PROVINCIA
19/08/2020
Reforma legislativa, un debate que toma fuerza de cara a la pospandemia
Oficialismo y oposición consideran que hace falta modificar el esquema parlamentario. Para ello se necesita cambiar la Constitución. Las propuestas y alternativas. La palabra del senador Roberto Costa y del diputado Fernando Pérez
Con el coronavirus en el centro de la atención son numerosas las discusiones políticas que han sido dejadas de lado y esperan la llegada de la tan mentada pospandemia para ser retomadas. Una de ellas es la reforma legislativa. Si bien no es un tema que el oficialismo quiera poner en agenda en este momento está claro que es para ellos una materia pendiente. 

Varios funcionarios del actual gabinete de Axel Kicillof han dejado entrever distintas posturas sobre cuestiones que habría que revisar, no sólo del parlamento per se, sino cuestiones que hacen al funcionamiento del Estado y necesitan del tratamiento y la aprobación legislativa. 

Pero no es únicamente el Frente de Todos el que considera que hay cuestiones para mejorar y modificar. Desde diferentes bloques opositores plantearon la necesidad de poner en debate una reforma de la propia Constitución de la Provincia. Por supuesto que no es una cuestión sencilla, pero tampoco imposible. 

“A medida que nos acercamos a los cuatro meses de confinamiento, no podemos dejar atadas todas las iniciativas y políticas del Ejecutivo a las variables de la epidemiología. Hoy, tras más de 100 días con la vida en suspenso, estamos ante la posibilidad de achicar la grieta, debatir y poner en la agenda pública aquellos temas que vienen silenciados hace muchos años”, apuntó el presidente del bloque de senadores de Juntos por el Cambio, Roberto Costa. 

En este sentido puso sobre la mesa la necesidad de avanzar en una modificación integral para que la Legislatura pase a ser unicameral. De esta manera, no sólo se le daría mayor celeridad a la aprobación de las leyes, sino que, además, se ajustarían los gastos y se achicaría considerablemente el Presupuesto parlamentario. 



En la actualidad, sólo 8 de las 24 provincias -si contamos a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires como tal- tienen legislaturas bicamerales. Una de ellas es Mendoza, cuyo gobernador, Rodolfo Suárez, acaba de presentar un proyecto para transformar el Poder Legislativo en unicameral y que asegure la representación territorial de todos los municipios, cuestión que no contempla la actual composición del parlamento mendocino. 

La idea de tener un legislador por cada distrito en la provincia de Buenos Aires -consideran- no es viable debido a la disparidad habitacional entre los 135 municipios. Por eso, desde la oposición plantean que una buena alternativa es que la mitad de la cámara esté integrada por representantes a nivel provincial -con una lista sábana- y la otra mitad por sección electoral. 

Pero aquí hay un inconveniente. La actual representación electoral es otro de los temas a poner en discusión. Por ejemplo, la Cuarta sección, con 520.564 electores habilitados a 2019, tiene 21 legisladores (14 diputados y 7 senadores), mientras que la Quinta sección, con 1.233.106 electores, cuenta con 16 (11 diputados y 5 senadores). 

Este escenario, no sólo significa una “injusticia” para los habitantes de cada región, sino que también es un inconveniente a la hora de llegar a acuerdos en el recinto, sobre todo cuando es el Poder Ejecutivo el que necesita de la aprobación de ciertas normas, necesarias para la gestión diaria. 




Frente de Todos: una Constitución atrasada y el eterno debate por las secciones

En una reciente entrevista con La Tecla, la vicegobernadora, Verónica Magario, coincidió con la postura de la oposición de poner en discusión una posible reforma constitucional que modifique el esquema legislativo. Si bien no puso el eje sobre la bicameralidad, sí lo hizo sobre el rol que actualmente cumple. “Nuestra legislación y nuestra Constitución están muy atrasadas, es tiempo de revisarlas. Es tiempo de revisar la función de la vicegobernadora o el vicegobernador, porque nosotros tenemos una doble función: tenemos una ejecutiva y, a su vez, presidimos una parte del cuerpo legislativo, pero no votamos ni opinamos. Yo no voy a Labor Parlamentaria, administro el Senado y administro las sesiones. Hay que pensar una reforma”. En este sentido, Magario consideró que hay que repensar el formato y la representación política. Con esta cuestión coincidió el secretario general de Gobierno, Federico Thea, al hablar sobre la cantidad de senadores con la que cuentan secciones menos populosas por sobre todas las de mayor densidad poblacional. “Un Gobernador como Axel Kicillof gana las elecciones con el 54 por ciento de los votos y, sin embargo, está en minoría en la Legislatura, que debería acompañar las políticas del mandatario que acaba de ser elegido por una mayoría abrumadora. Son diseños institucionales para pensar”, dijo a este medio.


