NOTA DE GRAFICA
06/05
Nuevo round para los jefes comunales
Clubes de barrio denuncian a Edenor y a Edesur por facturación ilegal. Reciben intimaciones y amenazas de corte. Los jefes comunales del Conurbano vuelven a calzarse los guantes contra las compañías
Aún sin elementos para precisar el exacto alcance de la crisis que dejará la pandemia de coronavirus en la economía mundial, siempre estarán aquellos nichos de privilegio que, aunque también sostengan que pierden, tendremos la seguridad de que, en realidad, ganan menos que los millones y millones que embolsaron y embolsan desde siempre.

Con capacidad para facturar sin invertir lo prometido ni necesario para ofrecer un servicio mínimamente confiable, las compañías eléctricas utilizan su poder y su capacidad de lobby, incluso desoyendo la legislación vigente.

La ofensiva que llevan adelante Edenor y Edesur para amenazar con cortes del servicio a clubes de barrio, luego de enviar abultadas boletas a instituciones que, en muchos casos, permanecen cerradas desde hace meses, ha vuelto a subir al ring a varios intendentes del Conurbano bonaerense. Jefes comunales como Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Mariano Cascallares (Almirante Brown), Federico Achával (Pilar), Alejo Chornobroff (Avellaneda), Alejandro Granados (Ezeiza) o Nicolás Mantegazza (San Vicente), entre otros, vuelven a apuntar a las empresas, con las que mantienen un pleito legal por los cortes reiterados en el servicio, especialmente en temporada estival. El reclamo, que encabezaron varios alcaldes del Conurbano, terminó en la Justicia, y hubo múltiples pedidos de informes sobre la relación inversiónganancias de las eléctricas.

Además, desde los municipios del Gran Buenos Aires, donde el servicio es prestado por Edenor y Edesur, surgieron pedidos a viva voz para que se revisen los contratos, aunque algunos fueron más allá y, lisa y llanamente, manifestaron su postura favorable a una quita de la concesión y a estatizar las empresas.

En medio de la segunda ola de la pandemia de COVID-19, las compañías vuelven a las andadas, como ha denunciado la Unión Nacional de Clubes de Barrio (UNCB), y al reclamo se han sumado los intendentes. La entidad, presidida por Marina Lesci -cercana al intendente de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde-, denunció ante el Ente Regulador de la Energía (ENRE) que las eléctricas incumplen el decreto 241/2021 del Gobierno bonaerense, que dispone la Facturación Cero para aquellas instituciones civiles que tienen una facturación hasta la categoría de monotributo G, y una tarifa según consumo para las instituciones con facturación mayor que esa escala.

De acuerdo con los responsables de los clubes de barrio, ambas empresas no están cumpliendo, además, con la Ley de Asociaciones Civiles, que impulsaron en la Legislatura provincial el presidente de la Cámara de Diputados, Federico Otermín -junto al presidente del bloque del Frente de Todos, Facundo Tignanelli-, y el senador Adrián Santarelli, del mismo espacio político.

Con la amenaza del corte de servicios como espada de Damocles sobre sus cabezas (trabajadores de empresas subcontratadas ya han ido a realizar la interrupción del servicio en algunos clubes, retirando los medidores), las instituciones bonaerenses piden el cese inmediato de las amenazas e intimaciones, al considerar que el cuadro tarifario que se les aplica debe ser “legal, justo y razonable”. La pandemia llevó a los clubes a una situación muy compleja, entre otras cosas porque, ante la falta de autorización para realizar determinadas actividades, debieron interrumpir el cobro de las cuotas. Así, muchos dejaron de pagar los servicios, y las boletas se fueron acumulando. “Las sumas que nos piden son exorbitantes, y las prestadoras comenzaron a enviar intimaciones a partir de marzo”, señalaron desde las entidades barriales. A través de las redes sociales, los jefes comunales -especialmente peronistas- del Conurbano se muestran del lado de los clubes, encontrando en esta bandera una nueva oportunidad para golpear en la línea de flotación de las compañías que suministran el servicio eléctrico. 



