Argentina
Jueves, 6 octubre 2022
NOTA DE GRAFICA
6 de diciembre de 2021

Diciembre toma temperatura

El último tramo del año, en medio de indicadores sociales y económicos en rojo, deja la puerta abierta a posibles conflictos. Las demandas al Gobierno y qué medidas se esperan

Diciembre siempre es un mes especial para la sociedad argentina debido a la historia reciente, y el que se avecina en este 2021 trae elementos que preocupan tanto al Gobierno nacional como al provincial. Si bien se exhibe una recuperación económica, esta no se expresa en los sectores más castigados. Inflación, pérdida de poder adquisitivo, pobreza y desocupación son los problemas centrales.

¿Fin de año caliente? En diálogo con La Tecla, el economista Iván Carrino indicó que “llega a diciembre con una economía que está recuperándose, previsiblemente, de manera fuerte. Era previsible después de una caída tan violenta, explicada principalmente por la prohibición de trabajar”. Añadió que “hay niveles muy elevados de inflación y una brecha cambiaria de ciento por ciento. Es una de cal y una de arena”.

Sobre los temas más urgentes a resolver, el titular de YCI Asociados dijo: “Los principales desafíos son el FMI, la brecha cambiaria y la inflación. Si se acuerda con el fondo, las medidas que se van a tomar, de alguna manera serán de ajuste fiscal, política monetaria para bajar la inflación y desarmado del cepo cambiario.

Hasta hoy se viene haciendo todo lo contrario”. Por su parte, Hernán Letcher, director del Centro de Economía Política Argentina, consideró: “Diciembre encuentra a la economía argentina en franca recuperación”. No obstante advirtió: “En materia de empleo y salarios el derrotero no ha sido el mismo, lo que significa una cuenta pendiente para el 2022”.

Indicó además que su preocupación principal “pasa por dos cuestiones. Por un lado, la recuperación del poder adquisitivo. No solo porque esto significa que las y los argentinos recuperemos algo del poder de compra perdido, en una pequeña parte por la pandemia pero sobre todo en los cuatro años de gestión de Macri, sino porque, además, la no recuperación de poder adquisitivo oficia de techo al crecimiento: nuestro PBI se explica en un 65% por el consumo privado.

El segundo tema es que el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional no signifique un límite al crecimiento”. Acerca de las medidas que se deberían tomar desde el Gobierno sostuvo que deben ser “sobre todo en los sectores de menores ingresos, porque cuando uno analiza el salario en el sector privado se encuentra levemente por encima de finales del 2019, mientras que el salario del no registrado está por debajo de los umbrales del 2019 y no logra aún recuperar lo perdido en pandemia”.

Los problemas están claramente detallados, sobre todo la pelea de la escalada de precios contra los salarios. También la diferenciación en cómo afecta a trabajadores registrados y a los informales. En cuanto al primer grupo, en la provincia de Buenos Aires se viene la discusión salarial para los estatales.

De esta forma, el gobernador Axel Kicillof deberá enfrentar un proceso de pedidos y reclamos. El secretario general de ATE, Oscar de Isasi, adelantó que “vamos a plantear por medio de una nota al Ministerio de Trabajo la reapertura de manera urgente. Es imprescindible abordar un nuevo aumento salarial para terminar el año por encima de la inflación”.

En tanto, el titular de la Asociación Judicial Bonaerense (AJB), Pablo Abramovich, afirmó que “ya pedimos el anticipo de la paritaria de diciembre, pero aún no tenemos respuesta. Nuestra aspiración es que podamos garantizar que sea el primer año de recuperación del salario después de tres consecutivos en los que perdimos”.

Para el segundo grupo, mayormente nucleado en movimientos sociales, la situación es agobiante. “Llegamos a este diciembre apretadísimos en lo económico”, dijo Damaris Rolón, del Frente de Organizaciones en Lucha, y añadió: “Hay una sensación generalizada de que no hay nada que festejar”.

Por su parte, Gildo Onorato, dirigente del Movimiento Evita, dijo: “Se llega con una situación económica y social difícil, pero se empiezan a ver los primeros aspectos de la recuperación económica. Volvió la changa, la vuelta de la presencialdiad empieza a recomponer muchas de las actividades y la economía popular sostiene el trabajo productivo”.

Con este panorama, el último mes del año asoma con tensiones lógicas entre quienes están más afectados por la crisis y el Gobierno, que recibe todas las demandas. A 20 años del Argentinazo del 19 y 20 de diciembre de 2001, los recuerdos vuelven a la memoria de los sectores más castigados y, también, de la dirigencia política. El escenario queda abierto y nadie descarta conflictos ante la situación económica reinante en el país. 


