Apps
Viernes, 24 mayo 2024
Argentina
Informe Especial
11 de octubre de 2022
LEY DE LEYES 2023

Los ejercicios preliminares a la pelea del presupuesto

En el Ejecutivo calculan que la previsión de gastos para el año que viene rondará los 6 billones de pesos, y dan las puntadas finales a un proyecto que se presentará en breve. Los intendentes, oficialistas y opositores, quieren más porción de la torta. Las principales demandas

Los ejercicios preliminares a la pelea del presupuestoLos ejercicios preliminares a la pelea del presupuestoLos ejercicios preliminares a la pelea del presupuestoLos ejercicios preliminares a la pelea del presupuestoLos ejercicios preliminares a la pelea del presupuesto
Compartir

Los trazos finales del Presupuesto y la Ley Impositiva 2023 se trabajan en el Ministerio de Hacienda y Finanzas que conduce Pablo López. En paralelo, intendentes y legisladores de la oposición elaboran una serie de propuestas para negociar cuando se abra la discusión en el Parlamento bonaerense. Con menos margen para exigencias al propio espacio político, jefes comunales oficialistas acompañan algunas de las inquietudes emanadas desde Juntos y esperan, como siempre, que los municipios ganen más espacio en el reparto de los recursos. El primer round de la pelea se disputa, incluso, antes de que la Ley de Leyes suba al ring, y La Tecla muestra los primeros movimientos de cada uno de los sectores.



El Gobierno de Axel Kicillof evalúa enviar el proyecto a la Legislatura antes de fin de mes o, como tarde, en las primera semana de noviembre. Los gastos previstos para 2023 rondarán los 6 billones de pesos, una cifra que se condice con lo que se terminará por ejecutar este año (alrededor de 3,7 billones) más el 60% de inflación estimada para el próximo ejercicio por el Presupuesto nacional. La Provincia debe ajustarse a ese número aunque la mayoría de las previsiones privadas señalen que el índice inflacionario será más alto.

Entre los datos a destacar, se incrementarán los gastos de capital, con el foco puesto en la obra pública (no solo la dependiente de Infraestructura), que en 2022 representarán un 7% del Presupuesto y para el próximo ejercicio la intención es llevarlos a 8%. “O al menos que quede muy cerca de 8”, confirmó una fuente del Ejecutivo, donde se ilusionan con llegar a 10 en los próximos años. También se asegura, desde el entorno del Gobernador, que “va a crecer el impactoen educación, salud y seguridad”, tres áreas en las que la mayor parte de las partidas se las llevan los salarios. Y será el segundo Presupuesto “con perspectiva de género”, un aspecto considerado un hito de la actual normativa. 

En el Presupuesto 2023 se verá nuevamente una caída en intereses y pagos de deuda, pero volverá a cerrar con déficit primario y financiero. En ese sentido, la Ley de Leyes volverá a contar con un pedido de endeudamiento, además de renovar la autorización para el uso de las Letras de Tesorería, una herramienta vital para el Ejecutivo. 

Una de las demandas de los intendentes, sobre la que ya trabajan con intensidad tanto jefes comunales del Pro como de la Unión Cívica Radical (y también esperan ansiosos los alcaldes del Frente de Todos) es la continuidad del Fondo de Infraestructura Municipal (FIM). Pero lo más probable (como ha sucedido en otros años) es que ese ítem no esté en el articulado original y que el Gobernador y el ministro de Hacienda lo utilicen como prenda de negociación, a sabiendas de que en el texto final el FIM será parte de la previsión de gastos y recursos. Los intendentes pedirán que el Fondo de Infraestructura tenga un fuerte incremento por sobre los 17.000 millones de este año, que en principio contemple la inflación proyectada y también lo que la escalada inflacionaria se fagocitó en el ejercicio en curso. 

Además, irán en la búsqueda de una mayor disponibilidad de esos fondos; o al menos otro esquema de ejecución, que sea más dinámico y demore menos el envío de las partidas. Algunos teorizan que si en 2016 se acordó con María Eugenia Vidal un FIM de 12.000 millones de pesos y la inflación acumulada entre enero de ese año y enero de 2022 ronda el 670% aquella cifra debería multiplicarse por seis o por siete, es decir 2016 se hizo a partir de un fuerte endeudamiento en dólares, y que la incorporación del Fondo de Infraestructura Municipal a la ley en los últimos años tuvo otra lógica. 

