RESTRICCIONES
14/04
El sector docente pide por la suspensión de la presencialidad ante el récord de contagios
Desde la Unión de Docentes de la provincia de Buenos Aires (Udocba), convocaron hoy a un paro de 24 horas, en reclamo de la suspensión de las clases presenciales ante el incremento de contagios por coronavirus en el distrito. Comunidades educativas autogestionadas también piden por la suspensión de la presencialidad. En CABA, los gremios docentes UTE y Ademys iniciaron un paro.
Desde la Unión de Docentes de la provincia de Buenos Aires (Udocba), uno de los gremios que integra el Frente de Unidad Docente (FUDB), también convocaron para hoy a un paro de 24 horas, en reclamo de la suspensión de las clases presenciales ante el incremento de contagios por coronavirus en el distrito, mientras que otro sindicato cuestionó la medida de fuerza.

Udocba, el gremio liderado por Miguel Díaz juzgó necesario "regresar de inmediato a la virtualidad para detener la transmisión del virus" en el marco de la segunda ola de la enfermedad.
 

En este punto, entendió que "no existe la voluntad política de tomar la decisión fundamental que esta realidad requiere", en referencia a una suspensión de la presencialidad.

En tanto, la representante de la Unión Docentes Argentinos (UDA) Seccional Provincia de Buenos Aires, Edith Contreras, advirtió ayer que “el paro es una medida de acción directa que debe ser la última opción, máxime en un contexto pandémico”.



El Gobierno bonaerense anunció la creación de un comité de crisis integrado por autoridades sanitarias, educativas y gremios docentes, que evaluará desde mañana si en los distritos más afectados por el coronavirus se suspenden o restringen las clases presenciales.

En La Plata, Comunidades Educativas Autoconvocadas de la Zona Norte de la ciudad, entregarán a la Dirección General de Cultura y Educación un petitorio pidiendo la "Suspensión inmediata de la presencialidad de manera preventiva frente a la crisis social y sanitaria".




También se manifestaron desde la Secundaria N°4 de Ensenada, donde la Comisión de Seguridad e Higiene de ese establecimiento, formada por madres, padres y docentes solicitaron la suspensión de las clases presenciales.





En tanto que en la Ciudad de Buenos Aires, los gremios docentes UTE y Ademys iniciaron hoy un paro de actividades en reclamo de la "suspensión temporal de la presencialidad" de las clases frente al aumento de contagios de coronavirus registrados los últimos días.
"Exigimos a Horacio Rodríguez Larreta la suspensión temporal de la presencialidad en Caba. La salud y la vida son prioridad", dijo la Unión de los Trabajadores de la Educación (UTE-Ctera) en la convocatoria al paro de hoy.

"La suspensión temporal de las clases presenciales en la ciudad de Buenos Aires hasta que deje de crecer esta locura de contagios y haya camas (de terapia intensiva) en la Ciudad", dijo ayer el secretario gremial de Ctera y secretario general adjunto de UTE, Eduardo López.

Por su parte, la Asociación Docente de Enseñanza Media y Superior (Ademys) señaló en un comunicado: "Paramos frente al brutal incremento de casos, al colapso del sistema de salud, a la suba de contagios en niñes de 0 a 10 años, y del colapso del transporte público".

Desde ese gremio, convocaron además a las 12 a una movilización en caravana de autos, desde el Congreso Nacional hacia el Palacio Pizzurno -sede del Ministerio de Educación- junto a Suteba y otras seccionales de conducción 'multicolor'.

Ademys solicitó la "suspensión de clases presenciales y otras actividades no esenciales, plan de vacunación masivo para toda la población, equipos y conectividad para docentes y estudiantes, ingreso de emergencia para familias desocupadas y/o precarizada y ningún docente cesado".

A los reclamos, Ademys sumó la noticia de "la terrible muerte de un joven estudiante, que tenía 22 años y cursaba el segundo año del Bachillerato de Orientación Artística Antonio Berni del barrio de Almagro".

"Hacía semanas estaba internado luego de que el Covid le complicara una preexistente insuficiencia renal", explicaron en el comunicado y responsabilizaron a "los gobiernos" por "esta nueva muerte evitable, cuando sostienen políticas aperturistas en lugar de priorizar el cuidado de la salud y la vida".