SEXTA SECCIóN
11/09
"Sin aviso": se rompió el oficialismo y la concejal "despedida" le apunta al intendente
"Me sorprende enormemente que el Intendente, como referente del espacio político y principalmente como hombre de bien que creo que es, no me lo haya manifestado antes", expresó a través de una carta la ahora ex concejal del vecinalismo de Salliqueló, Miriam Pordomingo. Le apunta los cañones al jefe comunal Juan Miguel Nosetti. La carta del despido y la respuesta
Las cosas, al parecer, no venían bien. Y como era de esperar, terminaron mal. El intendente de Salliqueló, el vecinalista Juan Miguel Nosetti, ya no cuenta con cinco ediles en el Concejo, sino con cuatro, le acaban de dar salida a la representante del peronismo, que vale recordar, había salido cabeza de lista, Mariel Pordomingo.

Los concejales Laura Martinengo, Darío Niell, Raúl Hernández y Lorena Elorriaga emitieron un comunicado donde afirman -tal como publicó Veradia- que no están dispuestos a seguir soportando "presiones" de ninguna índole ni expresiones agraviantes, por lo que dan libertad de acción dentro del HCD a la concejal Miriam Pordomingo. O sea, le dieron salida. 

"Por lo antes expuesto, y frente a la incomodidad manifestada por la Sra. Miriam Pordomingo es que consideramos que lo mejor es  la división del bloque dándole la libertad para actuar con autonomía en su tarea legislativa, dejando  de formar parte del equipo de concejales oficialistas", dice la carta es la parte más jugosa. 

Y agrega, como para que no queden dudas: "A partir de la fecha, el bloque de Unión Vecinal seguirá compuesto por la concejal Laura Mantinengo, los concejales Darío Niell y Raúl Hernández y Lorena Elorriaga como concejal suplente".

Más adelante, los gradecimientos. "Agradecemos a la Sra. Miriam Pordomingo y su entorno familiar por los aportes realizados durante el último año en nuestro espacio político, y al mismo tiempo manifestamos que no estamos dispuestos a seguir soportando presiones de ninguna índole ni expresiones agraviantes especialmente hacia quienes nos representan con responsabilidad y compromiso".

"Está claro que tenemos diferencias metodológicas insalvables, y que no transitamos por los mismos caminos. Entendemos que tales circunstancias han producido una imposibilidad de seguir trabajando juntos, proyectando, impulsando y acompañando en los aciertos y en los errores, una gestión de gobierno que apenas comienza a caminar en un momento histórico adverso sin precedente", completaba la misiva. 
 
Por supuesto, la ahora integrante de un unibloque no se iba a quedar callada. Y dijo lo suyo. "Como Concejal del distrito de Salliqueló, me siento en la necesidad de emitir opinión respecto del comunicado difundido por integrantes del Bloque de Concejales de la Unión Vecinal que tanto a mí como al conjunto de la sociedad nos ha tomado por sorpresa; y manifestar que siento una profunda angustia en lo personal y una enorme preocupación en términos políticos y de representatividad popular", arrancó Pordomingo.

Y luego, tras explicar cómo el derrotero de la relación con el resto de sus ex compañeros de bancada, dijo que "me siento en la obligación de expresar estos criterios porque realmente me preocupa la actitud antidemocrática y autoritaria que están teniendo no solo para conmigo, sino también para con el electorado y el mandato que los salliquelenses y quenumenses nos encomendaron". 

Y también la ligó el alcalde. "Me sorprende enormemente que el Intendente, como referente del espacio político y principalmente como hombre de bien que creo que es, no me lo haya manifestado antes, ni se haya comunicado conmigo, y termine siendo rehén de las actitudes autoritarias de su entorno", enfatizó, casi en el final.


Miriam Pordomingo


 
LA CARTA COMPLETA DEL DESPIDO


A la comunidad de Salliqueló y Quenumá:


Cómo oficialismo dentro del Honorable Concejo Deliberante, somos parte del equipo de gobierno. En ese sentido, estamos convencidos que para tener una mejor comunidad siempre debe prevalecer el trabajo  coordinado y cooperativo.

Interpretamos con responsabilidad el contexto actual y los difíciles tiempos que se viven en nuestra comunidad, sabemos que no es momento de vanidades e  individualismos,  y estamos convencidos que las cosas negativas de la política perjudican a los vecinos al no permitir el fluido desarrollo  de las políticas públicas  necesarias para el bien común.

Nuestra intención siempre ha sido funcionar como corresponde al trabajo de un bloque político, en que los proyectos se discuten, se modifican y se determina cuando y como son elevados para su tratamiento.

