INFORME ESPECIAL
15/11
Chau a las PASO ¿es posible en la Provincia?
El debate se coló en la agenda nacional en los últimos días. Los gobernadores lo pusieron sobre la mesa y en el equipo de Alberto Fernández miran con recelo. Cómo es el escenario en el suelo bonaerense.
Por segunda vez en el año, apareció sobre la mesa un tema que escapa por la tangente ante la crisis que vive el país producto de la pandemia de coronavirus y la crisis socioeconómica. La eliminación de las Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias, las PASO. 

La primera vez tuvo lugar a mediados de abril, cuando el virus de covid-19 era una novedad y el confinamiento se mantenía con altos niveles. En aquella oportunidad, el representante del Ejecutivo de Alberto Fernández ante el Consejo de la Magistratura, Gerónimo Ustarroz, deslizó la posibilidad en una conversación virtual realizada por la Cámara Electoral. 

Si bien, desde el Ministerio del Interior que conduce Eduardo “Wado” de Pedro, rápidamente lo desmintieron, la idea quedó en una especie de limbo al que la política no olvidó. Por caso, en las últimas semanas fueron los gobernadores del peronismo los que volvieron a poner el tema en la agenda nacional. Claro, con menor fortaleza que la situación sanitaria, económica, y social.

Así, de a poco comenzó a ganar espacio y ser parte de las conversaciones de los diferentes espacios. ¿Cuáles son las posibilidades certeras para avanzar sobre la supresión de las PASO? En Nación, sostienen a ultranza que ninguna. Conforme recolectó este medio, desde la cartera que conduce el camporista De Pedro, no ven con buenos ojos el cambio en la regla electoral. 

A pesar de ello, el ministerio de articulación con los gobiernos regionales recibe -y recibirá- varios gestos de los propios para dar el primer paso.  Vale recordar que, Interior lleva las riendas del sistema electoral pero no toma la decisión sobre la legislación. En ello se escuda “Wado”. “Es en el Congreso donde se deben discutir estos temas”, dicen desde Interior. A priori, la postura no es avalar la eliminación pero sí permitir el lobby de los gobernadores por dar los pasos iniciales.

En ese marco, la provincia de Buenos Aires se encuentra en una situación particular. Es que, por ley, el calendario electoral bonaerense está atado al nacional y las PASO provinciales cuentan con una legislación propia. Por ende, se debería convocar a la Legislatura a una modificación que, hoy en día, solamente surgiría desde alguna de las fuerzas mayoritarias: Frente de Todos o Juntos por el Cambio.

Según pudo saber LaTecla.info, el Ejecutivo provincial no piensa en la posibilidad de instar el debate en el Legislativo. Así lo señalaron a este medio desde la mesa chica de Kicillof al asegurar que no es una prioridad en la agenda bonaerense. “Prioridades son la vivienda, la educación, la seguridad, la salud, la producción, el empleo. Somos peronistas”, sentenciaron al ser consultados sobre la posibilidad de debatir el fin de las PASO.

Con dicho escenario, las miradas apuntan al Poder Legislativo y su accionar. Son dos las comisiones que tienen potestad para el tratamiento, Asuntos Constitucionales y Acuerdos, conducida por el camporista alfil de “Wado” y Máximo Kirchner; Emmanuel González Santalla; y Legislación General, con Francisco “Paco” Durañona a la cabeza.

En ese sentido, desde la Cámara Alta que lidera Verónica Magario, uno de los pesos pesados en las conversaciones intrapartidos puso blanco sobre negro el escenario: “si una fuerza política no quiere, no se modifica”. De esa manera, abundó: “en el contexto de dos fuerzas con mayoría, es necesario el consenso, porque si pasa por el Senado no pasa por Diputados o viceversa. La única manera es que las dos fuerzas quieran o que alguna de las fuerzas se rompa, sino no hay forma que prospere”.

Asimismo, desde las comisiones que deberían poner en debate la posibilidad, ratificaron la posición de uno de los jugadores internos. “Es un debate que se tiene que dar en cada espacio, dentro de cada bloque y ahí ver qué pasa”, liquidaron.

En tanto, desde la oposición de Juntos por el Cambio sostienen que “la realidad es distinta a otros años. Para nosotros unas PASO pueden ser ordenadoras”. En esa línea, consideran que el camino es largo y el Gobierno puede mutar la negativa actual para impulsar una variable “en caso que el fuego vuelva” y detallaron: “estamos en un escenario de mucha incertidumbre, con un Gobierno (nacional) que pierde 20 puntos de apoyo en un mes, si no le va bien en las elecciones puede ser un problema importante”.

El oficialismo legislativo, al igual que la oposición, sostiene que “por ahora no hay posibilidad de avanzar”. Así, los dos bloques que mueven la política en las Cámaras bonaerenses echan por tierra la posibilidad de acabar con las PASO en la Provincia.


La oposición muestra recelo y una interna propia


Es Juntos por el Cambio el sector que sostiene que unas PASO pueden ser claves para su futuro electoral. Al contrario, Todos busca adivinar el parpadeo ante la coyuntura y se mueve en línea con el clima social. En ese sentido, la oposición muestra una serie de divisiones no menores.

Por caso, desde las bancas legislativas ponen la mirada en los jefes comunales, principalmente del PRO. “Hoy no quieren que caiga la ley (PASO), pero el año pasado eran ellos los que la querían voltear”, lanzan.

De esa manera, ponen el foco en el poder que el Grupo Dorrego busca ganar como negociadores en tono electoral. “Las estrategias electorales tienen que tener la voz de los intendentes, pero no ser la única voz. No está mal que opinen, pero sin Nación y sin Provincia piensan que con eso (intendencias) tienen para manejar todo, como pasa con el Presupuesto”, liquidaron desde una de las bancas de la Legislatura.

En ese marco, señalaron que “en un país polarizado, las fuerzas nacionales no son una federación de intendentes. Los debates locales no guían la agenda”.

Así tomaron el antecedente vivido por la Unión Cívica Radical hace ya varios años. “La UCR ya pasó por esta etapa de dominio de los intendentes en las decisiones y los armados. Y así le fue, casi desapareció”, sentenciaron.

La búsqueda de los alcaldes de JxC por mantener las PASO para ordenar la interna y poner en debate el poder electoral, generó otra disputa interna en la oposición.