, donde advierten que “no se ven en lo inmediato posibilidades de ruptura, pero de cara a lo que viene nadie podría aventurar que no la haya, sobre todo con un sector del PRO que coquetea con los libertarios y con Milei”.

FRENTE AL OFICIALISMO 
Una oportunidad desaprovechada 


Los desencuentros en la oposición no le permiten, incluso, plantarse con otra fortaleza frente a los problemas de los gobiernos nacional y provincial. Y el Frente de Todos también tiene sus internas que lo debilitan, que no son aprovechadas desde la otra vereda para sacar ventaja política. En cambio, cuando el peronismo tiene la oportunidad, lacera con precisión sobre los errores de la coalición opositora. La crisis energética, la inflación incontrolable y la inseguridad que llega a cobrarse hasta la vida de un simpatizante en el supuesto traslado controlado de hinchadas no son capitalizadas por Juntos, distraído en su propia interna.

MANDATOS VENCIDOS 
Comenzó el proceso para elegir autoridades del PRO bonaerense 


Los mandatos de las autoridades del PRO de la provincia de Buenos Aires vencieron el 31 de agosto de 2020, pero se ha podido mantener la personería debido a sucesivas prórrogas concedidas por la cuestión sanitaria. Pero desde fines del año pasado comenzó el proceso de ordenamiento para elegir a la nueva conducción.

El presidente actual es Jorge Macri, y su salida de Vicente López hacia el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires provocó que desde algún sector se pidiera que no continuara en el cargo partidario. Y aunque hasta ahora el PRO ha tenido dificultades para cerrar acuerdos puertas adentro, como, por ejemplo, por la presidencia del bloque de senadores, desde los diferentes sectores coinciden en que buscarán consenso para evitar la interna.

“Se cerró el año con un proceso de normalización, con la convocatoria a elecciones, pero está seriamente la posibilidad de llegar a un acuerdo para la lista de unidad”, aseveró un intendente del espacio. “Entre todos conversaremos sobre esta nueva etapa: los intendentes, los legisladores y los diferentes sectores, como el de Jorge, el vidalismo, los territoriales, Patricia Bullrich”, completó. Se especula que en marzo -a más tardar en abril- se concretará el acuerdo para normalizar la situación del PRO bonaerense. “Lo que se viene haciendo es trabajar todos juntos y abrir locales del PRO en toda la Provincia, para poder tener representantes nuestros en todos lados. Hay que volver a militar el partido, como lo hace el radicalismo. Estamos inaugurando locales en lugares donde no tenemos tanta fuerza, para que más gente se involucre”, afirmó, por su parte, un diputado. Una de las cuestiones que cambian de cara a la nueva mesa directiva del partido es que debe aplicarse la paridad de género. La conducción actual no estuvo alcanzada por esa ley, pero ahora las mujeres deberán contar con más participación.