Durante este tiempo lo hemos intentado, apelando al diálogo como herramienta fundamental para compatibilizar y construir, intentando por todos los medios generar la confianza para poder seguir trabajando en equipo, pero se evidencia claramente que no hemos logrado nuestro objetivo.

Agradecemos a la Sra. Miriam Pordomingo y su entorno familiar por los aportes realizados durante el último año en nuestro espacio político, y al mismo tiempo manifestamos que no estamos dispuestos a seguir soportando presiones de ninguna índole ni expresiones agraviantes especialmente hacia quienes nos representan con responsabilidad y compromiso.

Está claro que tenemos diferencias metodológicas insalvables, y que no transitamos por los mismos caminos.

Entendemos que tales circunstancias han producido una imposibilidad de seguir trabajando juntos, proyectando, impulsando y acompañando en los aciertos y en los errores, una gestión de gobierno que apenas comienza a caminar en un momento histórico adverso sin precedentes.

Por lo antes expuesto, y frente a la incomodidad manifestada por la Sra. Miriam Pordomingo es que consideramos que lo mejor es  la división del bloque dándole la libertad para actuar con autonomía en su tarea legislativa, dejando  de formar  parte del equipo de concejales oficialistas.

A partir de la fecha, el bloque de Unión Vecinal seguirá compuesto por la concejal Laura Mantinengo, los concejales Darío Niell y Raúl Hernández y Lorena Elorriaga como concejal suplente.

En Unión Vecinal  Salliqueló somos  vecinos y vecinas  con diferentes ideologías políticas y creencias religiosas,  pero compartimos los mismos valores y un mismo sueño, que es construir un Salliqueló y Quenuma mejor.

Atte. Bloque de Concejales Unión Vecinal Salliqueló.

Laura Martinengo, Darío Niell, Raúl Hernández y Lorena Elorriaga.



LA CARTA COMPLETA DE LA CONCEJAL DESPEDIDA


A la comunidad de Salliqueló y Quenumá:

Como Concejal del distrito de Salliqueló, me siento en la necesidad de emitir opinión respecto del comunicado difundido por integrantes del Bloque de Concejales de la Unión Vecinal que tanto a mí como al conjunto de la sociedad nos ha tomado por sorpresa; y manifestar que siento una profunda angustia en lo personal y una enorme preocupación en términos políticos y de representatividad popular.

Como es de público conocimiento, la conformación de la lista electoral que triunfó en las elecciones de octubre pasado y en la que tuve el honor de ocupar el primer lugar de la nómina de concejales, fue producto del diálogo, el consenso, la confianza, la apertura y el ánimo común de trabajar por un Salliqueló y un Quenumá mejor, con la madurez política y la responsabilidad que ello conlleva. En tal sentido y por iniciativa del actual Intendente, mantuvimos innumerables reuniones y supimos llevar a cabo un trabajo conjunto desde el año 2017, siempre con ánimo de acercar posiciones y haciendo primar la tolerancia y el diálogo ante las diferencias. Mi composición ideológica es peronista y, más allá de las dificultades partidarias, siempre he manifestado mi pensamiento y mi sentir peronista con total libertad y orgullo, sintiéndome sumamente respetada en ese sentido por la conducción de Unión Vecinal Salliqueló hasta el día de hoy.

Es un contexto difícil el que nos toca vivir a todos, el tener que atravesar esta pandemia y la situación de emergencia en la que nos vemos inmersos requiere de mucha responsabilidad, compromiso y también solidaridad de todos quienes tenemos responsabilidades de gobierno y de todo el arco político; y quizá haya sido este contexto de crisis y el criterio de solidaridad el que dejó en evidencia las insalvables diferencias a las que hace referencia el comunicado emitido por mis pares; a las que yo considero ideológicas más que metodológicas.

La primera diferencia que se generó dentro del bloque de concejales de Unión Vecinal Salliqueló fue en el mes de marzo, cuando puse a consideración del bloque y del ejecutivo el tratamiento de un proyecto de ordenanza sobre reducción de sueldos de funcionarios de la planta política y dietas de concejales, al que rotundamente se opusieron con argumentos individualistas, para luego resolverlo por disposición del Intendente, quién decretó la donación de un porcentaje mínimo de los salarios de funcionarios políticos por término de 60 días y luego el Honorable Concejo Deliberante hizo lo propio, decretar una donación, que muy lejos está del espíritu del proyecto que proponía la reducción y la creación de una partida presupuestaria con esos fondos, destinada a atender la emergencia y las carencias que existen en nuestro distrito, que son muchas y todos comprendemos que los recursos son escasos, pero considero al igual que gran parte de la sociedad, que los sueldos políticos son excesivamente elevados. Sigo convencida hasta el día de hoy que ese proyecto debiera, al menos, ser debatido en el Honorable Concejo Deliberante, ya que ni siquiera le dieron ingreso oportunamente.

