Apps
Domingo, 21 julio 2024
Argentina
5 de marzo de 2024
NOTA DE TAPA

Inseguridad, un combo de violencia y preocupación

Cómo ha mutado el delito, la influencia del narcomenudeo en las nuevas tendencias de robos que muchas veces terminan en asesinatos. La incidencia de la crisis económica en la avanzada de la delincuencia

Inseguridad, un combo de violencia y preocupaciónInseguridad, un combo de violencia y preocupaciónInseguridad, un combo de violencia y preocupaciónInseguridad, un combo de violencia y preocupaciónInseguridad, un combo de violencia y preocupación
Compartir

Por Andrés Sosa y Hernán Sánchez

La profunda crisis económica que atraviesa el país golpea de lleno en la provincia de Buenos Aires y provoca estragos en diferentes aspectos de la vida cotidiana de los casi 17 millones de habitantes. El efecto recesivo de las medidas del Gobierno nacional y el crecimiento de los índices de pobreza genera un escenario en el que la degradación social no encuentra un piso. En este marco, la modalidad de los delitos comienza a tomar nuevas formas tanto por el avance del narcotráfico como por la desesperación ante la falta de oportunidades. 

Los últimos meses se encuentran marcados por homicidios y robos sumamente violentos, por lo que comienzan a generar un marco de temor en los ciudadanos. La situación es seguida de cerca por el Gobierno bonaerense, que busca hacerle frente a la creciente problemática a través de sus diferentes resortes.

Fuentes oficiales admiten el incremento de la violencia en los delitos, pero señalan que la tasa de homicidios se mantiene estable con tendencia a la baja. El territorio provincial concentra el 40% de la población del país y es uno de los conglomerados más grandes de América Latina. “Eso hace que vos tengas entre 2 y 3 homicidios por día. Cada vez, por suerte, son menos porque venimos bajando esa cifra de homicidios”, señalaron a La Tecla. 

“El año pasado nosotros tuvimos 818 homicidios dolosos y el 10% aproximadamente es en ocasión de robo. En términos relativos, con el resto de la región no estamos mal. Lo que pasa es que cada vez que pasa algo, ponen las cámaras y van a pasar un montón de cosas en la provincia de Buenos Aires”, detallaron.

En la modalidad de robo que está asociada al narcotráfico -según remarcan los especialistas en seguridad- sobresale no sólo la preferencia por camionetas de alta gama, sino también la participación de menos de 18 años con acciones extremadamente violentas. “Nosotros esclarecimos todos los homicidios que tuvimos y los diferentes homicidios que tuvimos en ocasión de robo fueron causados por menores”, sentenciaron desde el Ministerio de Seguridad.

Asimismo, señalan que las bandas que operan de manera organizada “instalan sus bases operativas donde termina la población del Conurbano”. De esta manera, hacen pie en los límites de los grandes cordones urbanos para estar más resguardadas y con mayores facilidades para realizar sus operaciones.

La otra cara del delito está ligada a la “desesperación” que se puede observar en parte de la población que no encuentra trabajo ni changas y se ve en la obligación de obtener recursos “de donde pueda”. Intendentes de peronismo de la Tercera sección electoral comparten el diagnóstico con el gobernador Axel Kicillof y varios de sus ministros. Al tiempo que aseguran que la demanda de alimentos se incrementó un 20% en los últimos meses, también alertan sobre la forma de los robos que se dan. 

“Se está creando la tormenta perfecta, a las demandas de recursos de la gente se suma el incremento del raterismo”, dijo un experimentado jefe comunal del sur del Conurbano. “Es cada vez más habitual que los vecinos se acerquen a la municipalidad a pedir trabajo”, contó. Y detalló que se ve la dificultad que  poseen para pagar los medicamentos y otros elementos de primera necesidad. 

En cuanto a la suba de los hechos delictivos, describió que “crecieron los robos y en el mapa de calor el tono ya subió a rojo”. Además, indicó que la “desesperación se nota” porque se llevan “todo lo que sea metal como caños de gas, medidores, bronce”.

