NOTA DE GRAFICA
25/11/2020
El tironeo por el reparto de la torta: qué pide cada sector
Los pedidos que se hacen desde la oposición y la postura del oficialismo ante esos planteos. Qué y cómo se discute sobre los recursos con los que contará la Provincia el año que viene. Mirá el PDF y enterate cuánto recibirá cada uno de los 135 municipios por el PREIMBA
La negociación por el Presupuesto y la Ley Impositiva 2021 entró en una semana clave, en la que incluso el Ejecutivo no renuncia a la esperanza de votar la previsión de gastos del año que viene, que encontró varios escollos en el ocaso de la semana pasada. “Sin FIM, no hay Presupuesto”, advierten desde Juntos por el Cambio. “No es necesario un FIM adicional”, retrucó el jefe de Gabinete, Carlos Bianco. La instauración o no del Fondo de Infraestructura Municipal aparece como el gran punto de discusión, pero es apenas la punta de un iceberg que para diluirse demandará varias discusiones más.

Modificaciones en alícuotas de la Impositiva, revisar el reparto de obras, dar precisión sobre algunas partidas que aparecen indefinidas en cuanto a su destino e incógnitas sobre la base monetaria en la que se asienta el gran gasto previsto para infraestructura son algunos de los otros requerimientos de la oposición. Y aunque se reconoce que hay una plausible intención de darle a la obra pública un impulso como no ha tenido en varios años, en Juntos por el Cambio tampoco levantarán las manos si no se resuelven cuestiones extrapresupuestarias pendientes.

En ese punto se cuela, indefectiblemente, la discusión por el nombramiento de los directores y funcionarios que le corresponden a la oposición, y que constituyen lugares asignados al control de las funciones ejecutivas. Cuando Bianco advirtió el viernes que “en la Provincia, no hay un mercado negro de cargos”, provocó un sismo. “Esos lugares son un largo reclamo que desde hace tiempo venimos sosteniendo, porque son espacios de control del Gobierno, Bianco habla de mercado negro de cargos cuando, en realidad, lo que quieren es que no los controlen”, disparó un legislador de Juntos por el Cambio activo en las charlas por el Presupuesto.

“A la incertidumbre de cuándo vuelven las clases, a la incertidumbre sobre lo que van a hacer con las usurpaciones, a la incertidumbre de los protocolos de la temporada, ahora le agregan la incertidumbre del cumplimiento de la palabra por parte del Gobierno de Kicillof”, aguijoneó el mismo miembro del Legislativo. En la oposición empiezan a decir que “quizá el Gobernador no quiere que le voten el Presupuesto y seguir con la plena disposición de los recursos”.

Obviamente, en el Ejecutivo desmienten la jugada, y desde el área económica aseguran una apertura para recibir las sugerencias de los demás espacios políticos, algunas de las cuales ya se realizaron y están en estudio. En el reclamo por el FIM podría haber una posibilidad de determinar alguna partida a ese destino, aunque no la solicitada por los intendentes Diego Valenzuela y Miguel Fernández en la reunión de la semana pasada con el ministro de Hacienda, Pablo López.

En el Gobierno defienden el Presupuesto a capa y espada y destacan el ambicioso plan de obras. Como les mostró López a los diputados y senadores mediante un power point, el gasto de capital creció 125 por ciento respecto al Presupuesto 2019 (último votado por la Legislatura), pasando de 77.478 millones de pesos ese año a 174.151 previstos para 2021. En las mismas planillas se consigna la “inversión inédita en infraestructura”, alcanzando el 1,35 por ciento del Producto Bruto Geográfico (PBG), cuando en el promedio de los años de gobierno de María Eugenia Vidal fue del 0,87 por ciento.


