Argentina
Miércoles, 29 junio 2022
NOTA DE GRAFICA
27 de enero de 2022

¿A quién le importa la deuda externa?

Cuatro consultores opinaron sobre cómo impactan en el electorado y en las fuerzas políticas los millonarios pagos que debe realizar Argentina al organismo de crédito internacional.

Las primeras semanas del 2022 giraron en torno al posible acuerdo de la Argentina con el Fondo Monetario Internacional (FMI), no porque haya avanzado la negociación, sino por los cruces entre el oficialismo del Frente de Todos y Juntos respecto a la reuniones informativas sobre el avance de las tratativas con el organismo de crédito.

En esta disputa de los dos frentes polarizantes queda la duda sobre qué grado de importancia le da el electorado a esta negociación. La Tecla consultó a cuatro consultores para saber qué interés pone la sociedad en la preocupación respecto de los 41.000 millones que la Argentina le debe al FMI.

La consultora Circuitos, dirigida por Pablo Romá, realizó un trabajo de opinión pública en el que consultó cómo debe afrontarse el acuerdo con el FMI. El 35,5 por ciento respondió que se debía pagar la parte de la deuda que se considera legítima; el 30,4 afirmó que se debe abonar toda la acreencia, pero buscando los mejores intereses para la Argentina; y el 10,3 afirmó que se debe cancelar la deuda en los términos que exige el organismo de crédito internacional.

A su turno, el consultor Gustavo Córdoba, uno de los titulares de Zubán- Córdoba, señaló que “en términos de opinión pública, un 60 o 70 por ciento está de acuerdo con un arreglo con el FMI”.

Por su parte, el politólogo Julio Burdman afirmó que en encuestas realizadas en otro momento, la deuda y el FMI quedan por detrás de otras prioridades. “Los primeros son los temas del bolsillo, inflación, pobreza, empleo, la inseguridad, o los temas de salud y educación, que estuvieron en la picota por los cierres de la pandemia. Es un tema importante no visualizado por la opinión pública, como los derechos humanos o la deuda pública”, ejemplificó.

En una tesitura similar, Florencia Filadoro, de la consultora Reyes y Filadoro, señaló que la principal preocupación de los argentinos está en los 50 puntos de inflación anual, mientras que la deuda puede aparecer como un elemento “complejo y técnico” en la agenda de la política.

¿A quién interpela?

En los discursos de la primera plana de dirigentes del Frente de Todos, la deuda y el acuerdo con el FMI es uno de los principales tópicos. No sucede así con Juntos. Pese a esto, las posturas sobre la deuda no son rígidas en los dos espacios polarizantes. En el Frente de Todos, el rol del ministro de Economía, Martín Guzmán, quien lidera las conversaciones con el FMI es visto de reojo por el kirchnerismo duro.

Romá sostuvo que el tema “le impacta a todos”, independientemente de pertenecer al Frente de Todos o Juntos, aunque observó que hay un dilema mayor en la base y al interior del propio Gobierno, en el que se cuestiona “la idea de un acuerdo que no sea bueno para el país, nadie está dispuesto a asumirlo”. Según observó, el Gobierno lleva el tema de la negociación con el FMI como “una discusión de despacho”.

En el caso de Juntos, el gobernador de Jujuy y presidente de la UCR, Gerardo Morales, se desmarcó de la postura inicial del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, de vaciarle al ministro de Economía, Martín Guzmán, la reunión informativa del estado de situación de la negociación con el FMI. En ese marco el jujeño reclamó: “No hay que jugar a las escondidas con este tema. Esta deuda la contrajimos nosotros, y lo menos que tenemos que hacer es ir a escuchar”, indicó, en referencia al préstamo con el FMI tomado por la gestión del presidente Mauricio Macri.

“Mucha gente cree que (Juntos) debería prestar consenso para una deuda que en gran medida contrajeron ellos cuando fueron Gobierno”, opinó Córdoba. Burdman, a su turno, recordó que durante la administración macrista la deuda “era un tema técnico” que “no formaba parte de los temas que proponía para la agenda pública”. ¿Quién gana? El resultado de las negociaciones con el FMI y el acuerdo al que se llegue (o no) puede coronar a ganadores y a perdedores.

Filadoro sostuvo que un acuerdo del Gobierno con el FMI significaría desde el punto de vista de la opinión pública “una victoria para ‘la política’, indicando que finalmente primó el diálogo entre el Gobierno y la oposición”, siendo en ese contexto la gestión de Fernández la protagonista del triunfo. Desde el punto de vista político dijo que “implica una victoria para el sector más ‘blando’ del Frente de Todos, y especialmente de Guzmán”.

Córdoba, a su vez, advirtió que también hay una alarma para Juntos. “Un mal arreglo puede tener consecuencias, eventualmente negativas si les toca volver al Gobierno en 2023, porque el sistema democrático es altamente competitivo y la alternancia está a la vuelta de la esquina”, aseveró.

Un acuerdo del Gobierno con el FMI comenzaría a establecer un orden a futuro respecto a los pagos por hacer y tener una precisión sobre cuáles serán los “sacrificios” (léase ajustes) que tendría que hacer la administración de Alberto Fernández (y quienes lo sucedan) para cancelar la deuda.