¿Yo me pregunto a qué vinimos, si en este momento de profunda crisis no somos capaces de solidarizarnos verdaderamente con aquellos vecinos que la están pasando mal? ¿Es realmente necesario destinar esta inmensa cantidad de dinero público a los sueldos políticos en este momento?

Siendo aquel proyecto la disputa inicial dentro del bloque, luego se produjeron otras diferencias, que insisto, tienen que ver con lo ideológico y con la evidente distancia que ha tomado la gestión de gobierno con todo aquello que propusimos y criticamos durante la campaña electoral. Debo reconocer que la incomodidad a que refiere el comunicado de mis pares es real, porque verdaderamente me incomoda la incongruencia entre lo que se le ofreció al electorado y el rumbo por el que luego se optó. Entiendo que era demasiado cómodo el lugar de la crítica cuando no teníamos la responsabilidad de gobernar, y que la situación actual es inédita. Es cierto que la pandemia y la crisis que vivimos obstaculiza el desempeño de una gestión de gobierno, eso no está en discusión, pero también deja en evidencia la miseria de algunas almas.

Durante toda la campaña electoral, como también durante el transcurso de toda la gestión legislativa del espacio que conduce el Intendente, se han manifestado y puntualizado los errores de gestiones anteriores con un discurso extremadamente moralista, proponiendo dar por tierra con todo tipo de irregularidades en cuanto a la administración de los fondos públicos; y lo que  hoy ha provocado el enojo y la intolerancia de mis pares del bloque, ha sido mi osada actitud de consultar en las dependencias correspondientes sobre diferentes temas, y puntualmente uno muy controversial para la sociedad, que es si realmente el Presidente del HCD Raúl Hernández es proveedor de la Municipalidad de Salliqueló. Entiendo que esa inquietud pudo haber provocado enojo e incomodidad en mis pares, pero más incómodo es para mí hacerme la desentendida ante la consulta recurrente de muchos vecinos, ya que hace pocos días el intendente anunció la llegada del Programa Banco de Maquinarias, Herramientas y Materiales para la Emergencia Social del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación y siguiendo aquellos lineamientos de transparencia que tanto pregonamos tuve la iniciativa de solicitar, entre otros datos del programa, el listado de los proveedores a los que la Municipalidad ha encargado presupuestos para la compra de dichas herramientas. No soy quién para juzgar estas situaciones porque para eso existe el Honorable Tribunal de Cuentas, pero lo que realmente me incomoda es tener que borrar con el codo lo que escribimos con la mano.

Estas son algunas de las situaciones que trajeron diferencias, que sin dudas se enmarcan en lo ideológico y no en los métodos, y que a mi criterio influyeron en la decisión que tomaron mis compañeros de expulsarme del Bloque.

Me siento en la obligación de expresar estos criterios porque realmente me preocupa la actitud antidemocrática y autoritaria que están teniendo no solo para conmigo, sino también para con el electorado y el mandato que los salliquelenses y quenumenses nos encomendaron. Me sorprende enormemente que el Intendente, como referente del espacio político y principalmente como hombre de bien que creo que es, no me lo haya manifestado antes, ni se haya comunicado conmigo, y termine siendo rehén de las actitudes autoritarias de su entorno.

Lamento profundamente que los concejales de Unión Vecinal estén preocupados en discutir estos temas político-partidarios y no se ocupen verdaderamente de atender la emergencia, las carencias y los temas prioritarios que demanda la sociedad en medio de semejante crisis sanitaria, social, económica y alimentaria.

Rechazo enérgicamente los conceptos vertidos por mis compañeros en el comunicado y como concejal estoy a disposición del Gobierno Municipal para discutir, consensuar y trabajar con seriedad y honestidad por las necesidades del distrito en el marco de todo aquello que le prometimos al pueblo de Salliqueló y Quenumá.

Agradezco el llamado y las muestras de solidaridad de todos los dirigentes de diferentes partidos que se han comunicado conmigo, de mis compañeras integrantes del ejecutivo y principalmente de los vecinos y vecinas de Salliqueló y de Quenumá a quienes continuaré representando con trabajo y honestidad.

 

Miriam R. Pordomingo

DNI 16.538.095

Concejal del Distrito de Salliqueló