PJ
20/01
Los Duhalde "juegan" para Gray y le tiran con munición gruesa a Máximo y a Alberto
"El presidente Alberto Fernández y Máximo Kirchner decidieron ser designados presidentes del Partido Justicialista nacional y provincial respectivamente. Les aconsejo que se dediquen a gobernar. Deberían esperar las elecciones y presentarse, sino van a caer en el ridículo", expresó en un tuit el ex presidente de la Nación. Su esposa, Chiche Duhalde, fue más dura aún
El ex presidente Eduardo Duhalde, que de un tiempo a esta parte aparece muy crítico con el presidente Alberto Fernández, se mostró enojado con la actualidad del PJ nacional y el bonaerense, y sobre todo con el mencionado jefe de estado y el diputado nacional Máximo Kirchner, quienes proximamente se convertirían en los respectivos titulares.

"El presidente Alberto Fernández y Máximo Kirchner decidieron ser designados presidentes del Partido Justicialista nacional y provincial respectivamente. Les aconsejo que se dediquen a gobernar. Deberían esperar las elecciones y presentarse, sino van a caer en el ridículo", manifestó en un tuit el ex gobernador.

También su esposa, la ex senadora Hilda "Chiche" Duhalde le puso picante al asunto al criticar “la falta de huevos” de los peronistas de la Provincia (le apuntó principalmente a los intendentes que fogonean la movida, con Martín Insaurralde a la cabeza) por permitir que Máximo Kirchner sea el principal candidato a conducir el partido a nivel provincial.

"Cualquier dirigente de la provincia que se ponga de pie y diga que esto es un atropello, porque verdaderamente es un atropello, cualquiera que levante la cabeza, automáticamente se convierte en un dirigente respetado, no ven la oportunidad. En algún momento hay que ponerse de pie y jugársela. Cuando eso sucede un dirigente muestra la calidad de político que es. Si no es uno más qué pasa inadvertido”, afirmó.

Y destacó a su vez que "cuando uno se juega por sus ideales, y se juega por lo que corresponde, muestra la fibra que tiene. Y yo no veo esa fibra que se necesita en los dirigentes, en los intendentes de la provincia Buenos Aires; que este chico (en alusión a Máximo Kirchner) se crea con las condiciones para convertirse en el presidente del peronismo en la Provincia demuestra una incapacidad entre los dirigentes bonaerenses”, insistió.

“Este atropello, este deseo de Cristina Kirchner de poner a su hijo como el conductor del peronismo en la provincia de Buenos Aires tiene que ver con la medida de los dirigentes de la provincia de Buenos Aires, que no saben plantar el pie y decir basta hasta acá llegamos. Ven esta debilidad y ellos avanzan”, completó Chiche.

Si se quiere, los Duhalde se pusieron del lado del hoy vicepresidente del partido e intendente de Esteban Echeverría, Fernando Gray, que de a poco se va quedando solo en la pelea por impedir que Máximo se convierta ya (cuando falta un año aún a la actual consejo) en el número 1 del peronismo provincial. Eso sí, todavía no renunció ninguno de los 48 consejeros. ¿Qué pasará con el culebrón del peronismo?