Simone expone sobre las obras en el Presupuesto

Entre los reclamos opositores aparecen cuestiones presupuestarias de este año todavía con cumplimentadas. “Nuestros intendentes están cansados de los incumplimientos; no se ha terminado de ejecutar el FIM de este año, hay deudas grandes de IOMA, no operativizaron los 5.000 mil millones del PREIMBA. Por eso piden el FIM, porque es de transferencia directa. Sin eso, no podemos votarlo, porque los intendentes no le creen a Kicillof”, le dijo a La Tecla un diputado de Juntos por el Cambio.

Ante ello, desde el área económica responden que “se está trabajando y se giran los fondos en la medida que se cumplimentan los requisitos”, porque a veces aparecen atrasos por cuestiones administrativas.

“El Presupuesto da por sentado un éxito en la negociación de la deuda, y es difícil legislar sobre algo que está abierto, con toda la incógnita que está detrás de todo eso. Es raro que no se haya cerrado todavía y no hay una precisión de cuándo sería. Esa base, tampoco tiene en claro que la Provincia cuente el año que viene con el Fondo de Fortalecimiento Fiscal (el dinero que le sacó a la Ciudad de Buenos Aires), porque está por decreto y debería transformarse en ley. Es un Presupuesto muy grande, pero con una base que deja muchas incógnitas abiertas”, sostuvo un exfuncionario bonaerense de Cambiemos.

La respuesta que reciben desde el Ejecutivo cuando se realizan estos planteos es que la negoción de la deuda sigue su curso, y se espera llegar a cerrarla pronto, con un acuerdo que le permita a la Provincia cumplir los compromisos y no comprometa dólares que la Nación necesita. Desestiman que le falte solidez a la base sobre la cual se construye la previsión de gastos al sostener que “va a haber un aumento fuerte en la recaudación” por la recuperación de actividades paradas durante este año, y eso, también, va a permitir “que los municipios reciban más coparticipación”.

El entendido en finanzas de Juntos por el Cambio que dialogó con La Tecla coincidió en esta apreciación, y agregó que “la recaudación va a ser mayor porque la inflación va a superar el 30% que prevé el Presupuesto; es indudable que habrá un rebote de la actividad económica y hay un ajuste del salario real y de la jubilaciones, porque no acompañan a la inflación, y eso es un no gasto importante”.

Por su parte, en la administración Kicillof destacan como “muy razonable” el nivel de endeudamiento de 65.000 millones de pesos a pedir el año próximo, con la intención de colocar toda esa deuda en el mercado interno, y en pesos, a través de Letras de Tesorería (se busca que sean a más largo plazo) y de bonos.

La solicitud de coparticipar a los municipios los fondos discrecionales enviados por el Gobierno nacional es desestimada de plano por el oficialismo. “Los fondos que manda Nación, de alguna manera, siempre terminan en los municipios de forma directa o indirecta. Por ejemplo, algunos tienen que ver con gastos educativos, o para cubrir gastos del sistema previsional cuando el IPS paga también a los jubilados municipales, y hay una permanente asistencia financiera a las comunas”, responden cerca del Gobernador.

Exponen, además, que “durante 2020 se transfirieron a los distritos 20.000 millones de pesos”. Agregan que “parte de los fondos de Nación nos permitieron comprar, por ejemplo, respiradores, y una buena parte fueron a hospitales municipales, además de la provisión de insumos para el cuidado del personal de la salud”.

Con todo este contexto, la discusión del Presupuesto y la Ley Impositiva entró en días claves. Todos saben que sin la existencia de un acuerdo será imposible avanzar, porque nadie tiene los votos necesarios en el Parlamento bonaerense para poder imponer su voluntad. Todos saben, también, que sería una muy mala señal política que la Provincia volviera a administrarse otro año sin contar con una proyección de gastos más o menos certera y previsible. 