La semana pasada el gobernador Axel Kicillof salió a repudiar la quita del Fondo de Fortalecimiento Fiscal (FOFOFI) que anunció el presidente Javier Milei. Si bien los recursos millonarios eran de libre disponibilidad, un porcentaje era destinado para la seguridad, desde equipamiento hasta para salarios de la ^Policía en algún momento.

"La provincia de Buenos Aires necesita refuerzos presupuestarios para atender su seguridad, no hay ninguna duda", dijo Kicillof en una entrevista que concedió a Radio Con Vos. Fiel a su estilo, comparó la situación con CABA y sostuvo: “La Ciudad de Buenos Aires tiene dos policías por cuadra y la Provincia uno cada 80".

En épocas de crisis económica la discusión por la seguridad toma mucho más fuerza ante el peligro latente que ronda en el ambiente de cada ciudadano. Un tema escabroso, pero medular para quienes detentan la administración del Estado (municipio, provincia y nación). Una problemática de entramado complejo, que requiere un abordaje integral y que, en el mientras tanto, hace mucho daño a las víctimas. La violencia marca el termómetro en la actualidad y pone a prueba a quienes gobiernan que son mirados con atención para que brinden las respuestas necesarias.


JULIO ZAMORA - INTENDENTE DE TIGRE
“La crisis genera condiciones para un aumento de los índices delictivos”

-¿Cómo impacta en la seguridad la profundización de la crisis social?

-La crisis económica y la exclusión genera condiciones que pueden significar un aumento en los índices delictivos. Lo hemos comprobado en crisis económicas pasadas.

- El recorte de recursos que hace Nación a las provincias, entre ellos el FOFOFI, que iba destinado a la policía, ¿genera inconvenientes para destinar fondos a seguridad en los distritos?

-La decisión del Poder Ejecutivo de crear el FOFOFI para la provincia de Buenos Aires tuvo origen en una injusta retribución salarial que venían padeciendo los agentes de la policía provincial, además de contribuir al fortalecimiento de seguridad de los municipios, por ejemplo con paradas seguras, que es preciso aclarar qué nuestro municipio en una clara discriminación política  del Ministerio de Transporte del gobierno anterior, que en Tigre no aportó ninguna. En consecuencia, la quita de ese fondo puede tener impacto en las políticas de seguridad.

-¿Qué herramientas tiene un jefe comunal para poder abordar desde su lugar la problemática de la seguridad?

-Desde hace ya muchos años los municipios vienen sosteniendo distintas acciones de colaboración con la seguridad ciudadana, el horizonte de crisis económica va a impactar sobre nuestros ingresos y en consecuencias, en las políticas que venimos sosteniendo.

- ¿Cómo coordinan acciones con la Provincia y con Nación?

-Con el actual gobierno nacional no hemos tenido la posibilidad todavía de establecer una mesa de discusión de la problemática. Con la Provincia venimos trabajando articuladamente con buenos resultados.

-¿Cómo evalúa el accionar de la Justicia?

-La Justicia, como todas las instituciones públicas, se merecen un debate sobre el estricto cumplimiento de su finalidad, y fundamentalmente, no ser permeables a intereses políticos que siempre están. Esta apreciación intenta no ser genérica, quiero dejar a salvo la probidad de la gran mayoría de funcionarios judiciales que no se prestan a este tipo de vínculos opacos y perjudiciales para el fortalecimiento democrático.





LA OTRA CRISIS
Cada vez se hace más complicado el reclutamiento de efectivos policiales

El Gobierno comenzó, a finales de 2021, con la convocatoria de jóvenes para que se sumaran a la Policía de la Provincia. Se anotaron 120.000 chicos, de los cuales sólo 30.000 (25%) reunieron los requisitos administrativos para empezar con la carrera. De ellos, 20.000 se presentaron a la evaluación psicológica, intelectual y sanitaria, que pudo superar solamente la mitad. De los 10.000 en condiciones de seguir, 8.500 decidieron aceptar el desafío, pero solamente pudieron egresar 3.200.