Otra de las demandas que emana desde la oposición, y es bien vista por intendentes peronistas, es que se coparticipen los fondos discrecionales que llegan desde Nación sin pertenecer a programas específicos. Entre ellos están los Adelantos del Tesoro Nacional (ATN), pero fundamentalmente se apunta al Fondo de Fortalecimiento Fiscal (creado a partir del punto de coparticipación que se le extrajo a la Ciudad de Buenos Aires), que representa más de la mitad de los recursos discrecionales que Kicillof recibió este año. 

En tal sentido, los diputados del Pro Adrián Urreli y Alex Campbell ya presentaron un proyecto de ley en el cual solicitan que “todo fondo transferido a la Provincia en el marco de ´Programas de asistenciaentre 72.000 y 84.000 millones. En el Ejecutivo lo descartan de plano y aducen que es prácticamente imposible equipar eso, porque en el financiera a provincias y municipios´. ´Fondos de fortalecimiento municipal´, ´Fondo de fortalecimiento fiscal, ‘Fondo de Infraestructura Municipal´, y/o en general de todo Fondo y/o Aportes del Tesoro Nacional con destino a compensación, seguridad y/o ejecución de obras de infraestructura dirigidas a la mejora sanitaria, educativa, hospitalaria, de vivienda o vial, deberán ser distribuidos entre los municipios de conformidad con el Coeficiente Único de Distribución (CUD)”. 

La respuesta desde el Gobierno al pedido de ampliar los recursos coparticipables es que “se debe tener en cuenta que hay una cantidad de gastos que hace la provincia y tienen impacto en los municipios, como los subsidios o la cobertura del déficit previsional, que incluye las jubilaciones de los empleados municipales, solventadas con esos recursos”. Es un tema que estará en el ring de la pelea presupuestaria. Y los legisladores de la oposición también subirán la guardia con la solicitud de pasar a las transferencias automáticas los recursos que se coparticipan pero el envío del dinero depende de la voluntad de Ejecutivo en cuanto al momento de efectivizarlo (Fdo. De Programas Sociales y Saneamiento Ambiental; Fdo. De Fortalecimiento de Recursos Municipales; Fdo. Municipal de Inclusión Social; Fdo. de Financiamiento Educativo; y Fdo. Ley 14890). 

Quieren que sea por goteo y eso demandaría modificaciones a la Ley 10.559 y a todas las normativas que regulan esos programas. Cuando se sienten a cerrar los términos de la nueva previsión presupuestaria, desde Juntos reclamarán los atrasos en el envío de partidas de entes estatales (principalmente IOMA) a algunos municipios . También volverán a poner entre las cuerdas los 5.000 millones que la Provincia les prestó durante la pandemia y debieran devolver. Esas obligaciones quedaron postergadas este año y los alcaldes volverán a la carga, como lo pidieron desde el incio, por la derogación de esa deuda. Quizá esta vez tengan éxito. Ese monto también quedó carcomido por la inflación. 

En cuanto a la Ley Impositiva, que históricamente dispara controversias entre el oficialismo y la oposición, esté quien esté de cada lado, el Gobierno tiene la idea de continuar en línea con el presupuesto actual. Es decir, sin modificaciones respecto a las alícuotas de Ingresos Brutos, pero con un incremento los topes de facturación, claramente alterados por la inflación. Sí habrá retoques en los impuestos patrimoniales, con una progresividad similar a la de la ley en curso, e incluso se anticipa que los sectores más vulnerables tendrán una baja en la carga impositiva en términos reales.

EJERCICIO EN CURSO
El ejecutado de este año, la toma de deuda y el déficit primario


A fin de 2022 la Provincia habrá ejecutado alrededor de 3,7 billones de pesos entre gastos corrientes y de capital, una cifra levemente superior (empujada por la inflación) a los 3,1 billones establecidos en la Ley de Leyes actual. En el Gobierno destacan que casi el 7% de ese dinero se habrá utilizado en obras de infraestructura, a la vez que ponderan la caída constante, en términos porcentuales, que demandan las obligaciones financieras. “En 2019 casi el 20% del Presupuesto se iba en pagos de deuda, y hoy estamos en el 6%; por eso se puede avanzar en otras áreas, como reforzar programas productivos y aumentar el gasto de capital”, remarcó un funcionario cercano a Kicillof. 

