CLASES EN LA PROVINCIA
17/04
"Interna" Pro por las clases: los intendentes que juegan como Larreta y los otros
Jorge Macri y Jaime Méndez aparecen más plantados, al igual que el radical Gustavo Posse. Los demás jefes comunales macristas del AMBA, si bien se declararon contrarios a la vuelta de la virtualidad por 15 días se quedaron solamente en las palabras. Las posturas de cada uno de los protagonistas
El Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, se plantó ante Nación -algunos dicen que por la presión de Macri y Bullrich- y se presentó ante la Justicia para que las clases en la Ciudad continúen de manera presencial a partir del lunes, contrariamente a lo que señala el DNU de Nación, que ordenó el regreso a la virtualidad por 15 días con el fin de evitar la propagación del Covid.

También se lo expresó en el cara a cara que mantuvo con el presidente Alberto Fernández.
 ¿Y en la Provincia, qué intendentes se la juegan y lo acompañan? Algunos sí, otros no. La cosa está dividida. Uno de los primeros en seguir los pasos del "Pelado" fue el mandamás de Vicente López, Jorge Macri, quien vale decir, viene bastante cruzado con el 2 de la CABA, Diego Santilli.

Lo cierto es que el primo de Mauricio presentó ayer un amparo en la Justicia bonaerense para intentar frenar la suspensión de las clases presenciales entre el 19 y el 30 de abril que dispuso el Ejecutivo Nacional. "Como gobierno tengo un poder que es la Justicia. No planteo una rebeldía, porque las normas están para ser respetadas. Voy a tratar de hacer lo que esté a mi alcance para garantizar que lo que no enferma, como las clases presenciales, continúe", sostuvo el jefe comunal.

A la vez, aclaró que el pedido judicial es por la presencialidad en las escuelas y no tiene que ver con las restricciones de circulación durante la noche. "Se que en la nocturnidad desordenada e ilegal sí ha subido el nivel de contagio. Pero para eso en Vicente López vamos a entregarles a los gastronómicos, salones de fiestas y gimnasios un subsidio no reintegrable de 40 mil pesos para que puedan seguir subsistiendo", explicó Jorge Macri.

Por su parte, el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, firmó ayer el Decreto 521/2021 donde declara que la educación es un servicio público esencial en el distrito. En ese decreto, instruye a la Secretaría de Inspecciones y  Registros Urbanos del Municipio a “continuar trabajando junto a la Dirección de Epidemiología de Salud Pública, así como lo hizo durante todo el año pasado, en la ampliación y actualización de los protocolos sanitarios para que las clases puedan seguir impartiéndose de manera presencial”.

Además,tal como informó Qué pasa web- el decreto instruye a la Dirección General de Educación del Municipio a “proseguir con las reuniones y el trabajo que viene realizando” con las autoridades de las escuelas de gestión privada y con las autoridades provinciales para las escuelas de gestión pública, para que pueda continuar la presencialidad en las aulas de todos los colegios de San Isidro.

“De esta manera, el Municipio seguirá llevando adelante todas las medidas que estén a su alcance para que los chicos y chicas puedan volver a clases lo antes posible”, indicaron desde la comuna.

En tanto, también mediante un decreto, el intendente de San Miguel, Jaime Méndez, declaró como “esenciales e imprescindibles los servicios educativos destinados a niños, niñas y adolescentes que dependen de la administración municipal”, para de esta forma llevar adelante su decisión anunciada ayer de que no cerrará los Centros de Desarrollo Infanto Familiar (CDIF) municipales.

San Miguel cuenta con ocho CDIF, ubicados en distintos barrios, que “seguirán funcionando de manera presencial y con estrictos protocolos” había anticipado el jefe comunal en un desafío al decreto del presidente Alberto Fernández.

“Creemos que la salud y la educación de cientos de niños que concurren a nuestros centros infantiles no pueden esperar. Y si bien lo que respecta a escuelas y jardines de infantes es competencia provincial, entendemos que deben sostenerse las clases presenciales en todos los niveles”, expresó Jaime Méndez.

“Sobre todo teniendo en cuenta que venimos de un año entero sin clases, con los perjuicios que eso conlleva. Y valorando, además, el enorme esfuerzo que hizo y sigue haciendo la comunidad educativa en salir adelante, tomando todos los cuidados y protocolos”, manifestó el jefe comunal.

En ese marco, el decreto cita un estudio de la Revista Cubana de Pediatría, titulado “Salud mental en la infancia y adolescencia durante la pandemia Covid-19”, donde se señala que la interrupción de las clases presenciales afecta el desarrollo físico, psíquico y social del aprendizaje, del comportamiento y por ende de la salud mental de los chicos, indicó la comuna.

Por el momento son estos tres los jefes comunales amarillos que decidieron dar un paso firme en torno a la presencialidad, acompañando, si se quiere, la decisión de Horacio Rodríguez Larreta. El resto prefirió quedarse solo en gestos declarativos. Quejas, reclamos. Pero no mucho más.

Por caso, el intendente de Lanús, Néstor Grindetti, visitó las instalaciones de la escuela Jacarandá en Lanús Este y entregó un subsidio de regreso seguro a las aulas, que será utilizado para la compra de insumos que permitan cumplir con los protocolos establecidos. Además, el jefe comunal entregó un pack de 50 libros para la biblioteca y anunció la entrega de manuales para docentes y estudiantes del nivel primario de esa institución.  

“Estamos llevando adelante un programa para acompañar las escuelas con una ayuda económica para la compra de elementos de protección personal para el personal de la escuela y garantizar la higiene en las aulas” indicó Grindetti y agregó: “Los dirigentes tenemos que trabajar para garantizar la presencialidad en las aulas, claramente la escuela es un ámbito seguro y donde se respetan los protocolos sanitarios”. No mucho más que eso. 

También se mostraron enojados el mandamás de La Plata, Julio Garro y el de Tres de Febrero, Diego Valenzuela. Sin embargo, por el momento, no accionaron para impedir la vuelta a la virtualidad. Sólo palabras. "Un aula vacía no es un aula, es nada, cuál es el mensaje que le damos a la sociedad con estas medidas?”, se preguntó, por ejemplo, el mandamás de la capital provincial. 


CAMPANA, UN PEDIDO

A su vez, el intendente de Campana, Sebastián Abella le pidió al gobernador Axel Kicillof que garantice la educación presencial en Campana y anuncie una asistencia del gobierno provincial a todos los comercios que se van a ver afectados por las nuevas restricciones. “Todos los especialistas y hasta el mismo Ministro de Educación coinciden en que los contagios vinculados a las escuelas son mínimos y en la importancia que tiene la educación presencial”, destacó Abella.

“Las escuelas con protocolo son un lugar seguro y por eso le pedimos al gobernador que nos permita mantenerlas abiertas y con los chicos teniendo clases presenciales”, aseguró el jefe comunal Pro, aunque nada dijo de ir a la Justicia, ni mucho menos. Asimismo, pidió cuidar el trabajo y por eso le solicitó al gobernador que “anuncie mañana (por ayer) como la provincia va a ayudar económicamente a todos los comerciantes y trabajadores que se van a ver afectados por estas medidas”.