Nada más que el 2,66% de los que se anotaron inicialmente pudo recibir el uniforme. La situación refleja crudamente las fallas claras en el sistema educativo y la problemática sociolaboral con la que no solamente chocan las instituciones como la Policía, sino también las empresas privadas a la hora de contratar personal calificado. “La realidad está difícil, y además nosotros tenemos la responsabilidad de dar un arma en fuego, entonces tenemos que ser muy prudentes. Venimos de la pandemia que ha dejado una huella importante en materia salud mental, hay un impacto que todavía no llegamos a evaluar”, reconoció el ministro de Seguridad bonaerense, Javier Alonso.

El objetivo inicial era reclutar 20.000 policías y se sigue en la búsqueda, con la ayuda de los intendentes, a los que la Provincia les pide que hagan las convocatorias en los distritos. También sigue abierta la inscripción para el ingreso de motoristas (personas destinadas solamente a conducir patrulleros y que no están armadas). Hasta el momento han ingresado en la Bonaerense 1.500 agentes para cumplir esta tarea. 



INTERIOR
Un problema que comienza sentirse en la Provincia profunda

Si bien todavía hay ciudades del interior en las que se dejan las llaves del auto puestas y se duerme con la puerta abierta, hay datos que comienzan a alterar esa tranquilidad.
Un intendente oficialista del sudoeste reconoció que “en los últimos días hubo una intensificación de hechos delictivos, aunque muchos de ellos se pudieron esclarecer”.

En ese sentido destacó los cambios en la Departamental de su zona y en una de las comisarías del distrito, donde se hicieron cargo personas de la zona con “un amplio conocimiento del territorio”. A la vez, dijo que “desde el municipio se están aportando patrullas para acompañar a la policía, e incluso a las fuerzas federales”. También reclamó una actualización del centro de monitoreo, porque “ha quedado atrasado en términos tecnológicos”.

La inversión que reclaman los barones del Conurbano con más intensidad también empieza a ser una demanda de sus colegas del interior. Uno de los alcaldes oficialistas de la zona centro, quien remarcó que la crisis económica tiene impacto directo en la seguridad, sostuvo que un problema “la poca cantidad de efectivos que tenemos”. En cuanto a los delitos que crecen en la región, el intendente destacó que se trata de hurtos y robos, principalmente en casas desocupadas. 

Por su parte, el jefe comunal de General Pinto, Alfredo Zavatarelli, elevó una nota a la Fiscalía General del Departamento Judicial de Junín para que tome medidas frente a la ola de robos que hay en el distrito.

Zavatarelli denunció que los causantes de la mayoría de los ilícitos  “resultan ser menores de edad que tienen un frondoso prontuario y antecedentes penales por delitos contra la propiedad y demás”. Por esta razón es que el jefe comunal pide un mayor compromiso por parte de la justicia. Esa demanda crece desde la política.





UN BOTIN TENTADOR
700.000 pesos y droga a cambio de un auto robado

Una de las mayores preocupaciones es el crecimiento de bandas que contratan a menores para realizar robos, que en muchos casos terminan en homicidios. Más chicos cometen crímenes de acuerdo a los esclarecimientos de los últimos hechos. 

Los mismos menores han declarado frente a las autoridades que les pagan 700.000 pesos y droga a cambio de cada auto que roban. Las propias fuerzas de seguridad reconocen que “el narcotráfico es una organización criminal muy inteligente, muy organizada, muy racional, mientras que el narcomenudeo, que se aprovecha de pibes que están en una situación de consumo problemático, es lo opuesto; son bandas muy tabicadas, fragmentadas y con poca capacidad racional”. Una, la organización, se sirve de la otra para conquistar territorio y sembrar pánico.

El tráfico de camionetas de alta gama hacia Paraguay, donde son vendidas o cambiadas por droga, y el robo de autos importados que nutre a un mercado escaso de repuestos, son dos de las modalidades que más han crecido.



