INFORME
10/06
Fuego y cortes de silobolsas: el campo sabe a dónde apuntar por el vandalismo
Los hechos vandálicos contra el agro se suceden en toda la Provincia. Si bien hasta ahora no se logró dar con los responsables, el sector ya encontró un culpable: el kirchnerismo. El extraño caso de Pellegrini. La palabra del diputado de JxC, Luciano Bugallo
El kirchnerismo y el campo no tienen buena onda. Ni siquiera antes de la famosa resolución 125, que fue cuando la relación se rompió para siempre. No importa el tema, pero difícilmente haya acuerdo entre las partes. Si de un lado dicen negro, del otro dirán blanco. Y viceversa. Hoy por hoy, más allá de la eterna puja impositiva, el problema pasa por los ataques vandálicos que sufren los productores desde hace un tiempo. Pasa en Córdoba, en Santa Fe y también en la provincia de Buenos Aires.

Rollos de pastos incendiados, como sucedió en General Belgrano; cortes de alambrados, como ocurrió en Pellegrini y rotura de silobolsas, como aconteció en Pehuajó. La escena se repite a lo largo y ancho del territorio bonaerense, cada vez con más asiduidad. Y al mismo ritmo crecen la preocupación, el cansancio y las quejas por la falta de respuestas concretas. Los kilómetros a recorrer son miles y los efectivos de las patrullas rurales muy pocos.

Sin embargo, más allá de la efectividad o no de las investigaciones, en el campo aseguran que si desde el gobierno nacional y provincial repudian enérgicamente el vandalismo por fin llegaría la calma. “Por suerte en esta zona aún no pasó nada. Y digo aún porque si no hay un gesto político de gobernadores y presidente repudiando estos delitos, lamentablemente van a ir en escalada”, dice a La Tecla el titular de la Sociedad Rural de Trenque Lauquen, Ignacio Kovarsky.

“Es una vergüenza que todavía no se hayan expresado al respecto. Y ya ni siquiera alcanzaría con que lo haga algún funcionario, es necesario que diga algo sobre el tema el presidente Alberto Fernández y en el caso de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, agrega el ruralista de la Cuarta, que consultado por los motivos de estos ataques, responde:  “No es robo, no es para comer, es maldad. ¿Hay ideología? No lo sabemos, pero un gesto político pondría un manto de tranquilidad a toda esta locura”, completa. 



“Hace más de un año denuncie penalmente a Bonafini (Hebe) cuando incitó salir a quemar campos (N de la R: en una de las rondas de Plaza de Mayo). Temía que inspirara a loquitos que pudieran llegar a hacerle caso. Ahora ésto. Es deber del Gobierno garantizar la seguridad de la producción, la propiedad privada”, señaló la diputada nacional de Juntos por el Cambio, Lucía Lehman, que sí se anima a hablar de ideologías, sin vueltas.

Los cañones apuntan al kirchnerismo, al espacio político que como se dijo antes, no tiene ningún tipo de onda con la “oligarquía terrateniente”.  “Hay un fogoneo muy grande desde hace años acerca de la opulencia y la riqueza del campo; y en todos lados hay gente que no es muy pensante, se empapa mal de cuestiones ideológicas y termina haciendo daño. ¿Por qué lo hacen? Porque no les importa nada, porque son inconscientes”, dice ante este medio el 1 de Carbap, Matías De Velazco.

Y a su vez aclara que  “hay una mezcla de inseguridad y de vandalismo” e insiste con eso de que “en todos los espacios políticos hay gente que es muy talibán”. A modo de conclusión sostiene que tal vez  “algunos saldrán a hacer justicia, entre comillas, por sus propias manos, cortando silobolsas, así el resto de los productores,  por miedo, tiene que salir a vender y entran más dólares al país. Por supuesto que no es así, muestra un profundo desconocimiento de la realidad”, afirma el gremialista del agro.