Al respecto, el canje de deuda cerrado en agosto de 2021 sigue su curso, y se hicieron efectivos los pagos de marzo (segunda cuota) y septiembre, aunque todavía queda menos de un 2% de tenedores que sigue sin acordar. Para financiarse, durante 2022 el Estado provincial usó todo el programa de Letras del Tesoro, y se estima que a fin de año la toma de deuda estará en 50.000 millones de pesos, muy por debajo de los 90.000 millones autorizados por la Legislatura. Más allá del salto en la recaudación y la posibilidad de tomar empréstitos (el mercado está difícil) el déficit primario será similar al indicado en el Presupuesto; es decir de unos 50.000 millones de pesos; que en términos reales representa menos de lo que significaba cuando se estimaron los números para el año. También el déficit financiero irá en línea con lo presupuestado. 

Uno de los puntos que se discute por estos días es la ayuda extraordinaria que llegó desde el gobierno nacional. Kicillof recibió, en los primeros siete meses, 152.000 millones de fondos discrecionales por parte de la Nación, el 43% de lo enviado a la totalidad de las Provincias. Vale aclarar que la cifra se condice con el peso poblacional y productivo de Buenos Aires sobre el resto del país, y está mucho más ajustada al 22% que recibe de Coparticipación Federal. De esos 152.000 millones de pesos unos 80.000 millones corresponden al Fondo de Fortalecimiento Fiscal (que para fin de año se estima en alrededor de 200.000 millones). Sobre ese dinero ponen la lupa los intendentes, porque pretenden que forme parte de la Coparticipación que llega a los municipios, y es una de las discusiones que se dará cuando la Ley de Leyes se ponga sobre la mesa.

DIEGO VALENZUELA (PRO)
“Con el cien por ciento de inflación nos dijeron que achiquemos obras”


En referencia a la negociación por el Presupuesto que se avecina, el intendente de Tres de Febrero, Diego Valenzuela, aseguró: “Vamos a llevar una visión de los intendentes para que nuestros legisladores laburen y va a ser una condición necesaria para el acuerdo general por el Presupuesto. Este año no nos fue bien con la Provincia, nos dieron la espalda. Se acordó un FIM y con el 100% de inflación nos recibieron después de mucho esfuerzo y nos dijeron que achiquemos obras. Por eso es un mal antecedente el 2022 en términos de FIM y Fondo de Seguridad”. 

En cuanto a esto último, el alcalde PRO dijo que “se licuó mucho por el aumento en el costo de mantener los móviles, un gasto que asumimos los municipios”. Y agregó: “La Provincia convenio con nosotros obras, no solo dinero, por lo que vamos a hacer un planteo concreto de compensación y de cómo se puede hacer mejor el año que viene. Que se pueda hacer rápido el desembolso y sin perder poder adquisitivo, que se pueda ejecutar con celeridad y que no haya que firmar tantos convenios, tantas vueltas”. En referencia al reparto de todos los fondos que ingresen a la Provincia, el alcalde amarillo dijo que “es una convicción que tenemos, es algo que vamos a seguir impulsando. 

El Gobernador dice que coparticipa lo que debe coparticipar, y esa es una visión parcial; porque si tenés muchos fondos no automáticos y no se coparticipan estás gambeteando a los municipios. Deben coparticiparse todos los fondos que no tienen un fin afectado, como lo que le sacaron a la Ciudad de Buenos Aires por el pacto fiscal o los ATN. Una parte de esos fondos discrecionales creemos que se deben coparticipar, pasar a automáticos”. Finalmente, sostuvo que Axel Kicillof debe pelear para “subir la coparticipación federal, un reclamo que el Gobernador no ha hecho; y seguimos en el 22% cuando aporta el 40%. El está cómodo con los fondos discrecionales porque no los tiene que coparticipar”.

A LA EXPECTATIVA
Los alcaldes peronistas se cuelgan de la avanzada de Juntos


Son los intendentes de la oposición quienes enarbolan públicamente la bandera de la discusión en el reparto de los fondos. Detrás tienen el apoyo tácito de los jefes comunales peronistas, que no lo dicen públicamente, pero que por lo bajo aceptan que “a nosotros también nos sirve” el planteo que llega desde Juntos y que acompañarán con sus legisladores cuando se ponga en discusión la próxima Ley de Leyes. 