MARIA EUGENIA VIDAL
“El Gobernador no habla de seguridad, no define prioridades”

-La inseguridad es un problema de todos los gobernadores, ¿es un tema sin solución?

-No, pero no tengo dudas de que la inseguridad hoy está mucho peor. 40 muertos en los últimos 58 días en la Provincia. Es un dato, no es una opinión. Tenemos un gobernador que nunca se hizo cargo de que la seguridad es su responsabilidad. El Gobernador no habla de seguridad, no define prioridades ni políticas claras, y esta provincia necesita una política criminal clara. Desde mi punto de vista, y es lo que hice como gobernadora, debe ser focalizada en el narcotráfico, porque donde crece el narco crecen los demás delitos. Y cuando más enfrentas al narcotráfico, al mismo tiempo disminuís la inseguridad y lo único que escucho del Gobernador desde que empezó este segundo mandato es sacarse el problema de encima y decir que vuelva a la órbita federal. 

-¿No está de acuerdo en que se unifique todo en un solo fuero judicial?

-No. No estoy de acuerdo porque cuando vos tenés un alcance como el que tiene el narcotráfico en la provincia de Buenos Aires no podés esperar que con muy pocos jueces federales puedas enfrentarlo. De hecho, esa fue la razón de la desfederalización.

-¿Pero no hay una frontera difícil de traspasar para cada fuero?, porque hasta hay jueces que dicen que pueden llegar hasta determinado lugar pero no llegan al narcotraficante.

-Ese límite existe; ahora, ese límite lo tiene que resolver el ministerio de Justicia y el Poder Judicial generando ámbitos de interacción entre la Justicia Federal y la Justicia Provincial. Si vos le volvés a dar toda la responsabilidad a los jueces federales lo que va a pasar es que van a colapsar los juzgados federales, no van a tener capacidad de perseguir el narcomenudeo; y cuando no perseguís al norcomenudeo te van a crecer miles de sucursales de venta de droga en toda la provincia, aún peor que lo que tenés hoy. No es que sacándote el problema de encima y dándoselo a los jueces federales se va a resolver. El cuerpo policial es el mismo, los jueces federales van a utilizar como organismo auxiliar a la Policía de la Provincia de Buenos Aires pero vas a tener mucho menos capacidad de persecución del delito. 

-Es decir que, según su visión, no se persigue al delito como se debería.

-Sin dudas. Hoy el narcotráfico no es el eje de la política criminal de la provincia y es muy difícil entender cuál es el eje de la política criminal de la provincia, y el Gobernador está entrando en su quinto año de mandato.





ENTREVISTA A JAVIER ALONSO
"Hay un problema grave con la violencia lesiva y está asociado al narcotráfico"

El ministro de Seguridad bonaerense mantuvo un mano a mano con La Tecla en el que abordó diversos temas. La actualidad de la fuerza  policial, el cambio de la modalidad delictiva y el avance de la droga.

El ministro de Seguridad bonaerense, Javier Alonso, recibió a La Tecla en la Central de Atención Telefónica de Emergencias del 911 de La Plata. En una extensa charla, abordó los temas más candentes por estos tiempos en lo que hace al área de su responsabilidad.

-¿Cómo se encuentra en la actualidad el sistema de seguridad en la Provincia?

-Nosotros teníamos problemas graves que Sergio (Berni) estuvo manifestando los cuatro años anteriores. Teníamos una Provincia con 700 patrulleros, un sistema atado con alambre, policías que no laburaban y tuvimos que reconstruir la cadena de mando, armar las departamentales municipales, entre otras cosas. Eso nos permitió agilizar la coordinación entre la municipalidad y la policía. Implementamos un método profesional para construir la estrategia y que todos la conocieran. Ya se avanzó con eso, ahora tenemos la tecnología y estamos integrando el sistema. Tenemos 12 multiagencias que están funcionando, hay 40 que firmaron convenio, otras 12 están en la fase de implementación y 12 más que se harán después. Todo eso nos permite que estemos integrados tecnológicamente con una doctrina, con un método. Ahora tenemos que avanzar en dos problemas importantes que tenemos, que es el narcotráfico y la violencia lesiva.