Los ataques existen y el  sector, más allá de darle el ok a la gestión provincial  actual (ver aparte), no se siente contenido y mucho menos protegido. Responsabiliza al kirchnerismo duro (incluidos los medios de comunicación afines) por poner al campo en contra de la gente de a pie (entre ellos los “talibanes”), y responsabiliza al gobierno del Frente de Todos  por no repudiar el vandalismo, gesto que considera sería suficiente para calmar los ánimos. No quedan dudas, el campo ya encontró un kulpable.


Luciano Bugallo, diputado provincial JxC
“Es obvio que los que cortan los silobolsas responden a un sector del kirchnerismo”

“No se comprende que en épocas de una histórica y excepcional pandemia, con rutas fuertemente custodiadas para los ciudadanos, delincuentes puedan desplazarse libre e impunemente para robar, hurtar, dañar y/o amedrentar sin que, un Gobierno, que dice ser para todos, no genere una respuesta contundente para evitar tanto vandalismo”, señaló en su proyecto de repudio el diputado provincial por JxC, Luciano Bugallo.
“Tampoco se escucha a nadie del Gobierno y en especial a los responsables del área agropecuaria, condenando estos hechos y haciendo visible que se encuentran trabajando para evitar nuevos hechos, todo ello en un contexto de retracción o disminución de presencia policial debido a cambios en los Comandos de Patrullas Rurales, lo que debiera reverse y que también fuera objetado legislativamente en un proyecto anterior”, agregó el referente lilito.
Luego, en diálogo con La Tecla,  señaló sin tapujos que “hay un claro interés político atrás de todo esto. Hace 15 o 20 días hubo una campaña mediática brutal diciendo que el campo retiene soja especulando para que el dólar se dispare y poder vender con un dólar más alto”, expresó Bugallo, y recalcó que “entonces, del otro lado, donde ya hay un resentimiento hacia el campo, genera un odio terrible. Y cuando hay gente que la está pasando mal económicamente, dicen "estos hijos de puta tienen miles de millones y nosotros nos cagamos de hambre". 
“Es obvio que responden a sectores del kirchnerismo, eso te lo firmo. Hace un año, Hebe de Bonafini, en una de las rondas de Plaza de Mayo dijo que hay que salir a quemar los campos de los sojeros. No digo que un año después se junta gente y dice "vamos a hacerle caso a Hebe" pero hay una construcción de un odio hacia el sector que es muy marcada, y por otro lado no ves una condena a por parte de ningún funcionario. Ni siquiera el ministro con un tuit, nada”, prosiguió el legislador oriundo de General Arenales.
Para completar, siempre en el mismo sentido, afirmó: “Yo no digo que Alberto Fernández levanta el teléfono y les pide que salgan a cortar (silobolsas), pero claramente hay sectores que ven en el campo el principal enemigo y responsable de todos los males. Hay sectores que te están proponiendo volver a la Junta Nacional de granos, y están todos en el mismo rincón del kirchnerismo”, concluyó.




Respuesta K
“Los que dicen eso (culpar a los K) son dirigentes de JxC disfrazados de productores que quieren aprovechar casos aislados para politizar el tema. Son los mismos que militan los tractorazos. Es una miserabilidad tremenda, nosotros repudiamos el vandalismo”, dijo Francisco Echarren, de Castelli.


Hebe de Bonafini: “Hay que quemarles los campos de soja”
“Si tenemos coraje hay que acompañar a la gente, quemarles los campos. Cuando están por sacar la soja, que se los quemen, que no puedan recoger nada, que recojan cenizas. Vamos a ver, cuando quememos unos cuantos campos, si van a seguir tirando glifosato”, señalaba Hebe de Bonafini, hace poco más de un año, en el marco de su crítica a la utilización de ese fertilizante en la Provincia. “Quememos la soja, no puede ser que digan que van a tirar glifosato después de que cierren las escuelas”, agregaba.





