CAMBIOS
13/11/2020
¿Alberto Fernández puede robar una ministra del equipo de Axel Kicillof?
Desde la Casa Rosada desmienten nuevos cambios en el equipo presidencial. Sin embargo, LaTecla.info pudo saber que existe una buena percepción nacional sobre una kicillofista.

La carta de Cristina Fernández aún genera movimientos en la estructura del Frente de Todos. Fue ordenadora, dicen en el oficialismo y lo repiten los analistas de comunicación política. “Funcionarios que no funcionan”, dijo la vicepresidenta y líder del kirchnerismo, para que comiencen los movimientos. 

A los pocos días se dio el primer cambio y la salida “decorosa” de María Eugenia Bielsa rumbo a la UNESCO. En contrapartida, asumió en la cartera de Hábitat un ultrakirchnerista como Jorge Ferraresi, ahora intendente con licencia de Avellaneda y vicepresidente del Instituto Patria. A pesar de su cepa K, los intendentes del Conurbano cuentan a Ferraresi como un reconocimiento para ellos: “es un intendente con gestión”, dijeron a este medio.

Sin embargo, parece que la primera variable en el gabinete de Alberto Fernández no sería la última. Por estas horas, recrudecieron las críticas con la mirada en funcionarios que, justamente, no funcionarían o no colmarían las expectativas de buena parte del mundillo dirigencial. Los dardos apuntan a la cartera laboral de Claudio Moroni y aceleraron el malestar interno en la coalición de gobierno.

Como si fuera poco, LaTecla.info pudo saber que en el equipo nacional miran con buenos ojos a una de las afiles de la administración bonaerense de Axel Kicillof. La ministra de Trabajo provincial, Mara Ruiz Malec, es seguida de cerca por la pata política del Gabinete nacional.

Dos ejes marcan la diferencia entre Mara y Moroni. En los pasillos de la Casa Rosada sostienen que la funcionaria bonaerense e hincha de Villa San Carlos “tiene buena relación con todos los sindicatos, no tuvo problemas” y “las paritarias fueron buenas”. De mínima, Ruiz Malec cuenta con el reconocimiento de formar parte del selecto grupo de “funcionarios que funcionan”.

No obstante, según pudo saber este medio, desde la órbita nacional no hubo un acercamiento formal a la estructura laboral de la Provincia. Incluso, en el kicillofismo no ven pronósticos de una eventual salida del triunvirato laboral que encabeza Moroni junto al ex Chevron, Leonardo Di Pietro (secretario de Empleo), y el platense ligado al Partido para la Victoria del difunto Aldo San Pedro, Marcelo Belloni (secretario de Trabajo). Además, subrayan que la relación entre las carteras es buena y se evidencia en la articulación de las mismas.

Otra posibilidad que se baraja, siempre con vistas al Ministerio emplazado en la avenida Alem al 650 en la Ciudad de Buenos Aires, es el porteño Mariano Recalde, hoy senador nacional. El ex titular de Aerolíneas Argentinas y responsable de acercar a Kicillof a La Cámpora, tendría en su ambición la conducción del ministerio de Trabajo; así lo consignó Ramón Indart.

´Cuando el río suena, agua trae´, dice el refrán popular. Así, el Gabinete de Alberto Fernández mantiene los rumores de nuevos cambios. Esta vez, el run-run salpica a la gestión de Kicillof.