CALENTURA
10/09
Lo que pasa en Sex queda en Sex
José María Muscari con el coreógrafo Matías Napp dieron forma a Sex Virtual. Las fantasías, el arte y el deseo son su materia prima. No hay medias tintas, un viaje voyeur de tres días. La Tecla participó de esta experiencia y conversó con su creador.
“En el momento en el que hice la obra presencial, las incertidumbres eran, por un lado, lo atípico del espectáculo, lo rupturista, lo vanguardista, lo inmersivo sobre todo. Yo nunca había hecho ni dirigido un espectáculo inmersivo que incluyera la interacción con el público en diferentes lugares”, cuenta José María Muscari sobre su obra Sex, una puesta que se adaptó con éxito al formato de pandemia.

“Cuando llegó la etapa virtual yo ya tenía el background de un año de éxito del espectáculo y sabía que lo que tenía que crear era un espectáculo virtual interactivo, porque el streaming me genera una sensación de quietud que no es a lo que asocio a Sex”, explica.

En el caso de las ficciones policiales su gancho reside en el suspenso, potencia el gusto por la ilusión de poder descifrar lo que no se conoce antes que nadie y a la vez hay que entregarse al juego de que la resolución se postergue. El erotismo también juega con la postergación, con la provocación de algo que se anuncia, pero no se entrega rápidamente. Así es la invitación de Sex Virtual, a partir de que uno se anima a probar la experiencia comienza a recibir pistas para encontrar eso, que todavía no se sabe muy bien qué es.

Muscari cuenta que lo interesante de su propuesta es “la movilización de emociones que genera, es un espectáculo que, si bien toma el sexo como disparador, se mete en entrañas mucho más profundas que tiene que ver con el cuerpo, que tiene que ver con la aceptación, que tiene que ver con la diversidad, que tiene que ver con el goce, que tienen que ver con la culpa, con un montón de temas que vienen atravesados por el concepto del sexo”.

Una vez que te sumás a la experiencia te llega un instructivo muy simple y siempre guiado a través del cual vas a empezar a recibir imágenes, vídeos, audios, propuestas para sumarte a chats o encuentros virtuales, se abre una puerta con múltiples opciones en el que el recorrido lo decide el espectador. Muscari junto a su elenco crearon una propuesta que brinda lo suficiente para dejarte queriendo más.