CORONAVIRUS
13/06
Industria: otra víctima de la pandemia
La industria fue la segunda rama con caídas más altas, detrás de la construcción. El panorama en la provincia, una de las jurisdicciones más afectadas por el freno en la actividad en términos absolutos
En marzo se interrumpió la tendencia de recuperación que había comenzado a mostrar el empleo asalariado privado en los primeros meses del año y la cantidad de asalariados privados registrados cayó debajo de los 6 millones por primera vez desde agosto de 2011.

 Dentro de las actividades del segmento de asalariados privados, todas las ramas presentaron caídas interanuales a excepción de electricidad, gas y agua. La caída fue liderada por el empleo en la construcción, que tuvo una récord de -19,3% i.a. (-87,9 mil puestos menos).

Si bien la industria fue la segunda rama en términos de caídas absolutas (se perdieron -38,7 mil puestos), la tasa de caída fue del -3,4% i.a., menor al -3,7% de febrero. Siguieron los trabajadores de comercios (-25,6 mil puestos, caída i.a. de -2,2%) y de hoteles y restaurantes (-10,4 mil puestos, caída i.a. -3,8% i.a.) dada la clara afección por el ASPO en dichas actividades.

En la comparación mensual, si se refleja mejor la complicada situación para el empleo privado. En la industria, la caída fue de -0,4% mensual sin estacionalidad (-4.634 trabajadores menos), señala el último informe de la Unión Industrial Argentina. Esta merma significó una reversión en la atenuación de la caída que se venía presentando a principios de año.

 Los acuerdos de suspensiones alcanzados en el marco del artículo 223 bis fueron un importante alivio para hacer frente a la caída de la demanda y sostener el empleo. En tanto, la crisis en el sector productivo y en el empleo se agravó en abril, por el impacto pleno de las medidas de a lo largo de todo el mes. En tanto, se anticipa una nueva caída del empleo asalariado privado en los grandes centros urbanos del -3,1% en abril. Este comportamiento no obedece a un aumento de la tasa de salida sino a la reducción de las contrataciones; la tasa de entrada fue la menor de la serie que comienza en 2001.

Las expectativas sobre la evolución del empleo para los próximos 3 meses son negativas; de las empresas que esperan realizar cambios en su personal (9,2% del total), el 87% esperaban reducirlo.

Finalmente, la caída de la actividad y el empleo también se vieron reflejados en la menor cantidad de empleadores que registraron declaraciones juradas en el SIPA en abril (de -4,2% i.a.; -23.306 DDJJ). En el caso de la industria, la caída se aceleró a -5,9% interanual; -3.063 menos que en abril de 2019.

Tanto la caída en la cantidad de empleadores y puestos de trabajo como la baja en las incorporaciones de personal reflejan el delicado panorama laboral y productivo en el marco del Covid-19.

El informe, también destacó, que todas las provincias registraron caídas en el empleo privado registrado en marzo . La provincia de Buenos Aires (-3,1%) y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (-3.8%). En este contexto, fueron las jurisdicciones más afectadas por el freno en la actividad en términos absolutos (con caídas de 60,7 mil y 58,3 mil puestos de trabajo respectivamente).
.