PJ BONAERENSE
28/12/2020
El silencio de los intendentes ante la embestida de La Cámpora
El kirchnerismo tiene a la conducción del Partido Justicialista bonaerense como una obsesión. Desde las primeras líneas, Máximo Kirchner y Wado de Pedro traccionan para llegar a la conducción partidaria. Los alcaldes del Conurbano resisten en silencio.
En los próximos días, Gustavo Menéndez, intendente de Merlo y presidente del Partido Justicialista bonaerense, debería acabar su mandato para darle paso al acuerdo con Fernando Gray. Claro está, el merlense y el alcalde de Esteban Echeverría llegaron a un convenio hace poco más de tres años para alternar un año y un año en la conducción partidaria.

El hombre de la Tercera Sección electoral tiene por delante un año más al frente del pejotismo provincial. Un año que, a priori, lo será con dos frentes de batalla importantes. Por un lado, los comicios de medio término y la búsqueda de paz en el Frente de Todos. Por el otro, la mirada del kirchnerismo sobre el PJ bonaerense.

Es que, las primeras dos líneas de La Cámpora, Eduardo "Wado" de Pedro y Máximo Kirchner comenzaron con su operativo por llegar a la conducción partidaria en los primeros meses de 2021. Es decir, acabando antes de tiempo el mandato de Gray y con la posibilidad de que no asuma el último año. Por el momento, el tercer integrante del tridente de conducción K, Andrés Larroque, permanece por fuera de la rosca por llegar a la sucesión.

En definitiva, los líderes de la agrupación territorial que responden a la dos veces Presidenta, Crsitina Fernández, buscan devolver al kirchnerismo al PJ. Vale recordar que, antes del tándem Menéndez - Gray, la conducción estuvo a cargo del matancero Fernando Espinoza, hombre de buena relación con "La Jefa". Sin embargo, ahora el objetivo es un propio.

Así, desde el camporismo que en los últimos años ganó presencia en la estructura del PJ nacional y bonaerense, buscan traccionar para un cambio de mando y el desembarco absoluto de Máximo en las líneas partidarias.

A favor del jefe de bloque de diputados nacionales del Frente de Todos juega la buena relación con un sector de alcaldes del Conurbano como Martín Insaurralde, de Lomas de Zamora, y Leonardo Nardini, de Malvinas Argentina; incluso con el propio Gray que es bien valorado por Cristina. La conversación no tiene la misma fluidez con las líneas de las intendencias que se referencian en Alberto Fernández como Juan Zabaleta, de Hurlingham; Alberto Descalzo de Ituzaingó y el actual titular partidario, Menéndez.

Otro motivo de celebración para el camporismo es que el Ejecutivo bonaerense con Axel Kicillof a la cabeza, permanece al margen del debate partidario por la nueva conducción.

Además, este domingo Máximo sumó el apoyo de Alberto. "Todos debemos hacer un esfuerzo y debemos estar juntos. Máximo, a quien yo quiero mucho, es un hombre preparado, un gran dirigente, con capacidad de diálogo. Tiene todas las virtudes para ocupar un cargo de esa naturaleza", lanzó en declaraciones radiales sobre el futuro del PJ bonaerense.

“El peronismo necesita abrirse, hacer un debate e incorporar nuevos elementos”, amplió Alberto. A buen entendedor, pocas palabras.