POLEMICA
29/09
La educación se metió en la grieta y se cruzaron dos exministros bonarerenses
Alejandro Finocchiaro Salió a exigir la normalización del ciclo lectivo en Nación y Provincia. Sin embargo, Silvina Gvirtz lo cruzó y pidió “no hacer marketing político” con la situación de pandemia. Mientras tanto, los intendentes de Juntos por el Cambio comenzaron a elevar protocolos para la vuelta a las aulas.
El ex ministro de Educación de la Nación, Alejandro Finocchiaro, es una de las principales voces de Juntos por el Cambio en el reclamo a la Nación y a la provincia de Buenos Aires de las clases presenciales. “Lo ideal sería que empecemos con la presencialidad donde se pueda y de la forma que se pueda”, había señalado en declaraciones a CNN Radio.

Finocchiaro, que además fue titular de la Dirección de General de Cultura y Educación durante la gestión de María Eugenia Vidal, definió al 2020 como un “año perdido” por la pandemia y la cuarentena preventiva.

“Si esto se extiende un año más, habríamos tenido dos años sin clases. Eso sería un retroceso tremendo que van a sufrir los alumnos en su vida de adulto”, vaticinó.

La vuelta a clases en el Conurbano bonaerense en plena pandemia es un tema pospuesto por las autoridades de educación de Nación y Provincia, ya que el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) es el conglomerado más populoso, por ende con mayor circulación del virus.

Al cruce de los dichos de Finocchiaro salió Slivina Gvirtz, secretaria de Ciencias, Tecnología y Políticas Educativas de La Matanza y también exministra provincial, quien le pidió al exfuncionario macrista  “hacerse responsable y asumir las consecuencias de desmantelar políticas tan importantes” como el plan Conectar Igualdad.

“Llama la atención que personalidades que en su momento desmantelaron un programa como Conectar Igualdad, cosa que hoy posibilitaría que todos los estudiantes tuviesen una computadora para educarse en pandemia, sean los adalides de la vuelta a clases”, señaló la titular de Educación del municipio en el que Finocchiaro fue candidato a intendente y perdió, a manos de Fernando Espinoza.

Según explicó la extitular de la Dirección de Educación y Cultura bonaerense, con el Conectar Igualdad, lanzado durante la presidencia de Cristina Fernández, se permitía no solo que el alumno tuviera una netbook, sino que se comunicara con el docente vía intranet, en vez de por Whatsapp. 

“Yo no volvería en clase en el AMBA en este momento”, opinó Gvirtz, que señaló que actualmente “el problema pasa por una cuestión sanitaria”. 

“Cuando uno está en el pico de la pandemia, la vuelta a clases se hace complicada”, indicó.
Finalmente, la funcionaria matancera pidió que “no se haga marketing político con estas situaciones” y “salir de la lógica ‘clases sí o no’”. 

“Yo creo que necesitamos puntos de consensos y no convertir esto en una batalla político partidaria”, cerró.

Protocolos macristas

Lejos de dejarles a sus secretarios de educación el reclamo de la vuelta a clases presenciales, los propios intendentes de los municipios del conurbano norte gobernados por Juntos por el Cambio salieron en bloque a hacer público el pedido proponiendo protocolos a la Provincia, encargada de autorizar las actividades en los distritos.

Uno de los primeros en hacer el anuncio, fue el intendente de Tres de Febrero, Diego Valenzuela, que elevó a la Provincia un protocolo para que los alumnos de sexto años vuelvan a clase, ya que son los que finalizan sus estudios secundarios.



En una sintonía similar a la de Valenzuela, el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, también presentó a la Provincia un protocolo confeccionado con pedagogos, infectólogos, psicólogos e integrantes de distintas áreas del municipio.

Según pudo saber este medio, la iniciativa propone que cada establecimiento tenga su propio protocolo, plan de mejoras de higiene y ventilación adecuadas de las aulas. Los salones tendrán que tener una ocupación de una persona cada 5 m2, con un máximo por aula de 15 alumnos. Todos estos, tendrán que tener un distanciamiento de dos metros, tapabocas y uso del alcohol en gel.

Por su parte, el intendente de Vicente López, Jorge Macri, adelantó que están trabajando en un protocolo para “aprovechar el espacio abierto, el patio, con los docentes que estén dispuesto a hacerlo, sin imponerlo”, con el “concepto de recuperar lo vincular”.

Peronistas, en línea con Provincia

Más allá de los dichos de Gvirtz contra la iniciativa de Finocchiaro, gran parte de los municipios comandados por el Frente de Todos optaron por el silencio sobre la vuelta a clases. Según señalaron desde un municipio gestionado por el kirchnerismo, cualquier comentario respecto a las clases solo será realizado por la Gobernación.

Algo de esto pudo ser pactado luego de la reunión que mantuvieron el viernes pasado un grupo de intendentes  de AMBA (del Frente de Todos y de Juntos por el Cambio) con la titular de la Dirección de Cultura y Educación bonaerense, Agustina Vila. Más allá de las ideas lanzadas luego por los alcaldes macristas, se acordó que cualquier posible vuelta a clases se hará de manera coordinada.

“Nosotros vamos en función de lo que diga Nación y Provincia, no nos movemos un centímetro en todos los órdenes y en todas las actividades que se aprobaron. Esperamos que se habiliten, bajo qué protocolos y entonces ahí los implementamos”, señalaron en off the record a La Tecla desde un municipio del conurbano sur.