Marina Lesci
“Los clubes no tenemos lucro, y tenemos una ley que nos respalda”

La titular de la Unión Nacional de Clubes de Barrio (UNCB), Marina Lesci, aseguró a La Tecla que las empresas “hacen un cálculo inentendible, con comparativos de períodos anteriores, que no lo pueden justificar y que hacen imposible el pago; además de ser ilegales”. Al describir la problemática, la dirigente evaluó que “los clubes venían juntando deuda, hasta que comenzaron a llegar intimaciones de pago y avisos de corte”. Agregó: “Te dan un número de teléfono y cuando llamás te empiezan a ofrecer planes de pago, quitas; disfrazan una situación ilegal con presuntos beneficios para conducir a error a las instituciones civiles. Lo que pasa es que si un club se acoge al plan de pagos está reconociendo la deuda”. En cuanto a las acciones emprendidas por las empresas, Lesci sostuvo que “los cortes de servicio ya comenzaron, tenemos denuncias en varios municipios, como Almirante Brown, Lomas de Zamora o Ezeiza”. En referencia a la posibilidad de recurrir a la Justicia, la titular de la UNCB evaluó: “Primero hay que agotar la instancia adminsitrativa, por eso fuimos al ENRE, y una vez que se agote ese camino, sí, iríamos por la vía judicial. No es lo que queremos, pero vamos en esa dirección para llegar hasta las últimas consecuencias, porque los clubes no tenemos lucro, y tenemos una ley que nos respalda”. Indignada, Lesci indicó que los clubes de barrio reciben abultadas boletas de energía eléctrica cada mes, refiriendo, a modo de ejemplo, que “un club que no prendió la luz en todo el mes, porque estuvo cerrado, recibe una factura de 80.000 pesos; y eso es una estafa”. Por último agradeció el apoyo brindado por los intendentes para superar la crisis que afrontan las instituciones barriales en este marco de pandemia de COVID-19.

Cuadro de situación
Falta de inversión, auditorías y hasta un poema contra las empresas

“No mientas más, Edesur, en forma impune y mezquina; hacé algo por la gente, andate de la Argentina”, finalizaba el poema que le dedicó a la empresa eléctrica el intendente de Berazategui, Juan José Mussi. El alcalde peronista, como varios de sus colegas del Conurbano, reclamaron un par de años atrás la rescisión del contrato para Edenor y Edesur. Cortes prolongados y reiterados en diversos distritos del Conurbano, falta de inversión, ausencia de respuestas ante los reclamos de los vecinos, además de una seguidilla de tarifazos durante las gestiones de Macri y Vidal, pusieron a las empresas en el punto de mira de los jefes comunales del PJ. La situación continuó durante el período de pandemia, lo que llevó a algunos alcaldes a pedir la rescisión del contrato con Edesur, como fue el caso de Nicolás Mantegazza (San Vicente). “Lo que pedimos es la revisión del contrato, un plan de obras para tratar la emergencia”, sostuvo días atrás. “Desde el 2014 estamos esperando que terminen la estación subeléctrica. Pasaron siete años y la obra no se hizo. Por eso estamos cansados de esta empresa buitre”, explicó. Desde Esteban Echeverría, el mandatario Fernando Gray había pedido “que se auditen las supuestas inversiones de Edesur”.



Adrián Santarelli
“Las empresas hacen caso omiso a las resoluciones vigentes”

El senador Adrián Santarelli, del Frente de Todos, recordó que “el año pasado trabajamos los diputados y los senadores un proyecto de ley de Asociaciones Civiles que, entre otras cosas, habla sobre los servicios públicos”. El legislador oriundo de Lomas de Zamora añadió: “Lo que se planteó es el establecimiento de una Tarifa Cero para los clubes de barrio mientras dure la pandemia, además de la prohibición de corte del servicio eléctrico”. El senador peronista afirmó que “esto lo reglamentó el Poder Ejecutivo mediante decreto, y, a través de Personas Jurídicas y del Ente Regulador de la provincia de Buenos Aires, se notificó al ENRE para que haga lo propio con Edenor y Edesur”. Santarelli agregó: “A pesar de esto, las empresas hacen caso omiso de las resoluciones vigentes, y en varios lugares han cortado ya la energía eléctrica de varios clubes, exigiendo una deuda calculada con un estimado de cuando los clubes estaban en pleno funcionamiento”. Por último recordó que el beneficio estará en vigor hasta que se levante la emergencia provocada por la pandemia de COVID.