DEUDA MULTIMILLONARIA
05-01-2022

Con los trapitos al sol ante el FMI, el Gobierno apuesta a una foto con sabor a poco

En medio de tironeos entre el Frente de Todos y Juntos por el Cambio, Guzmán recibirá a gobernadores para dar detalles sobre la negociación con el Fondo. La grieta no se toma vacaciones.

Con los trapitos al sol ante el FMI, el Gobierno apuesta a una foto con sabor a poco - La Tecla

La multimillonaria deuda que dejó el gobierno de Mauricio Macri obliga a la gestión de Alberto Fernández a llegar a un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). La negociación atraviesa momentos claves y el Poder Ejecutivo busca el consenso de la oposición para pagarle al organismo. Sin embargo, ante la convocatoria a todos los gobernadores para dar detalles sobre el panorama, Juntos por el Cambio se plantó y la grieta se ensanchó. 

El ministro de Economía, Martín Guzmán, recibirá este miércoles a los gobernadores provinciales para informarles sobre las negociaciones con el FMI para renegociar la deuda de US$ 44.000 millones que dejó el macrismo. La convocatoria, está prevista para las 17 en el Museo del Bicentenario de Casa de Gobierno.

En principio, el llamado del oficialismo fue para todos los gobernadores junto a empresarios y dirigentes sindicales. No obstante, desde la oposición pusieron el grito en el cielo y tildaron de "política" la reunión por lo que dieron la espalda a la convocatoria.  Los mandatarios radicales Gerardo Morales de Jujuy, Gustavo Valdés de Corrientes y Rodolfo Suárez de Mendoza, y del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, (PRO), se negaron a ir.

Ante esta situación, el Gobierno nacional activó gestiones para tratar de acercar las partes mientras públicamente los sectores en pugna se cruzaban con críticas mutuas. Por eso, bajó del encuentro a representantes de las empresas y gremios, y finalmente los gobernadores opositores resolvieron enviar "delegados". 

Además, según trascendió, la semana próxima el presidente Alberto Fernández recibiría en una reunión a los mandatarios de Juntos por el Cambio como así también a los jefes de los bloques de diputados y senadores nacionales del mismo espacio.

El objetivo del Gobierno era mostrar una foto de consenso, pero la iniciativa quedará a medio camino. Ahora se tendrá que conformar con poco y con un mensaje hacia el FMI de tensión entre las principales fuerzas políticas. Los trapitos al sol marcan el termómetro de la dirigencia ante uno de los problemas medulares que atraviesa el país.

Por su parte, ayer, la ministra de Gobierno bonaerense, Cristina Álvarez Rodríguez, confirmó la presencia del gobernador, Axel Kicillof. Además, señaló que "es la falta de responsabilidad a la que nos tienen acostumbrados Macri, Larreta y Vidal. Generaron el problema de volver a traer al FMI a la Argentina y cuando se los convoca a explicarles cómo vamos a hacer para arrancar el país, no quieren asistir".

"Con esta oposición, que hasta deja a un país sin Presupuesto, es muy difícil. Fueron pésimos gobernando y son pésimos como oposición", concluyó.