En lo que más coinciden es en la necesidad de actualizar el FIM de acuerdo a la evolución de la inflación, tomando como punto de partida el primer fondo, instaurado en el Presupuesto de 2016 en 12.000 millones de pesos. Los peronistas también coinciden en la demanda de que esos recursos sean de una disponibilidad más libre y sin tanta burocracia, por la cual se demoran las obras en un contexto inflacionario donde los precios cambian constantemente. “En lo que va del año, más de la mitad de los municipios no cobraron ni el anticipo, el trámite es muy engorroso”, se quejó uno de los alcaldes oficialistas consultados por La Tecla. También desde las intendencias del FdT reconocen que “ya hay una discusión fuerte” respecto a que todos los recursos lleguen a los distritos por goteo y se pasen a transferencia directa los fondos que no están bajo esta modalidad. Además de acompañar el reclamo de que haya un reparto establecido de antemano para cuando llegan a la Provincia dineros discrecionales de la Nación.

LABORATORIO PRO
Juntos, pero también con “rancho aparte”


En busca de propuestas alternativas a las del Ejecutivo, también se ha conformado otro “grupo de estudio” para elaborar proposiciones destinadas a la rosca de fin de año. Lo integran algunos legisladores del PRO, como Alex Campbell y Adrián Urreli, y los secretarios de Economía de los municipios de ese espacio, con un funcionamiento ajeno al que reúne a radicales y amarillos. “Por ahora es un grupo nuestro, veremos si después consensuamos con los radicales”, confió un legislador. Y un dato más, no menor, decisivo: además de poner cifras al FIM de 2023 que contemple la previsión inflacionaria, los alcaldes advierten ser inflexibles en una exigencia: que se compense lo perdido este año y que se incluya, de manera taxativa, un método de actualización de los montos en caso de escenarios de incrementos de precios. “Queremos garantizar que el año que viene lo que acordemos no pierda poder adquisitivo”, aseguran.



OBRAS EN DANZA
El FIM, la madre de todas las batallas para los alcaldes


La UCR y el PRO diseñan la estrategia para el toma y daca de cada año, cuando oficialismo y oposición negocian el Presupuesto 2023. Tras el primer Foro conjunto de intendentes, que tuvo lugar en Balcarce, la certeza de que el Fondo de Infraestructura Municipal (FIM) es la piedra basal del reclamo opositor quedó más transparentada. Para ello, los jefes comunales de Juntos ya comenzaron a intercambiar ideas con sus legisladores, instándolos a que defiendan los fondos -“escasos”, dicen- que reciben de la Provincia. Días atrás, un zoom congregó al diputado radical Agustín Máspoli; el titular del Foro de intendentes boina blanca, Miguél Fernández (Trenque Lauquen) y los equipos de los alcaldes del PRO Néstor Grindetti (Lanús) y Diego Valenzuela (Tres de Febrero). 

El resultado fue un primer borrador con la propuesta que llevarán los diputados y senadores de la oposición a la mesa de negociaciones con el Frente de Todos. Allí se plasman algunas de las exigencias de los jefes comunales, quienes reclaman por los perjuicios económicos que producen los sistemáticos atrasos en el desembolso de los fondos para obras en un contexto inflacionario. “Es complejo todo, hay muchas trabas. Entre que presentás el proyecto, lo aprueban, lo corrigen, dan el OK a las certificaciones y se desembolsa, pasan meses y te lo come la inflación”, señalan con fastidio. Por eso buscan esquemas que puedan acelerar los procesos, como desembolsar de manera automática al presentar el proyecto un porcentaje mayor (actualmente es del 30% y luego envíos parciales). En general, rescatan la predisposición del ministro de Infraestructura, Leonardo Nardini, aunque la plata no llega a tiempo. “Vamos, nos reunimos con Juan Pablo De Jesús (diputado y vicejefe de Gabinete), con el jefe de Gabinete (Martín) Insaurralde, con Nardini, pero la guita no llega. No sabemos qué pasa, si es que López (Pablo, ministro de Hacienda) no pone el gancho u otro motivo, pero esto así no puede continuar”, se quejó un intendente amarillo. 