Las medidas que preparan para los trabajadores informales

Fuentes que integran el Gobierno nacional adelantaron a La Tecla que desde el Poder Ejecutivo ultiman detalles para aplicar una serie de medidas durante el mes en el que finaliza el año. “El Gobierno está trabajando en actualizaciones de los montos que se perciben en los distintos programas sociales, como Potenciar Trabajo, Tarjeta Alimentar y Asignación Universal por Hijo (AUH)”, señalaron al respecto.

Además indicaron que ampliarán “todo lo que tenga que ver con asistencia en productos navideños”. Por último dijeron: “Esperamos que estas medidas se vayan anunciando paulatinamente”.


Esteban Pastoriza: “Le reclaman al Gobierno nacional que vire en sus prioridades”

En declaraciones a La Tecla, el analista político Esteban Pastoriza, de Clivajes Consultores, evaluó la situación coyuntural de cara al último mes del año y manifestó que “las principales preocupaciones de la población están, lógicamente, abrazadas en materia económica. Hay un retraso muy fuerte del poder adquisitivo; no solo de los trabajadores formales, sino en más del 40% de la población que está en la informalidad”.

Añadió: “Desde Clivajes preguntamos a nuestros encuestados cuáles son las expectativas económicas para el año que viene, y el 60 por ciento plantea que, al menos, va a estar peor de lo que está ahora. Y el 40 por ciento dice que va a estar algo mejor que ahora.

Las expectativas están a la baja”. Entonces, Pastoriza explicó que “la actividad industrial está creciendo pero no tiene su réplica en el común de la gente. Hay una deuda muy fuerte del Gobierno de no poder lograr incorporar que el crecimiento vaya en los ingresos para que el consumo se reactive”.

A la vez expresó: “No sé si estamos en un momento parecido a diciembre de 2001 en materia social, pero sí hay sectores importantes que están reclamando al Gobierno que vire en cuanto a sus prioridades, que tome decisiones contundentes para un sector de la sociedad que lo apoyó”. Por último, el consultor de Clivajes aseveró que “los sectores de la clase trabajadora están muy por debajo de los índices de la inflación; venimos de pérdida de cuatro años”.


Eduardo Belliboni: “No es posible descartar una reacción popular”

Eduardo “Chiquito” Belliboni, dirigente del Polo Obrero, hizo un repaso de la situación en la que se encuentra el sector que representa. Asimismo advirtió sobre el descontento reinante y dejó la puerta abierta ante posibles conflictos. “La situación social es gravísima en cuanto a lo que son los índices de pobreza e indigencia y a la situación general que suma la incertidumbre por el futuro. La falta de trabajo para la juventud, de posibilidades para estudiar”, manifestó.

En este aspecto dijo que “a diciembre, que es un mes tan particular y especial, se llega en situaciones muy complejas”. Más adelante Belliboni consideró: “Evidentemente no es posible descartar una reacción popular como ya ocurrió en otros países, en Chile, Colombia y Ecuador”.

Entonces habló acerca de las negociaciones del Gobierno con el Fondo Monetario Internacional (FMI): “A partir de planes que los gobiernos acordaron con el FMI se han producido rebeliones populares que, claramente, no podemos descartar”. En cuanto a las demandas que realizan a los gobiernos nacional y provincial dijo que “se centran en el trabajo, porque sin eso no hay ninguna posibilidad de desarrollo”.

“Es un problema que el Gobierno no ha podido resolver porque no tiene ningún plan. No se hace por decreto, donde, mágicamente, un plan social se transforma en trabajo, como ocurrió hasta con el proyecto de ley que presentó Sergio Massa, que son más para la tribuna que para otra cosa”, sentenció.

A 20 años del Argentinazo: el recuerdo de jornadas históricas

“Que se vayan todos” era una de las principales consignas durante el 19 y el 20 de diciembre de 2001, tiempos en los que el pueblo argentino se levantó y tomó las callles producto del hartazgo de la crisis económica profunda que atravesaba el país. La represión policial dejó varios muertos bajo el Gobierno de Fernando de la Rúa, quien luego tuvo que renunciar a la Presidencia.

A 20 años de aquellos días, las crisis se han sucedido en el territorio nacional, y en la actualidad los índices de pobreza y desocupación hacen estragos. Ante esta situación, La Tecla consultó al respecto a referentes de movimientos sociales. “Es una fecha que siempre sentimos mucho, pero este año es bastante particular, se cumplen dos décadas de aquel levantamiento popular que hizo temblar al capitalismo argentino”, dijo Damaris Rolón, del FOL.

A la vez expresó que “20 años después parece que los políticos y la burguesía argentina no aprendieron nada y necesitan otro sacudón”. En tanto, Gildo Onorato, del Movimiento Evita, señaló que “vamos a conmemorar los 20 años de lo que fue el Argentinazo y la rebelión popular con un gran acto en Plaza de Mayo.

El dirigente social completó: “Este diciembre puede haber conflicto, pero no de la envergadura que hubo en ese momento, porque ahora tenemos organizaciones sociales más definidas, con capacidad de diálogo y negociación”.