Puntos más destacados
Los pedidos en la agenda de Juntos por el Cambio

Revisar el plan de obras de cada municipio y equiparar en algunos casos con los del Frente de Todos. Cambiar algunas obras que los alcaldes consideran esenciales y no están en el plan. n Que en algunas partidas de los 65.500 millones que aparecen en la planilla de “varios municipios” se especifiquen con mayor precisión obras y destinos. n Conocer con qué Código Unico de Distribución (CUD) se repartirá la coparticipación de 2021. Rechazo a que se haga un nuevo CUD con los parámetros sanitarios de este año. n Que se reconsidere el modo de reparto del Fondo Educativo, cuyos parámetros cambian. Un reclamo que viene de los intendentes del interior. n Que entre en el reparto de la coparticipación municipal el dinero que, de manera discrecional, Nación le envía a Provincia. n Cumplimentar las partidas que debieron llegar a los municipios este año y no llegaron, como, por ejemplo, los 2.000 millones de pesos del FIM; además de pagos atrasados por prestaciones, como las de IOMA a los hospitales municipales. n Que, más allá de la fuerte inversión en obra pública programada, vuelva a estar el FIM en 2021. n Cambios en algunos puntos de la Ley Impositiva.


Lo que le toca a cada comuna
El Ejecutivo se aferra al PREIMBA para ponerle una barrera al FIM

Los intendentes y legisladores de Juntos por el Cambio quieren que en el Presupuesto 2021 se incluya nuevamente el Fondo de Infraestructura Municipal (FIM). En la reunión que llevaron adelante Diego Valenzuela (PRO - Tres de Febrero) y Miguel Fernández (UCR - Trenque Lauquen) con el ministro de Hacienda, Pablo López, el pedido fue de una partida del 10% de los 170.000 millones de pesos destinados al total de obras de infraestructura. Mientras tanto, el jefe de Gabinete, Carlos Bianco aseguró que “no es necesario un FIM adicional” a los trabajos ya proyectados hacia los municipios, y dejó en claro que el Ejecutivo tiene pocas intenciones de acceder al pedido. De cualquier manera, esta postura podría reverse si se hace absolutamente necesario para cerrar el acuerdo. Lo que sí está claro es que si hay FIM, no será de 17.000 millones de pesos, como pidieron los jefes comunales en la reunión con López. “Están hablando de un monto exagerado y muy difícil de poner en perspectiva; el Presupuesto contempla muchas obras y, aunque analizamos todos los planteos que se hacen, ese es un monto que está fuera de rango”, confió una voz al tanto de las negociaciones. La misma fuente confirmó, además, que para el Gobierno provincial, el FIM estaría ya cubierto por el Programa de Emergencia de Infraestructura Municipal para la Provincia de Buenos Aires (PREIMBA), votado por el Congreso este año a instancias de Juntos por el Cambio, y que contempla un giro de 5.000 millones de pesos a distribuirse entre los 135 distritos bonaerenses. “El PREIMBA se va a ejecutar el año que viene y es para que los intendentes lleven adelante obras municipales”, aseveró. El dinero, ya debió haber sido girado. En el Gobierno bonaerense son optimistas en que les entrará a los municipios este año, para que lo puedan ejecutar en 2021. El siguiente cuadro muestra lo que le tocará a cada comuna por ese programa, de acuerdo al cálculo del coeficiente de distribución establecido para el plan de 5.000 millones de pesos. Este monto se reparte a través de indicadores objetivos: 50% por el Coeficiente Unico de Distribución (CUD) y 50% por ingresos corrientes de 2019.


