GESTION PANDEMIA
12/01
Crece el malestar entre los intendentes por la distribución de las vacunas
Jefes comunales de Juntos por el Cambio y el vecinalismo cuestionaron a la Provincia, tanto por la demora en la entrega como por la logística, en la que se involucró La Cámpora.
Esta tarde, luego del encuentro con intendentes de la costa atlántica, en donde se analizó el avance de los contagios por coronavirus, el gobernador Axel Kicillof destacó la labor que se está llevando adelante en el marco del plan provincial de vacunación.

Hasta el momento, se llevan inoculadas más de 50 mil personas en territorio bonaerense, en su mayoría personal de salud, quienes están en la primera línea de batalla contra el Covid-19.
Sin embargo, algunos intendentes manifestaron su malestar por la distribución de las vacunas. Quienes se expresaron en este sentido fueron Carlos Bevilacqua, de Villarino; y Jorge Macri, de Vicente López. 

El primero de ellos expuso su descontento en relación con una suerte de intromisión en la logística de la vacunación, apuntando directamente contra la figura de Laureano Alimenti, uno de los referentes de Región Sanitaria I, militante de La Cámpora.

"No puede ser que la organización corra por cuenta de un movimiento político. No tiene que ver con que comulgue o no con La Cámpora. El hecho es que en mi territorio, no quiero que ningún partido político se involucre. Una cosa es la campaña política, otra es la gestión de gobierno en un tema tan delicado como este. Lo que le hice saber es que si va a ser organizado por agrupaciones políticas, el municipio no se hará responsable", dijo el jefe comunal a La Brújula.

"Acá no puede pasar por la esquina una persona, por más que sea concejal, y decir por más que sea de La Cámpora que la organización se maneja de determinada manera, que se harán cargo de los becarios que se encargan de la parte administrativa. El ministro me dijo que es al revés, se organiza todo a través de la secretaría de Salud con Región Sanitaria y si alguno quiere colaborar tiene que ponerse a disposición, siendo esta área la que determinará si necesita, porque ayer me decía que cuenta con todo su equipo de vacunación y no quiere a nadie que esté embanderado políticamente. Una cosa es el Estado y otra son los partidos".

"Me causa incomodidad hablar de esto, cuando tenemos que focalizar las energías en cómo superar la pandemia, con gente competente y con formación, siendo parte de los gobiernos municipal, provincial y nacional. Quiero dejar a salvo mi relación con el Estado bonaerense que es excelente. Pero ocurren estas cuestiones con este señor (por Alimenti), que por segunda vez hace que aparezcan dirigentes políticos para organizar la campaña de vacunación. No me siento un pelele, si me votó la gente de Villarino voy a gobernar y tomaré determinaciones y el equipo que llevará adelante la tarea será el del municipio", aseveró.

Por su parte, el mandamás de Vicente López hizo referencia a la gestión de Kicillof, afirmando que es "la expresión del kirchnerismo confrontativo" e insistió en que eso daña el bien común de la Provincia y que ese no es el camino correcto a seguir.

"A Vicente López le llegaron 450 vacunas, hace dos días no nos llegan vacunas. Esas 450 las tenemos que distribuir entre el sistema municipal y el privado, es muy poco; ya hoy hay 100 personas que se anotaron vía web y no pudieron dárselas porque no hay", admitió, preocupado.