SALUD
19/09
Crisis sanitaria: crecen los contagios y las muertes por Covid-19 en la primera línea
Según informaron desde la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires a LaTecla.info, en el sistema sanitario (al 16 de septiembre) había 31.000 infectados y 140 fallecidos. Para la misma fecha, en Provincia,  había 19.285 infectados y 90 fallecidos entre el personal de Salud.
Mientras el coronavirus avanza a paso firme en todo el territorio nacional, también es cada vez más crítica la situación del sistema de Salud, en especial el apartado que tiene que ver con el personal. Son cada vez más los médicos y enfermeros que se contagian de Covid-19 y lamentablemente algunos pierden la vida por ello.

El total de casos en el país asciende a 613.658 mientras que los fallecidos ya suman 12.656. Según informaron desde la Asociación Sindical de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires a LaTecla.info, en el sistema sanitario (al 16 de septiembre) había 31.000 infectados y 140 fallecidos. Para la misma fecha, en Provincia,  había 19.285 infectados y 90 fallecidos entre el personal de Salud.


Cabe señalar que en medio de la escalada de casos, los médicos de terapia intensiva del país enviaron una carta abierta a la sociedad en la que manifestaban su desesperación por la situación. "Los médicos, enfermeros, kinesiólogos y otros miembros de la comunidad de la terapia intensiva sentimos que estamos perdiendo la batalla. Sentimos que los recursos para salvar a los pacientes con coronavirus se están agotando. La mayoría de las Unidades de Terapia Intensiva del país se encuentran con un altísimo nivel de ocupación. Los recursos físicos y tecnológicos como las camas con respiradores y monitores son cada vez más escasos. La cuestión principal, sin embargo, es la escasez de los trabajadores de la terapia intensiva, que a diferencia de las camas y los respiradores, no pueden multiplicarse", reza el comunicado de la Sociedad Argentina de Terapia Intensiva.

Y agrega: "Los intensivistas, que ya éramos pocos antes de la pandemia, hoy nos encontramos al límite de nuestras fuerzas, raleados por la enfermedad, exhaustos por el tarbajo continuo e intenso, atendiendo cada vez más pacientes. Estas cuestiones deterioran la calidad de atención que habitualmente brindamos. Enfundados en los equipos de protección personal, apenas podemos respirar, hablar, comunicarnos entre nosotros. También tenemos que lamentar bajas, personal infectado y lamentablemente, fallecidos, colegas y amigos caídos que nos duelen, que nos desgarran tan profundamente".

Semanas atrás, el Jefe de Terapia Intensiva del Sanatorio Otamendi (CABA), Arnaldo Dubin, apuntó a este medio que "estamos agotados físicamente, exhaustos en lo psicológico. Cometemos errores, nos enfermamos. Hay compañeros que fallecieron. El resultado, entonces, no es el mismo. Hay índices que nos preocupan. La letalidad, que es el número de fallecidos dividido por la cantidad de contagios, está aumentando”.

En tanto, Luis Tako Zea, Jefe de la Terapia Intensiva del Hospital Interzonal de Ezeiza "Dr. Alberto Antranik Eurnekian", apuntó a LaTecla.info que "estamos siendo superados por la situación. Además de los médicos, también por contagios o aislamientos están faltando enfermeros, kinesiólogos, etc, que repercute directamente en la calidad de atención del paciente. Tenemos las habitaciones, los elementos; pero de qué sirve si el recurso humano que hace que los aparatos funcionen es insuficiente. Y esos aparatos justamente son los que hacen que se recupere un paciente.