NOTA DE GRAFICA
02/12/2020
Caminos rurales: el enésimo plan
Es uno de los reclamos históricos del campo. La ley de leyes contempla, por primera vez, una inversión para realizar arreglos. Detalles del proyecto. Intendentes, en la mira
La provincia de Buenos Aires es, no solo por su extensión territorial y población, un distrito clave para la vida económica de Argentina.  Por sus rutas y caminos transitan vidas y vehículos que conectan pueblos y ciudades, sacando la producción agropecuaria hacia distintos puntos de la geografía de nuestro país.

Desde tiempos inmemoriales, las organizaciones del campo reclaman mejores condiciones de transitabilidad por los intrincados caminos del interior, señalando la falta de inversión por parte de los municipios para arreglarlos, haciendo imposible -en ocasiones- el flujo de personas y mercaderías por la diversa llanura bonaerense.

El envío del proyecto de Presupuesto para el próximo año a la Legislatura, que la Cámara de Diputados se apresta a debatir (por el momento cuenta con despacho de la comisión de Presupuesto), permitió observar que, por primera vez, el Ejecutivo incluye una partida específica para tal fin. Toda una declaración de intenciones, que ya habían sido expresadas por el propio Axel Kicillof en diferentes ocasiones.

“El ministerio no tenía presupuesto para reparaciones de caminos rurales. Este año tuvimos un presupuesto prorrogado, es de cir, trabajamos con los mismos fondos del año pasado”, señaló el titular de la cartera de Desarrollo Agrario provincial, Javier Rodríguez.

En cuanto a la previsión para el año que entra, el titular de la cartera agropecuaria provincial sostuvo que “ahora, a través del programa Provincia en Marcha, vamos a destinar más de 4.000 millones de pesos para mejora de caminos rurales en toda la provincia de Buenos Aires”.

Horas antes, el ministro de Infraestructura, Agustín Simone, adelantó que la idea es mejorar más de 800 kilómetros de caminos rurales. “No es solo pasarle una máquina, sino que el plan integral prevé la realización de alcantarillas de hormigón, puentes y mantenimiento”, explicó.

La Tecla accedió a la primera etapa del plan provincial que encara Vialidad bonaerense para reparación de estos vitales caminos, indispensables para un sector, el de la producción agropecuaria, que sufre las consecuencias de la ausencia de mantenimiento. Contempla mejoras, reparación y construcción en zonas del interior bonaerense, aunque incluye caminos que conectan a distritos del Conurbano con zonas productivas de la Provincia.

La etapa inicial incluye obras en Alberti, Benito Juárez, Carmen de Areco, Carlos Casares, Castelli, Coronel Suárez, General Paz, Leandro N. Alem, Mar Chiquita, Roque Pérez y Tapalqué, además de Merlo, distrito que integra el Area Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), donde se mejorará un tramo de la ruta provincial 21. Los beneficiarios directos de las obras no serán solamente los productores bonaerenses, sino también los pobladores de parajes y pueblos del interior, además de mejorarse los ingresos y egresos a colegios ubicados en zonas rurales. 




Plan trunco
“De los 12.000 kilómetros prometidos hicieron cero”


El gobierno saliente de María Eugenia Vidal anunció, con bombos y platillos, un ambicioso plan para llevar a cabo tareas de mejoramiento de unos 12.000 kilómetros de caminos rurales. El entonces ministro de Agroindustria, Leonardo Sarquís, había especificado que se concretaría en tres tramos, con obras a realizar en 4.000 kilómetros por cada etapa. El plan para reparar varios de los caminos terciarios ubicados en el interior bonaerense quedó trunco tras el triunfo del Frente de Todos en las elecciones del año pasado, que catapultó como Goberndaor y vice a Axel Kicillof y a Verónica Magario, respectivamente. Cambiemos reivindicó, de todas maneras, la iniciativa. “La mayor inversión para los caminos rurales ya la hicimos al comprar las máquinas. Ya están. Sepan que está todo listo para que se continúen los trabajos para mejorar los caminos rurales”, aseguró la exgobernadora, pidiendo al campo que exija la continuidad del plan diseñado durante su gestión. Desde el sector rural aseveran que “de los 12.000 kilómetros prometidos hicieron cero”, en voz de un importante dirigente del campo provincial.



Javier Rodríguez: “No existía un diagnóstico preciso del estado de los caminos rurales”