-¿A qué se refiere con violencia lesiva?

-Esto de que te maten por matarte, que te matan por un celular. Hay otros tantos casos donde por ahí no te matan, pero por robarle la cartera a una mujer la arrastran 20 metros y la lastiman. Hay una lógica que vemos donde hay un desprecio por la vida del otro que no se justifica con el botín que van a obtener. Eso está absolutamente asociado al narcotráfico.

-¿Qué pasa con el narcotráfico en la Provincia?

-Primero, nuestra provincia no limita con un país productor de droga. La droga entra a la Argentina, hace miles de kilómetros y llega a la provincia de Buenos Aires. ¿Para qué entra a la provincia de Buenos Aires? Para exportarse a Europa y Estados Unidos. La mayoría de la droga que entra se exporta. Después hay todo un consumo que se da acá y para que se exporte tienen que gestionar el transporte y para eso necesitan toda una estructura de 
violencia. 

-¿Cómo juega el narcomenudeo en todo esto?

-Ellos usan parte de la droga que traen para pagar esos servicios logísticos que necesitan. Lo venden las bandas locales por eso el narcomenudeo es distinto del narcotráfico. Es lo que la provincia puede combatir y son los que venden en un barrio. Pero nosotros no podemos evitar que la droga entre a la Argentina o que llegue a la provincia de Buenos Aires. Eso lo tiene que hacer la Justicia Federal con las fuerzas federales. La inteligencia criminal nos dice que los que traen la droga a la Provincia después la exportan en camionetas de alta gama robadas. Entonces hay un vínculo entre el delito automotor y el narcotráfico. 

-Uno de los robos que ha crecido es el de los automotores… 

-Sí, hay una parte, los vehículos de alta gama, que los venden afuera, fundamentalmente a Paraguay. Después hay otros vehículos que se desarman y que se usan como autopartes. Estamos en un contexto económico de mucha restricción de importaciones y hay un montón de autopartes que son importadas que no se consiguen. El robo de autos responde a una dinámica económica.

-¿Hay un incremento en la inseguridad?

-La inseguridad tiene que ver con un montón de cosas. Con este gobierno, ¿quién está seguro? No sabes si vas a cobrar fin de mes, nos cortó la coparticipación, cortó el incentivo docente, los comedores no tienen alimentos, todo el mundo está inseguro. La inseguridad es una percepción que hay que desarmar en indicadores. Entonces hablemos de delitos: lo que se ve es que creció mucho la violencia, que creció la violencia intrafamiliar, la interpersonal, que en el robo de automotor matan gente por matar, te disparan sin sentido. Cuando se trata de entender esa dinámica, te das cuenta que hay una banda que quiere controlar a sangre y fuego un territorio, que busca dominar la calle y nosotros no se lo permitimos. Hay un incremento de la violencia y de la desesperación de la gente. 

-¿Qué cambios existen en la modalidad delictiva?

-Sí. Hay asaltos a comercios, empiezan a buscar cómo entrar a casas donde por ahí cuentan con información que tienen 10 o 20 mil dólares porque algún empleado infiel les dijo, ya se observa que creció el robo de cable, de bronce. Eso tiene que ver más con la necesidad y con la desesperación. Tiene que ver con eso. Hay un problema grave que es esa violencia lesiva, la violencia armada que está asociada al narcotráfico y después hay un delito asociado a la desesperación. Son dos lógicas diferentes.

-¿Los vecinos confían en la policía? 

-Tenemos un esfuerzo muy importante por construir confianza del vecino con la policía. Hay barrios donde hemos construido mucha confianza, hay otros donde no, hay municipios donde tenemos un nivel de confianza más alto que en otros. Sí tenemos una policía que hoy patrulla las calles con más intensidad, que enfrenta a los delincuentes. Estamos haciendo muchos esfuerzos y creo que la sociedad también lo ve.