En lo macro, los jefes comunales también tienen un reclamo, que han llevado a los legisladores de su espacio para que planten bandera. Buscan evitar que la decisión de incluir o no el FIM quede librada al antojo del oficialismo de turno. “Hay que institucionalizarlo, que sea por ley o agregarlo como un ítem del Presupuesto, pero tiene que ser algo fijo, seguro”, dijeron a La Tecla.

LOS INGRESOS PARA LAS PROVINCIAS
El reparto que le gana a la inflación


“La coparticipación nacional volvió a crecer en septiembre un 2% real (por encima de la inflación). Y en lo que va del año, las provincias acumulan recursos extras por $335.000 millones”, de acuerdo al informe del Instituto Argentino de Análisis Fiscar (IARAF) El director de esa entidad, Nadin Argañaraz, desglosó que “en el noveno mes del año 2022 el gobierno nacional envió, al consolidado de provincias más CABA, $598.929 millones en concepto de coparticipación, leyes especiales y compensación, frente a $318.670 millones en igual período del año anterior. Ello significa un incremento nominal del 87,9%, que al descontar la inflación del período se traduce en un incremento real del 1,9%”. Argañaraz comentó, además, que “en el acumulado a septiembre de 2022, las transferencias automáticas alcanzaron los 4 billones 401.136 millones de pesos, un 75,7% más respecto al mismo período del año anterior, en el que los envíos habían ascendido a 2 billones 504.705 millones. De este modo, al descontar la inflación de cada uno de los meses del período, se verificó un crecimiento real del orden del 6,4%”. De los 335.000 millones de pesos de excedente (recaudación menos inflación), 73.519 millones fueron a parar a las arcas de la provincia de Buenos Aires.





FRANCO FLEXAS (UCR)
“Venimos perdiendo desde el año pasado, incluso desde el anterior”


El intendente de General Viamonte, Franco Flexas, se mostró partidario de que “cada vez haya más coparticipación con los municipios, porque cada vez nos hacemos cargo de más cosas”. Agregó que en estos momentos “estamos haciendo nuestros pedidos por los porcentajes de inflación, donde venimos perdiendo desde el año pasado, e incluso desde el anterior. La verdad es que la situación se sigue desfasando y tenemos que llevar adelante la gestión con ese problema”. 

Flexas explicó que “en la época de Vidal a todos los intendentes nos pareció bien el Fondo de Infraestructura Municipal (FIM), lo mismo nos parece en la época de Kicillof. Lo que pasa es que si sos oficialismo te cuesta levantar la voz, por eso creemos que hay que poner un parámetro de FIM y que se vaya pagando más allá del gobierno que venga”. 

En cuanto a la idea de institucionalizarlo, el jefe comunal de la UCR explicó que “una de las maneras es a través de una ley para dejarlo establecido y con mayorías especiales para modificarlo, y que no se cambie por alguna situación coyuntural, o que esté atado a un oficialismo u otro, del partido político que sea. Es fundamental para nosotros que se cumpla el FIM y el Fondo de Seguridad de este año, que algunos lo han cobrado todo y a otros les han empezado a pagar más tarde. ¿Y eso lo vamos a tener que cubrir con fondos de los municipios?” Con respecto al dinero para Seguridad, el jefe comunal aseveró que no irán por su institucionalización; a la vez que relativizó la prioridad que algunos le dan a la modificación del Coeficiente Único de Distribución (CUD), por el que se reparten los fondos a las comunas. “Siempre hay discusiones sobre cuál sistema es más justo para el reparto del FIM”, afirmó. 

Respecto de la presunta discriminación en la adjudicación de adelantos del tesoro a municipios oficialistas, sostuvo: “No tenemos datos, no se clarifica qué monto recibe la Provincia de ATN (Adelantos del Tesoro Nacional) ni cuánto reciben algunos municipios por ATP (Adelantos del Tesoro Provincial). Ojalá se pueda determinar cómo se reparten esos fondos, que son para circunstancias extraordinarias”.


 

OTRAS NOTAS

ECOS DE LA REBELIÓN

PRO: la sublevación anti-Bullrich y un rompecabezas amenazado en la Legislatura

La renuncia de la casi totalidad de Consejeros del partido obliga a convocar elecciones y adelantar la definición de liderazgos. La fórmula Ritondo-Santilli, el rol de Mauricio Macri y las posibles repercusiones en Diputados y Senadores, donde conviven diferentes sectores.

Copyright 2024
La Tecla
Todos los derechos reservados
Serga.NET