El ministro de Desarrollo Agrario bonaerense, Javier Rodríguez, aseguró a La Tecla que su cartera “se encarga de recibir y analizar la información que suministran los distritos. El énfasis está en que los municipios faciliten información referida a los caminos rurales que se encuentran en estado crítico y necesitan reparaciones. Se proponen mejoras específicas con el objetivo de mejorar la circulación de los mismos, poniendo el foco en garantizar la circulación de personas y producciones”. En cuanto a las áreas prioritarias para el año 2021, el funcionario dijo que “partimos de que no existía un diagnóstico preciso del estado de los caminos rurales y las necesidades estratégicas y urgentes. A partir de un trabajo conjunto entre Desarrollo Agrario e Infraestructura y Servicios Públicos avanzamos en esas definiciones e impulsamos este plan provincial. Con el objetivo de tener mayor precisión, ya estamos trabajando de forma articulada con asesores municipales, representantes de las entidades y escuelas rurales de la Dirección General de Cultura y Educación”. En referencia a la mecánica de trabajo, Rodríguez manifestó: “Venimos trabajando con todos los actores del sector agropecuario, con las entidades rurales que representan a los distintos productores -desde los más grandes hasta los más chicos-, y también con los municipios, referentes de la educación rural y los trabajadores”. Agregó el ministro que “el plan tiene dos instancias: la mejora de los tramos que hacen a la circulación integral de los productos de la provincia de Buenos Aires y la reparación de aquellos tramos que son más urgentes”. El titular de Desarrollo Agrario concluyó: “El primer componente tiene una vinculación directa con el plan estratégico para la provincia de Buenos Aires, mientras que el segundo fue trabajado de manera conjunta con los municipios y con los representantes del sector rural para identificar aquellos tramos de reparación más urgente”.




Matías De Velazco
Carbap y su injerencia en el plan de reparación vial


El titular de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), Matías de Velazco, se refirió a la iniciativa oficial de destinar fondos presupuestados a la reparación de caminos rurales. En tal sentido, el dirigente manifestó a La Tecla que “lo venimos hablando desde hace algún tiempo con Desarrollo Agrario, con el ministro Javier Rodríguez. Son 4.000 millones de pesos que se van a destinar a la reparación de caminos rurales, y vamos a tener algún grado de injerencia, o, al menos, la posibilidad de poder proponer algunos tramos de caminos para reparar”. Además evaluó: “¿Si estos fondos anunciados alcanzan para solucionar el problema de la red de caminos rurales? La respuesta es que no, pero sí es una acción que va en el sentido correcto”. Con respecto a los sectores que más sufren este estado de abandono de muchos caminos utilizados por los productores del interior bonaerense, De Velazco expresó: “El tema lechero es uno de ellos, porque los tambos usan los caminos de tierra todo el año, aunque llueva. Por eso, en las zonas donde hay actividad lechera es normal una mayor rotura de caminos; pero problemas hay a lo largo de toda la Provincia”. El referente del campo se mostró esperanzado con el diálogo fluido que mantienen con los funcionarios provinciales con el objetivo de realizar un relevamiento frecuente del estado de los caminos terciarios. “Les hemos propuesto a las rurales que, en casos que vean que los caminos están muy mal y en los que no esté previsto destinar fondos provinciales, que nos lo hagan saber para trasladarle la inquietud al ministro de Desarrollo Agrario”, expresó. Las máximas autoridades de la entidad participaron a comienzos del mes de octubre de una reunión virtual con el ministro Rodríguez, en la cual quedó establecido un canal de diálogo para avanzar en la articulación del plan de mejora de caminos rurales. La mejora de la estructura vial fue también un compromiso asumido por el propio gobernador Kicillof, cuando se reunió en octubre con dirigentes de Coninagro.


Intendentes en la mira
Los municipios y una vieja queja por falta de inversión


Más allá del aporte que el Estado provincial realizará para la mejora de los caminos rurales, incluido en el proyecto de Presupuesto para el próximo año, el sector del campo sigue apuntando a la responsabilidad de los intendentes, quienes -aseguran- no invierten lo que deberían en su arreglo. “Hay un tema que no se termina de solucionar, y es que los intendentes destinen lo que recaudan por la tasa para el mantenimiento y mejoramiento de la red vial municipal a esos fines, en lugar de destinarlo a gastos corrientes”, afirman desde Carbap. La dirigencia del campo siente que viene perdiendo la batalla, por lo que ha pedido que el Gobierno bonaerense intervenga en estos casos. “Son muchos los municipios que no vuelcan los recursos que recaudan a través de la tasa vial a reparar los caminos, incluso muchos de su propio signo polí- tico. Y esto no es para esta gestión, también para las anteriores”, sostienen. Al respecto aseveran que son contados con los dedos de una mano los municipios que dan una aceptable contraprestación por los impuestos que cobran. Entre ellos mencionan a Tres Arroyos, San Cayetano, Benito Juárez y Laprida. Un relevamiento realizado por Carbap hace un año mostró que el 71% de los caminos rurales bonaerenses se encontraba en estado malo o regular. En tanto, un 52% de los 120 mil kiló- metros de red de caminos rurales con que cuenta la provincia de Buenos Aires tenía un estado “regular”, y otro 19% estaba en “mal estado”. La entidad rural manifestó que estaba “en juego el arraigo en el campo, con familias que testimoniaron las complicaciones por los problemas de acceso debido a los malos caminos rurales”. Y, más allá de difundir las cifras que mostraban, de manera contundente, el caótico estado de los caminos, se propusieron señalar con nombre y apellido a los responsables. De ese modo, bajo el hashtag #CaminosRurales, difunden en las redes sociales tanto los buenos como los malos caminos, mostrando a los jefes comunales que trabajan bien y a los otros, los que no invierten en mejorar las rutas interiores de la Provincia.