Puede haber ganadores y perdedores en la política, pero, por más que la sociedad esté mirando la inflación, la seguridad o el desempleo, lo que suceda con el FMI impactará en el destino del país.


Gustavo Córdoba: “No creo que tenga mayor impacto electoral que el que ya tiene”

Gustavo Córdoba, uno de los titulares de la consultora ZubánCórdoba, analizó el posible impacto en el electorado de la negociación por la deuda externa.

-¿Qué grado de importancia le da el electorado a la negociación por la deuda externa?

-Es un tema de especialistas, en términos de opinión pública. El común de la gente no tiene conocimientos en profundidad ni técnicos para entender los motivos de la discusión. Ahora, cuando Gobierno y oposición maniobran alrededor del acuerdo de la deuda se verifican cuestiones medibles en términos de opinión pública, y ahí hay reproches para ambos. En términos de opinión pública, un 60 o 70 por ciento está de acuerdo con un arreglo con el FMI. El dilema empieza cuando se profundiza en si es arreglar de cualquier manera o cuando la economía comience a crecer.

-¿Podría beneficiar o perjudicar a alguna de las fuerzas si se hiciera el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional?

-No creo que tenga un impacto mayor electoral que el que ya tiene. La gente en general evalúa el desempeño económico de los gobiernos, más allá de las medidas puntuales o los acuerdos con el FMI.

Florencia Filadoro: “En términos de opinión pública sería una victoria de ‘la política"

Florencia Filadoro, una de las titulares de la consultora Reyes y Filadoro, opinó sobre la deuda externa y cómo influye en el electorado.

-¿Podría tener un impacto favorable o negativo para algún sector si se hiciera el acuerdo con el FMI?

-Desde el punto de vista de la opinión pública implicaría una victoria para “la política”, indicando que finalmente primó el diálogo entre el Gobierno y la oposición. Esta victoria estaría protagonizada mayormente por el Gobierno de Alberto Fernández, que, aun a pesar de todos los vaivenes de estos largos meses, logró destrabar la negociación.

Desde el punto de vista político implicaría una victoria para el sector más “blando” del Frente de Todos, y especialmente de (el ministro de Economía) Martín Guzmán, quien desde el comienzo de su mandato trabajó en la negociación. En varias ocasiones la propia (vicepresidenta) Cristina Fernández expresó que ella no está a favor del pago al FMI.

También es importante tener en cuenta de qué forma se llega a un acuerdo y si el acuerdo es más o menos benévolo con el país, considerando especialmente todas las desprolijidades para otorgar el préstamo. El hecho de llegar a un buen acuerdo para la Argentina permitiría posicionar mejor al Gobierno nacional, no sólo de cara a los argentinos, sino también de cara a la política exterior y a los mercados.


Pablo Romá: “Para el Gobierno, la deuda es una discusión de despacho”

El consultor Pablo Romá, titular de Circuitos, opinó sobre el eventual acuerdo con el FMI y su valoración por parte del electorado.

-¿Pudieron observar en algún estudio qué grado de importancia le da el electorado a la negociación de la deuda externa?

-Hay una lectura del Gobierno en la que es una discusión (la deuda) de despacho. Me parece que no tienen en cuenta a un tercer sector que, en definitiva, va a ser quien tiene que pagar. Ahí hay una clave de buscar una correlación de fuerzas que le permita al Gobierno plantear que esa sociedad no está dispuesta a seguir empobreciéndose para pagar una deuda. Me parece que hay otras variables que son un poco más negativas para el Gobierno, que lo condicionan, como la imagen del Presidente, la evaluación de la gestión o la cuestión económica.

-¿Es un tema que interpela más al electorado oficialista que al de la oposición?

-Yo creo que les impacta a todos. Entiendo que hay otro sector del electorado que no responde a la base social del Frente de Todos que también cuestiona la deuda y la idea de un acuerdo que no sea bueno.


Julio Burdman: “La deuda es un tema no visualizado por la opinión pública”

El consultor Julio Burdman dialogó con La Tecla acerca del impacto que tiene en el electorado la negociación por la deuda externa.

-¿Qué grado de importancia le da el electorado a la negociación por la deuda externa y el acuerdo con el Fondo Monetario?

-Cuando me remonto a encuestas que hicimos en otro momento del año de los temas del país, la deuda y el FMI no entran demasiado. Los primeros son los del bolsillo, inflación, pobreza, empleo, la inseguridad o salud y educación, que estuvieron en la picota por los cierres de la pandemia. La deuda es un tema importante no visualizado por la opinión pública.

-La dirigencia del Frente de Todos insiste con el tema de la deuda, porque tienen que negociar y porque el préstamo con el FMI lo tomó Juntos. ¿Es un tema que interpela más al electorado oficialista?

-No lo descartaría, no lo puedo respaldar con datos. Pero es cierto que la dirigencia del Frente de Todos pone en agenda la deuda y la de Juntos, no. De hecho, hubo una política de financiamiento externo muy intensa durante el Gobierno de (el expresidente) Macri, que los gobernantes de Cambiemos mencionaron. Era más como un tema técnico.