VIOLENCIA EN EL FUTBOL
“Los clubes deben regular el aforo”

-¿Cómo trabajan con la violencia en el fútbol?

-Nosotros estamos trabajando en desarrollo de protocolos y hablando con la AFA para construir una formación de dirigentes en materia de prevención del fútbol. Hemos logrado esclarecer el homicidio que se produjo en la cancha de Chacarita y estamos terminando de identificar a más de 30 o 40 personas que fueron parte de la pelea porque las imágenes fueron claras. Esas 40 personas no tienen que entrar más a la cancha. No son parte del fútbol. Nosotros nos vamos a encargar de identificarlas y de prohibir el ingreso a la cancha. Después tenemos que resolver desde la Aprevide situaciones donde hay por ejemplo estadios que tienen 27.000 localidades y tienen 45.000 socios y además entregan 5.000 entradas de protocolo. El club tiene que encontrar la manera de regular el aforo y eso no es un problema mío. Yo no vendo las entradas, no hago los socios. ¿Qué tenemos que hacer nosotros? Trabajar con ellos para que haya un sistema de canje de entrada porque nosotros no controlamos, no es nuestra función. 


RECORTES DEL GOBIERNO NACIONAL
“La quita del FOFOFI no significa una caída en los salarios de los policías”

-¿La eliminación del FOFOFI impacta en el sueldo de los policías?

- La provincia aporta el 39% de la coparticipación y recibe el 20% y nos acaban de sacar un punto con la derogación por decreto del Fofofi. Hay toda una situación donde cada vez se nos hace más difícil como Estado dar respuesta a los emergentes que tenemos. Nosotros en la actualidad las estamos sosteniendo con dinero que tiene la provincia de Buenos Aires. La quita del Fofofi no significa una caída en los salarios de los policías. Implica un ataque al financiamiento de la Provincia de Buenos Aires, pero no está estrictamente relacionado con los sueldos. Es el Fondo de Fortalecimiento Fiscal en el marco de una deuda histórica que tenía la provincia de Buenos Aires en falta de equipos. Los policías no tenían patrulleros, chaleco antibalas, capacitación y tenían un salario de miseria. Nosotros con eso pudimos comprar el equipamiento, los chalecos, hacer la transformación tecnológica, integrarnos con los municipios, desarrollar la política de profesionalización y lograr que los sueldos estén equiparados con los de las fuerzas federales. 

-¿Cómo es la relación con la ministra Bullrich?

- Con la ministra Bullrich estamos construyendo un entendimiento donde ella comprende este escenario y lo convalida con nosotros. Estamos construyendo un entendimiento, armamos unas mesas de inteligencia criminal, donde intercambiamos mucha información. Estamos trabajando en la integración del trabajo conjunto entre el Ministerio de Seguridad de Nación y de Provincia, la articulación con la Procunar, que es la Procuraduría Nacional de Drogas, el órgano de la Justicia de combate de la droga, la Justicia Federal y la Justicia Provincial. Todo eso junto para perseguir las organizaciones criminales. Después ella señala, en términos de la acción de las fuerzas federales, lo que nos dijo a nosotros, que encontró unas fuerzas federales que tienen que equipar, que están desorganizadas, que hay una parte que depende de ella. Yo no lo sé a eso, ni me voy a meter en esa situación.





RELACION CON LOS INTENDENTES
“Este modelo de trabajo es superador a la iniciativa de la policía local” 

-¿Cómo es el trabajo con los intendentes? ¿Algunos piden la policía local?

