INTERNA
07/10
Los pliegos que rechaza el oficialismo
El Gobernador revisará cada uno de los 41 aprobados por la oposición en el Senado. El Frente de Todos tiene observaciones sobre 19 funcionarios judiciales. Qué pasa si Kicillof no los firma. En el PDF, todos los nombres
Hacía apenas unos minutos que el reloj marcaba el inicio de un nuevo día. Ya era 11 de septiembre en el recinto de la Cámara de Senadores de la provincia de Buenos Aires, cuando todos los legisladores del Frente de Todos, incluida la vicegobernadora, Verónica Magario, decidieron abandonar sus bancas. ¿El motivo? Juntos por el Cambio, que cuenta con mayoría propia, había decidido poner a consideración el voto de 42 pliegos de camaristas, jueces, fiscales y defensores oficiales de distintos departamentos judiciales, pese a que el gobernador Axel Kicillof había ordenado, por decreto, devolver los pliegos para que el Ejecutivo reevalúe pormenorizadamente cada uno. 

Los 42 pliegos habían entrado en el Senado el año pasado, durante el gobierno de María Eugenia Vidal, y su tratamiento se fue postergando por distintas razones. Incluso, durante la transición de gobierno, Magario y Daniel Salvador, quien por entonces era el vicegobernador, habían acordado que no setratarían hasta tanto no estuviera conformada la nueva cámara. 

Pasaron los meses, llegó la pandemia, y los pliegos (y la oposición) seguían esperando. Es que desde diciembre, oficialismo y oposición mantenían una disputa centrada en, al menos, 19 de los 42 pliegos. Según fue confirmado a La Tecla, los cuestionamientos de parte del Frente de Todos estaban centrados en todos los postulantes del Departamento Judicial Avellaneda-Lanús, los dos del Tribunal de Casación, el aspirante a la Cámara Penal de Mar del Plata, los fiscales de Lomas de Zamora, el juez del Tribunal de Quilmes y un fiscal de San Isidro. Este último, correspondiente a Iván Jarish, finalmente no fue aprobado por encontrarse detenido, acusado de integrar una asociación ilícita. El resto recibió el visto bueno del Senado. 



¿Qué pasa ahora? De acuerdo al procedimiento que dicta la ley, es el gobernador Axel Kicillof quien debe firmar el nombramiento de cada uno de los funcionarios judiciales para que sean efectivamente nombrados. Desde Casa de Gobierno confirmaron a este medio que el mandatario revisará uno por uno. Si no pasa por el filtro de Kicillof, ese cargo quedará vacante hasta tanto el o la postulante renuncie a su intención de ocuparlo. “La ley dice que el Consejo de la Magistratura evalúa y eleva una terna a consideración del Gobernador. El Ejecutivo, mediante el ministro de Justicia y el Gobernador, eleva la propuesta al Senado, y es el Senado el que presta acuerdo para ese pliego. No hay nada en ese camino que diga que puede volver para atrás. 

Hubo muchas instancias en el medio para reverlo, pero, por una impericia total, se terminaron votando todos los pliegos”, señaló un legislador oficialista. 

Según pudo saber La Tecla, lo que disparó el enojo de Juntos por el Cambio fue el decreto de Kicillof. Al parecer, ambos bloques habían acordado que los pliegos fueran devueltos nuevamente al Ejecutivo, como había sucedido cuando Daniel Scioli le cedió el poder a María Eugenia Vidal. Incluso hasta Sergio Massa había intervenido y acordado los términos con la exgobernadora para que este trámite sea lo más diplomático posible. Pero el decreto, para la oposición, fue una especie de declaración de guerra. 

El presidente del bloque de Juntos por el Cambio, Roberto Costa, salió con los tapones de punta. Aseguró que la maniobra era inconstitucional, incluyó los pliegos en el orden del día... y el resto de la historia ya es conocido.


Parálisis en el Consejo de la Magistratura
La situación actual del Consejo de la Magistratura es bastante particular. Primero, por la pandemia; segundo, porque la Suprema Corte de Justicia bonaerense no designó aún a su representante para que presida el cuerpo. Hasta tanto, quien conduce las sesiones es el vicepresidente Mauro Benente, funcionario del Ministerio de Justicia y DDHH de la Provincia. Hasta ahora, el Consejo solo se limitó a realizar una serie de entrevistas a candidatos y algunos exámenes que están demorados, pero no se ha avanzado en la selección de ternas.

Nombramientos
El antecedente de Daniel Scioli y los que esperaron una década

Desde 2011 existen 53 nombramientos congelados para las salas regionalizadas del Tribunal de Casación, la máxima instancia penal de la Provincia, previa a la Suprema Corte de Justicia de Buenos Aires. Es decir que medio centenar de funcionarios judiciales esperaron ser designados durante el segundo mandato de Daniel Scioli, todo el de María Eugenia Vidal y los diez meses de Axel Kicillof. Los pliegos fueron preseleccionados por el Consejo de la Magistratura para integrar el nuevo Tribunal, que pretendía sumar salas a distintos departamentos judiciales, incluido el interior. Aún no fueron cubiertos. Asimismo cabe recordar que meses antes de terminar su mandato, Scioli envió a la Legislatura 126 pliegos judiciales para obtener el asentimiento del Senado. En la primera semana de diciembre, a días del cambio de composición de la cámara, la oposición bloqueó ese intento y forzó a que el debate se trasladara al siguiente período legislativo. Finalmente, Vidal retiró gran parte de los pliegos y los reenvió con ciertas modificaciones. “Mientras el Gobernador estudia los pliegos esperamos que haya resoluciones políticas que puedan destrabar la situación. El diálogo, nunca se debe romper; la oposición, en este caso se apresuró, y tiene que encontrar la forma de sentarse a resolver de manera política un tema que es netamente político”, señaló a La Tecla el diputado Jorge D’Onofrio, quien integra el Consejo de la Magistratura en representación del Poder Legislativo.