Eugenio Simonetti, Sociedad Rural de Tres Arroyos
“Pienso que atrás de todo puede haber cuestiones políticas”

“Acá hay problemas, estamos complicados, ha habido ataques y también robos en los campos. También han cortado silobolsas. A una cooperativa de Tres Arroyos le cortaron cinco silobolsas. Antes habían cortado más. Todo cerquita del pueblo”, dijo a este medio Eugenio Simonetti, de la Sociedad Rural de Tres Arroyos, y añadió que “algunos no hacen la denuncia porque no quieren tener problemas, pero claramente el problema está. Nosotros desde la Asociación les aconsejamos que la hagan. Lo que pasa es que hay productores que viven solos en el campo y tienen miedo a las represalias”, afirmó el productor agropecuario.  Y más allá de la inseguridad, con respecto a los hechos de vandalismo, Simonetti señaló que “pienso que puede haber algo político también, pero no tengo las pruebas como para darlo por seguro. El otro día, en una planta que está en el pueblo, como decía antes, cortaron a la noche cinco silobolsas. ¿Por qué van a hacer eso? Eso tiene que ver con alguna cuestión que nada tiene que ver con la inseguridad. Una revancha por alguna cuestión política, vaya a saber”, concluyó el gremialista.

“Estamos trabajando para sumar la Policía Comunal al CPR (Comando de Patrulla Rural) para poder de alguna manera tener más custodiada a la gente del campo. No se está pasando un buen momento en cuanto a la seguridad”, destacó el productor


El extraño caso de Pellegrini 
Incendios de sembrados y cortes de alambres cada diez días

“Arrancó en diciembre del año pasado y se extendió hasta principios de febrero. Cada una  semana o diez días se producían cortes de alambrados en diferentes campos de la zona. En total se dio en 14 establecimientos”, cuenta a este medio Andrés Rodríguez, de la Sociedad Rural de Pellegrini, y añade que ocho de esos cortes se dieron en lotes con ganado vacuno linderos a la Ruta 5, algo muy preocupante, pues podría haber ocurrido una tragedia”. 
“En ninguno de los casos robaron nada, ni máquinas, ni hacienda, nada. Incluso, los tipos sabían donde cortar, al ras del palo, para evitar lastimarse”, suma el líder agropecuario, dejando en clara que el objetivo era simplemente hacer daño.  
Pero el origen de los ataques no fue ese, sino que hay que retrotraerse a abril de 2019. “El comienzo fue en abril del año pasado con incendios intencionales, hechos que se extendieron durante unos dos meses, con la misma modalidad que los cortes de alambres, cada una semana o diez días. En se momento la investigación policial estuvo cerca, y parece que estos delincuentes decidieron cambiar la modalidad del daño”, expresó Rodríguez.
Consultado por los motivos que llevaron a los vándalos a realizar estos ataques, el ruralista respondió que “si hubiese sido en esta época donde hay delitos contra el campo en todo el país, se podría decir que tuvo que ver con una cuestión ideológica o política; pero seis meses atrás no pasaba nada. Para mí se trató de algo a nivel local, algún loco de la zona que tenía ganas de molestar”, relató el productor, que a pesar de que no hubo resultados, destacó el trabajo de la Policía y la colaboración del municipio.




Matías De Velazco, Carbap
“Contra todo pronóstico, encontramos una buena gestión”


-¿Cómo está la relación del campo con el gobierno provincial, teniendo en cuenta que en el final del mandato de Vidal, hubo algunos chispazos?
-Los chispazos con la administración Vidal no fueron en el final del mandato, hubo encontronazos a lo largo de los cuatro años.  Fue un gobierno que podía dar mucho más de lo que dio. Con respecto a estos primeros meses de Kicillof, contra todo pronóstico, nos encontramos con que están llevando adelante una buena gestión. Los problemas se solucionan. Es un gobierno que está trabajando bien, al menos hasta ahora. Por supuesto hay cosas que vemos con preocupación, como el proyecto presentado en Diputados, en el contexto de la pandemia, que apunta al aumento de Ingresos Brutos.