NOTA DE GRAFICA
05/04
La calculadora de Todos para sumar diputados
El oficialismo pone en juego 16 de las 35 bancas que se renuevan por la Provincia. Para conservarlas, y acrecentar su poder en el Parlamento, necesita igualar el desempeño de 2019. En el PDF, todos los nombres.
Como sucede cada dos años, el Congreso de la Nación renueva una de sus mitades. La provincia de Buenos Aires, por ser la más poblada, es la que mayor representatividad tiene en la Cámara de Diputados (70 bancas), por lo que este 2021 deberá elegir nuevamente a los 35 legisladores que la representarán en el Parlamento, donde se libra una verdadera batalla de poder.

Hace cuatro años, el escenario era completamente distinto al actual. Con Mauricio Macri como Presidente, Cambiemos (en ese entonces se llamaba así) se enfrentaba al desafío de revalidar su gestión en las urnas y determinar si era capaz de vencer, una vez más, al kirchnerismo. A diferencia de 2015, en esta oportunidad, quien se paró en la otra esquina del ring fue la propia Cristina Fernández. Y a pesar de que la diferencia entre ambos fue poca, Cambiemos ganó las elecciones.

Ahora, la situación es completamente inversa. El peronismo, de vuelta en el poder, necesita una victoria electoral para intentar gobernar con mayoría en el Congreso, evitar cualquier especulación sobre su fortaleza y llegar mejor parado a 2023.

Para el Frente de Todos, el panorama no es para nada sencillo, sobre todo teniendo en cuenta los últimos antecedentes en comicios de medio término. “Las elecciones de 2021 van a ser más parecidas a las de 2009, 2013 y 2017 que a las de 2019”, vaticinó el politólogo Jorge Giacobbe al rememorar las consecutivas derrotas del peronismo.



De las 35 bancas que se ponen en juego este año, 16 pertenecen al Frente de Todos, 14 a Juntos por el Cambio, y 2 al Frente de Izquierda; mientras que Unidad y Equidad Federal, el Bloque Justicialista y Consenso Federal tienen una cada uno.

La representatividad actual de cada bloque, de todos modos, no se condice con los resultados obtenidos en las elecciones de 2017. ¿Por qué? En aquel entonces, quienes hoy están alineados en el oficialismo compitieron por tres alianzas distintas: Unidad Ciudadana (que obtuvo 13 bancas), 1 País (que sumó 4 escaños) y el Frente Justicialista – Cumplir (que consiguió uno solo). Sin embargo, de esta última pata, sólo una parte se fue con el Frente de Todos. El diputado Eduardo “Bali” Bucca, por ejemplo, no lo hizo.

Por eso, si este año el oficialismo pretende mantener la misma representatividad, deberá hacer una buena elección. Si llega a repetir la performance de 2019, no sólo le alcanzará para conservar lo que tiene, sino que hasta podría sumar tres bancas más. El año pasado, el Frente de Todos cosechó 5.113.359 votos en la categoría de Diputados nacionales (49%), mientras que en 2017 Unidad Ciudadana sumó 3.383.114 (34%).

Es que, además de que en 2019 fue más gente a votar, en el resultado final de 2017 tuvo gran incidencia el voto al massismo y al randazzismo. Si se suman los sufragios obtenidos en 2017 por las tres fuerzas que hoy integran el Frente de Todos, el número hubiese sido 4.896.637 votos. Es el mínimo al que aspira el oficialismo para conservar poder.




Escenarios
Mejor que en 2017, pero lejos de los resultados de 2019

De cara a las próximas elecciones legislativas, casi todos los consultores coinciden que el oficialismo no podrá igualar el desempeño de 2019, por varias razones. Las principales son la economía y el manejo de la pandemia. Para el politólogo Jorge Giacobbe, director de Giacobbe & Asociados, suponiendo que “al gobierno todo le saliera maravillosamente bien”, sumaría 43%, es decir, seis puntos por debajo de los números conseguidos en las elecciones presidenciales de hace dos años cuando ganó Alberto Fernández. ¿De dónde sale este número? De acuerdo a la última encuesta realizada por la firma, un 6% votará por el Frente de Todos sin importar la situación económica ni de vacunación; un 27% mostró propensión fuerte a votarlos si se cumple la mejora de uno o ambos indicadores; y un 10% se inclinó por la categoría “quizás podría votarlo” en ambos temas. De ser así, el bloque oficialista estaría en condiciones de mantener su representatividad en la Cámara de Diputados, al menos por la provincia de Buenos Aires, pero no sumar más.