USURPACIONES
08/10
El fantasma de Guernica llega a otro distrito peronista
El rumor de un presunto traslado de grupos de personas que tomar tierras en el Conurbano llegó a Mercedes, luego de generar inquietud en otros municipios del Frente de Todos. La comuna los desmiente, y la Provincia asegura que es generado por la oposición para "generar ruido".


Tras la explosión mediática que significó -y significa- la toma de terrenos en Guernica, en el partido de Presidente Perón, comenzó a circular la versión de que varios de los usurpadores podrían ser realojados en distritos del interior bonaerense.

Así, los intendentes de Villa Gesell, Gustavo Barrera, y de 25 de Mayo, Hernán Ralinqueo, debieron desmentir la existencia de planes de este calibre, que motivaron, incluso, una movilización de vecinos en el segundo de los municipios.

Ahora, el "fantasma de Guernica" llegó a otra comuna, también de signo peronista, como es Mercedes, donde gobierna el camporista Juan Ignacio Ustarroz (Frente de Todos).

La especie se viralizó en dicha localidad luego de que la concejala Evangelina Cabral (Juntos por el Cambio) aseguró a PeriodismoyPunto Radio que, a pesar de no tener confirmación, tenía conocimiento por rumores de que  usurpadores de Presidente Perón llegarían a la ciudad.

"En Mercedes se acaba de firmar un convenio comodato por 15 años con una cooperativa que se llama Unión de Trabajadores de la Tierra (UTT), que tenía domicilio correspondiente al municipio de General Rodríguez y que en apenas 15 días, curiosamente comenzó a figurar con domicilio en Mercedes. En ese convenio se especifica que se le va a dar las tierras gratis por 15 años a gente que no se sabe ni quienes son, ni cuantos son, ni de donde vienen", aseguró.

Desde la Provincia descartaron cualquier plan para realojar a quienes tomaron tierras en el Conurbano, asegurando que " esos fantasmas los agita la oposición para generar ruido, pero no hay nada". 

Y aseguran que "no hay razón por la cual la gente que se asienta en Guernica acepte irse a Mercedes, que está a 150 kilómetros, menos aún si no se le genera una expectativa de vivienda y laboral que los seduzca. Asustan a la gente, pero no es real".