CORONAVIRUS
28/08
Kicillof y la meseta que no fue
Tal como detalló LaTecla.info, hace una semana el gobernador de la provincia de Buenos Aires le aseguró a cinco intendentes que el AMBA ingresó en una meseta de contagios. La situación se modificó y la luz de alerta volvió a encenderse con fuerza en toda la Provincia.
Hace una semana, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, reunió en su despacho en La Plata a cinco jefes comunales del Conurbano. Tres de la Tercera Sección y dos de la Primera. Los dirigentes del peronismo fueron: Juan Zabaleta, de Hurlingham; Jorge Ferraresi de Avellaneda; Gustavo Menéndez, de Merlo; Martín Insaurralde, de Lomas de Zamora; y Mariano Cascallares; de Almirante Brown.

Si bien la conversación, tal como detalló LaTecla.info, giró alrededor de tres ejes con la seguridad y las obras post pandemia como dos centrales, se puso el foco en el número de casos de coronavirus en el Area Metropolitana Buenos Aires (AMBA). En aquel momento, las infecciones en el interior provincial no aparecían como un dolor de cabeza para la administración de Kicillof.

En ese sentido, el mandatario presentó documentos a los alcaldes y dio detalles del ingreso del Area Metropolitana Buenos Aires (AMBA) en una meseta respecto a los contagios. Incluso, con las estadísticas en mano, el mandatario y los cinco representantes comunales del peronismo remarcaron: “se está amesetando los casos y nos permite respirar un poco”.


El documento que presentó Kicillof el pasado jueves 20 de agosto

No obstante, pasaron los días y la meseta que aparecía como un oasis en el desierto para una Provincia que lleva casi seis meses de aislamiento preventivo, se desvaneció ante la seguidilla de récord de casos diarios. A ello, se suman los avances de positivos en comunas del interior. Por caso, cada vez son menos los distritos en fase 5 y más los que están en fase 3 o 4.

De esa manera, este viernes, el viceministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Nicolás Kreplak, reconoció que la meseta fue un espejismo. "En el AMBA se había formado una especie de meseta hace un par de semanas; pero más o menos a partir de esos días hubo toda una cuestión de aperturismo, de marchas, que siete o diez días después se refleja en un aumento del treinta y cinco por ciento de los casos", lanzó en declaraciones radiales.

"La Provincia y todo el país hoy están en una situación complicada", abundó el funcionario provincial al tiempo que advirtió que "la Provincia está bien comparativamente, porque el sistema de salud se preparó mucho, aunque eso es muy variable y las realidades del Interior de la Provincia en muchos casos se pueden parecer más a las del Interior del país".

En la misma línea se expresó el jefe de asesores de la cartera sanitaria provincial, Enio García. "Veníamos de un amesetamiento en la velocidad de contagios y por eso habíamos proyectado un escenario más optimista, en tanto eso se veía reflejado también en el ingreso a terapia intensiva; pero ese amesetamiento no quería decir en sí mismo que hubiéramos llegado al pico", liquidó.