LA TECLA MAR DEL PLATA
17/05
Berni llega a Mar del Plata tras el asesinato de un policía
El ministro de Seguridad se reunirá este lunes con la cúpula de la Jefatura Departamental y asistirá el funeral del efectivo. Ayer llegó el jefe de la Policía Bonaerense, Daniel García, en un caso que sacude a la fuerza.
El ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, llegará hoy a la ciudad para mantener reuniones con los responsables de la Jefatura Departamental de Mar del Plata, luego del asesinato del policía Diego Rosales, ocurrido ayer en el barrio Jardín de Stella Maris.

El caso ocurrido la madrugada del domingo sacude a la fuerza policial en medio de rumores durante las últimas semanas sobre protestas de efectivos por mejoras en las condiciones salariales y de trabajo. De esa situación tomó nota la cúpula de la Policía Bonaerense y de hecho ayer arribó a la ciudad el jefe de la fuerza, comisario general Daniel Alberto García, quien se interiorizó de los detalles del hecho.

En una señal política, el propio Berni se hará presente hoy en Mar del Plata, donde mantendrá una reunión con García y el resto de los jefes policiales. Además, se especula con una posible reunión del ministro con los familiares de Rosales.

Durante la jornada de ayer el caso tomó trascendencia nacional, en un episodio que comenzó cuando Rosales y un compañero se dirigieron en un móvil a una casa ubicada en Jorge Newbery y Pesquero Narwal, tras una denuncia de vecinos por una presunta fiesta clandestina.

Antes del llegar al lugar, los efectivos advirtieron la presencia de cerca de cien personas en la vía pública y observaron que un taxista era agredido por un grupo de jóvenes que pateaban y arrojaban piedras al vehículo. Los policías persiguieron a algunos de los agresores, quienes cortaron camino por un terreno e ingresaron a otra propiedad, en calle Pesquero Quovadis al 3700.

A su vez, otro móvil se sumó en la persecución y los agentes observaron que uno de los jóvenes portaba un objeto similar a un arma de fuego en la cintura e intentaron detenerlo. Según las fuentes, el sospechoso presuntamente armado hizo "caso omiso de la voz de alto", e ingresó al domicilio junto a otras 15 personas que escapaban, entre menores y mayores de edad.

Los policías ingresaron detrás de ellos a la propiedad, donde su dueño, conocido presuntamente por el resto del grupo, se encontraba descansando en el lugar junto a seis amigos de su hijo.

Para los pesquisas, este hombre, identificado como Héctor Amilcar Morán (69), efectuó al menos un disparo en el interior de la vivienda, y el tiro impactó en una axila de Rosales, quien llevaba chaleco antibalas.

Fuentes policiales y judiciales indicaron que tras realizar el disparo, Morán dejó inmediatamente el arma utilizada sobre un estante, levantó las manos y admitió haber sido el autor del tiro. Ante esta situación, el hombre fue esposado y aprehendido en el lugar, y luego trasladado a la Unidad Penal 44 de Batán. El proyectil atravesó el tórax, de acuerdo a las primeras pericias, y el oficial se desvaneció en el lugar. Tras ser baleado, Rosales fue traslado de urgencia en uno de los patrulleros presentes al Hospital Privado de Comunidad, pero falleció en el camino.