Intendentes de JxC reunidos en La Plata


Números oficiales
El incremento de los gastos de capital en ministerios claves

Desde la oposición observaron que algunas áreas no tendrían un incremento presupuestario acorde al nivel de inflación de los últimos dos años. Uno de esos casos es Seguridad. Sin embargo, en términos reales, el aumento para gastos no salariales entre el último Presupuesto de Vidal y el primero de Kicillof es de 57 % (21.251 millones de pesos en 2019 y 33.273 para 2021). En Salud, el comparativo arroja una suba del 30% (de 57.560 millones a 74.926). En Educación, en tanto, el incremento del gasto no salarial alcanza el 63% (de 50.660 millones se pasó a 82.469). El total para infraestructura educativa estimado es de 6.561 millones. De todos modos, desde otros espacios piden que se especifique a qué escuelas van los casi 1.900 millones de pesos que aparecen en la planilla “varios” para infraestructura y equipamiento. La respuesta que un alto funcionario le dio a La Tecla al respecto fue: “Irá a todas las escuelas de la Provincia; en mayor o menor medida, todas necesitan alguna reparación, y eso es lo que se va a atender”. Resaltan que ese dinero está destinado al plan Escuelas a la Obra, que ya está en ejcución y se reforzará. Con el desglosado de los recursos para la cartera que conduce Agustina Vila, desde el Gobierno destacan el crecimiento exponencial en gastos de capital. Sobre la inversión no salarial de Educación para 2021, el 33% son gastos de capital, contra el 67% de gasto no salarial corriente. En 2016, la proporción fue 6% contra 94; en 2017, 18% contra 82%; en 2018, 19% contra 81; en 2019, 12% contra 88; y en el estimado de la ejecución del corriente año, 16% de gastos de capital contra 84% de gasto no salarial corriente.


¿Discriminación en las obras?
Entre chicanas, datos y pedidos

Desde que se presentó el Presupuesto, en Juntos por el Cambio hablan de discriminación en el reparto de obras a los municipios. De acuerdo a la nota publicada por La Tecla la semana pasada, donde se desglosó lo que le toca a cada distrito, salvo casos puntuales, no se advierte una diferencia sustancial entre distritos gobernados por el oficialismo y la oposición. Sí hay una incógnita sobre los 65.500 millones de pesos que aparecen en el ítem “varios municipios”. No obstante, casi como una lógica chicana política en medio de la negociación, intendentes y legisladores opositores dejan escapar que “frente a la discrecionalidad en el reparto de la obra pública será difícil votar este Presupuesto”. Según un diputado al tanto de las negociaciones, “la única forma de garantizar igualdad es el FIM, y no lo quieren poner”. En el Ejecutivo, en tanto, niegan todo tipo de discriminación política. “El total de las obras de infraestructura son 170.000 millones de pesos, de los cuales 115.000 pertenecen al Ministerio de Infraestructura. De esos 115.000 millones, un 37 es para obras en municipios de Juntos por el Cambio, y es un número similar al que les tocaría por el CUD”, explicaron a La Tecla desde el Ejecutivo. Además aseguran en el Gobierno que si la comparación se hiciera en base a la población, también “el reparto es muy parejo, porque los municipios del Frente de Todos son más densamente poblados”. Uno de los alcaldes que se quejaron fue Néstor Grindetti, porque a Lanús le tocó bastante menos que a sus vecinos oficialistas de Avellaneda y Quilmes. En el Gobierno aceptan que “puede haber alguna queja puntual, pero no hay discriminación política”, y que incluso algún intendente del oficialismo pudo verse perjudicado. Insisten en querer “desarmar la idea de discriminación política, porque no es real”.


Lo cuentan, pero no está
Incertidumbre por el Plan de Seguridad que Nación lanzó este año

Este año, el Gobierno nacional presentó el Programa de Fortalecimiento de la Seguridad, con una inversión total de 37.700 millones de pesos, de los cuales 10.000 millones se comenzaron a transferir hace un par de semanas a los distritos de los cordones primero y segundo del Conurbano, para fortalecer la prevención. En Provincia esperan que el programa continúe (más allá de las obras ya anunciadas que se extenderán a 2021) y haya otra ayuda extra en 2021. Pero eso no está estipulado en el Presupuesto, y la oposición también reclama precisiones sobre el particular. Desde el Gobierno bonaerense respondieron a este medio que “todavía no está definido” qué sucederá, aunque aclararon que “la intención de todas las partes es darle continuidad”. La incertidumbre quedó planteada desde el momento en que no hay partidas asignadas a tal efecto en el Presupuesto nacional votado por el Congreso.