PANDEMIA
05/01
Mar del Plata advierte: "no creemos que el toque de queda sea la solución"
El coordinador de Gabinete de General Pueyrredon tomó distancia de la medida que Provincia baraja tomar ya que “aumenta la clandestinidad”. Adelantó a La Tecla Mar del Plata que insistirán en el pedido para regular la nocturnidad.

En la previa de una reunión clave del gobernador Axel Kicillof con intendentes bonaerenses para evaluar nuevas medidas para combatir el crecimiento de casos de Covid, el coordinador de Gabinete de General Pueyrredón, Alejandro Rabinovich, expresó la disconformidad del gobierno con la posibilidad de implementar un toque de queda.

En una entrevista con La Tecla Mar del Plata, adelantó que plantearán la necesidad de darle un marco legal a la nocturnidad ya que el prohibicionismo potencia la clandestinidad. Recordó las advertencias lanzadas a Provincia sobre el crecimiento del fenómeno, remarcó el error de no haber avanzado con controles sanitarios a los turistas y adelantó que respetarán las decisiones que se tomen desde el gobierno provincial.

- ¿Cómo están observando este crecimiento en los casos que se viene registrando en las últimas semanas?

- Venimos constantemente todo el año con una misma mirada, la posición de cuidar la salud y defender el trabajo de los marplatenses, cuando sabemos que cuando viene la temporada de verano aumenta la circulación de personas en Mar del Plata. Los números del segundo trimestre con el 26% de desempleo alertaron sobre la necesidad de mirar las dos cuestiones.

Hacia la temporada venimos haciendo cosas desde agosto, no solo el Ejecutivo sino también (el Concejo Deliberante) con ordenanzas. Sabemos que se venía una temporada distinta, por ese es necesaria la utilización del espacio público, por eso 1.000 carpas desarmadas, los decks afuera, los corredores saludables, los corredores gastronómicos. Hay una Mar del Plata distinta donde se amplió el espacio público para disfrutar con menos contagiosidad.

Desde las 10, Montenegro participa del encuentro presencial en San Bernardo junto a Kicillof y Berni, entre otros funcionarios e intendentes de la Costa Atlántica


- Ustedes vienen insistiendo en la necesidad de regular la nocturnidad ya que la prohibición fomenta la clandestinidad. ¿Este va a ser el planteo en la reunión con Kicillof y los intendentes?

- Hay tres planteos que tuvimos en los últimos cinco meses: el ingreso a partir de un sistema de control, mayor espacio público y el control de la ilegalidad a partir de algún protocolo que le de legalidad a todas las actividades. Lo planteamos en zoom con Bianco, en reuniones con Kicillof.

Alertamos por el 15 de noviembre sobre el tema de la clandestinidad, al no haber un marco legal de la noche, que iba a proliferar y lamentablemente proliferó y cada día tenemos mayor denuncia de vecinos. Son situaciones que nosotros preveíamos, de las cuales alertamos a Provincia y las medidas que estaban a nuestro alcance las fuimos trabajando.

El 15 de agosto Montenegro planteó la necesidad que para ingresar (a la ciudad) haya un PCR o hisopado, algún tipo de test y todos le salieron a decir que era un disparate. Hoy está claro que lo está haciendo el gobierno nacional con llegada a (el Aeropuerto de) Ezeiza, en la terminal de micros (en Buenos Aires). Son una serie de cuestiones que hoy estamos viendo

- ¿Qué piensa de la posibilidad de implementar este “toque sanitario” del que se viene hablando tanto?

- No creemos que el toque de queda sea la solución, porque lo que hace es aumentar la clandestinidad y es no conocer los hábitos que tienen los jóvenes en los lugares de veraneo. Va a generar una explosión en los afters previos al toque de queda entre las 18 y 22 hs., más acumulación de gente y después vamos a tener la nocturnidad ilegal. No cambia el panorama para ciudades con temporada de verano, tal vez en otras ciudades pueda servir.

- ¿Y qué harán desde la Municipalidad si hoy o en el corto plazo Provincia toma esa decisión?

- Nosotros llevamos las propuestas y siempre fuimos respetuosos de las decisiones que se toman, nos gusten o no. Nunca hubo ningún tipo de locura o cortarnos solos, ni cuando teníamos dos casos cada 14 días y decían que teníamos que estar en fase 1 y nos asimilaban al AMBA, o cuando no se aceptaron los PCR. Siempre fuimos respetuosos y marcando las posiciones nuestras.