La ley electoral y las alternativas para modificar la Constitución

En la provincia de Buenos Aires es la ley 5.109 la que establece las normas en materia electoral. Desde su aprobación, en 1993, fue modificada en 16 oportunidades con distintas introducciones. La más reciente fue en 2016, cuando, mediante la ley 14.848, se estableció la paridad de género en la conformación de las listas legislativas. Ese mismo año, la Legislatura votó el límite a las reelecciones indefinidas, tanto para los intendentes como para los cargos parlamentarios. Sin embargo, para implementar una reforma legislativa integral, ya sea para establecer la unicameralidad, la ampliación o reducción de legisladores, o para cambiar la cantidad de representantes por sección electoral, se necesita modificar la Constitución de la Provincia. Según pudo saber La Tecla, el plexo máximo normativo bonaerense promueve dos alternativas: una, por Asamblea Constituyente, integrada por distintos representantes de la sociedad, y otra, por enmienda constitucional, que debe ser ratificada por voto en la elección siguiente. Es decir, se aprueba por dos tercios en cada una de las cámaras y después debe ser ratificada por la ciudadanía mediante el voto popular.




Roberto Costa: “Las cámaras, más que revisoras, se transformaron en competidoras”

En diálogo con La Tecla, el presidente del bloque de Juntos por el Cambio en el Senado, Roberto Costa, planteó la necesidad de debatir la unicameralidad de la Legislatura provincial, ya que “con el tiempo, más que cámaras revisoras, las cámaras bonaerenses se transformaron en competidoras, que a veces corren para ver quién saca primero una iniciativa. Al mismo tiempo creo que sería más ágil, porque el proyecto sale directamente de la cámara”. De la misma forma planteó votar cada cuatro años, “porque el voto cada dos genera que terminen muy rengos los ejecutivos a mitad del mandato; al mismo tiempo es un gasto impresionante, y es tiempo que pierden los gobernantes pensando en la elección intermedia”. Por otra parte, Costa propuso elaborar una regionalización administrativa que figure en la Constitución. “Hay regiones que tienen las mismas necesidades y no forman parte de la misma sección electoral. En estos momentos hay una región para la Justicia, para la Policía, para la Salud y para la Educación, pero no coinciden; tendría que haber una unificación de criterios”, expresó. “Después habría que pensar en mandatos definidos para todos los cargos de la Constitución. No puede ser que haya mandatos vitalicios, como es el Tribunal de Cuentas, el Fiscal de Estado; lo mismo que el Procurador, que debería llevar adelante políticas criminales que ponga en funcionamiento el Gobernador. Debería entrar e irse con el Gobernador, si es que éste lo quiere cambiar”, finalizó.




Fernando Pérez: “El tema no es en el ámbito legislativo, sino cuando meten la cola de afuera”

“Hay muchísimas cosas que modificar. En Buenos Aires, la discusión de fondo es si podemos o debemos seguir teniendo un sistema bicameral o podemos encarar un sistema de una cámara con una conformación mixta”, señaló a este medio Fernando Pérez, diputado de Cambio Federal, quien preside la comisión de Reforma Política. En este sentido, también coincidió en la necesidad de reformar la composición distrital de las secciones. “En la Tercera hay una serie de municipios que tienen muchas más cuestiones vinculadas con el interior que con el Conurbano. De alguna manera se perjudica la representatividad de esos municipios”, ejemplificó. Pero para Pérez, el tema de fondo es cómo modernizar la forma de elección actual. “Todavía votamos con un sistema arcaico, que ya no se usa en ningún lugar del mundo. Ahí es el Gobierno, el Frente de Todos, el que sistemáticamente en la historia se ha opuesto a la transparencia electoral. Es un debate que la comisión tiene que dar de manera previa a una reforma legislativa, que es constitucional”, indicó el legislador. Por otra parte consideró que hay vocación y buen diálogo entre los legisladores para avanzar en una reforma, “pero el tema no es en el ámbito legislativo, sino que el tema es cuando intereses por fuera de la Legislatura meten la cola. No creo que a los intendentes del Conurbano les interese mejorar el sistema de representatividad y de elección, porque hasta ahora les es negocio y les permite tener un control”.