-Creo que está demostrado que este modelo de trabajo es superador de las diferentes iniciativas que se dieron en gestiones anteriores. La Policía Local fue una respuesta política para un momento y que tuvo muchos límites. Respecto de la formación, de la selección del personal, de la desarticulación y el desacople que había con el resto de la policía. Nosotros hicimos algo superador, somos la gestión que más descentralizó las operaciones policiales. Hoy cualquier intendente que ejerza el liderazgo político en su territorio, que planifique el desarrollo de la ciudad, que esté comprometido con el desarrollo de su ciudad y con las necesidades de los vecinos, tiene un liderazgo en materia de seguridad y tiene una coordinación excelente con la policía. Hay una retórica con la policía local que por ahí lo que hace es ser el mascarón de proa de controlar la calle, de discutir algunas cuestiones que en el fondo es una tensión política. Me parece que en términos de método de trabajo hemos demostrado que la evidencia científica, el modelo de patrullaje preventivo, predictivo y la integración tecnológica es lo que nos da las herramientas para poder trabajar la prevención en la calle de una manera superadora. Sí lo que creo es que tenemos que no solo preocuparnos de la policía, sino también pensar cómo nos ocupamos de los menores que delinquen, de la violencia familiar, de la urbanización de los barrios, de la iluminación de las calles, de la integración sociocomunitaria. Me parece que lo que tenemos que lograr es el entendimiento en torno a la coordinación.

-¿Y los ve comprometidos a los intendentes? 

-En general los municipios están involucrados en la seguridad. Como pasa en todos lados, tenés un grupo de intendentes que tienen una respuesta mucho más profesional que otros. Hay quienes tienen todas las calles asfaltadas y entonces los recursos que reciben los pueden invertir en seguridad. Pero también hay otros que no tienen esa posibilidad porque tienen otras prioridades con calles sin asfaltar o algunos otros inconvenientes que requieren quizás poner en foco ahí.


LA PELEA POR LEYES EN LEGISLATURA
“Nuestro senador y jefe político Berni tiene mucha experiencia”

-¿Le preocupa la falta de las vacantes que hay en la Justicia? 

-Yo confío que el actual Ministro de Justicia (Juan Martín Mena) va a construir junto con el sistema jurídico y el sistema político en la Legislatura de la provincia de Buenos Aires los acuerdos necesarios para cubrir las vacantes. Y, a su vez, hacen falta más cargos más allá de las vacantes que están sin cubrir porque cubriendo las vacantes llegamos a lo que estaba previsto. El Conurbano bonaerense se ha expandido y en esa expansión necesitamos cubrir territorio. 

-¿Ustedes pagan las consecuencias de esta justicia a la que le falta gente?

La policía es la cara más visible de la seguridad y la seguridad no es solo el resultado de la actuación de la fuerza, pero todo el mundo la asocia con la policía y la gente entiende que la inseguridad también es el resultado de las deficiencias de la policía. La verdad es que es algo mucho más complejo. En muchos casos se da un homicidio, la policía esclarece el delito, llevamos a los responsables a la comisaría, los vecinos se juntan reclamando justicia y apedrean la comisaría y vos decís: ‘más no podemos hacer’.

-El Gobernador presentó en 2022 el proyecto de reforma de la Policía bonaerense. ¿Cómo viene la discusión? 

- Confiamos en que nuestro senador, Sergio Berni, va a liderar el proceso político para imponer el proyecto que viene a modernizar la ley de personal de policía. Es una ley que tiene muchísimos años y que necesita ser aggiornada. También hay otros debates legislativos que tienen que ver, por ejemplo, con el narcomudeo, relacionados con el tema de los menores, hay diferentes problemáticas como la ley de espectáculos deportivos, la ley de violencia en el fútbol, la ley de la nocturnidad. Hay diferentes leyes que nosotros necesitamos que se modifiquen. Nuestro senador y jefe político Sergio Berni tiene mucha experiencia respecto de eso y estoy seguro que está construyendo los consensos necesarios para que esas leyes se modifiquen.












 

OTRAS NOTAS

MEDICIONES

Luz al final del túnel: según el INDEC, un sector repuntó la actividad económica

El Instituto Nacional de Estadística y Censos reveló los datos del EMAE correspondientes al quinto mes de 2024. De acuerdo a las mediciones, hubo resultados positivos gracias al empuje de un ámbito en particular. Cómo fueron los números sector por sector.

Copyright 2024
La Tecla
Redacción

Todos los derechos reservados
Serga.NET