Argentina
Jueves, 11 agosto 2022
ROSCA POLíTICA
30 de mayo de 2022

Contradicciones radicales que se escondieron bajo el velo de unidad de la Convención

Un encendido pedido para que se unifiquen los bloques en el Congreso puso incómodos a algunos dirigentes que no pueden dar respuesta a esa falencia interna. Quienes dicen ser candidatos sostienen que primero debe exponerse un programa de gobierno que todavía está en veremos. ¿Todos le cierran contundentemente la puerta a Milei?

Por Hernán Sánchez
Contradicciones radicales que se escondieron bajo el velo de unidad de la Convención - La Tecla
Contradicciones radicales que se escondieron bajo el velo de unidad de la Convención - La Tecla
Contradicciones radicales que se escondieron bajo el velo de unidad de la Convención - La Tecla
Contradicciones radicales que se escondieron bajo el velo de unidad de la Convención - La Tecla

Insistidor, el convencional por Mendoza Fernando Armagnague pidió la palabra más de una vez para señalar su preocupación porque hay dos bloques radicales en la Cámara de Diputados de la Nación. En su primera intervención arrancó varios aplausos cuando hizo un raconto histórico de las veces que el partido estuvo dividido pero, aún así, conservó unidad en las bancadas legislativas. Le pidió a la mesa y al presidente de la Convención que arbitren en favor de una unidad de los bloques, es decir entre la UCR orgánica y el espacio Evolución, que conduce Martín Lousteau. El economista no puso cara de buenos amigos frente a la postura del convencional.

Contradicciones radicales que se escondieron bajo el velo de unidad de la ConvenciónCuando le tocó a Mario Negri dar su discurso para mostrar el balance legislativo del bloque de diputados de la UCR, al finalizar su altisonante discurso político, el cordobés barajó en el aire el nuevo pedido de intervención del convencional; y dio concluido el debate al señalar: “Creo que hablo en nombre de los 33 diputados que estamos en el bloque de la Unión Cívica Radical. Queremos, más que usted, y lo sabe el partido, que estemos todos juntos. Tenemos los brazos abiertos. Anhelamos que estemos todos juntos antes que lleguemos al futuro”.

Cuando Martín Lousteau ocupó su lugar en la larga filas de oradores que tuvo la Convención, no hizo referencia al tema (su espacio -Evolución Radical- es el que tiene bancada aparte aunque él en el Senado permanece en el espacio UCR). Por ahora no hay avances concretos para que las bancadas de la UCR y de Evolución se fusionen y eso, sin dudas, constituye una contradicción clara respecto al mensaje de unidad interna que se buscó en la reunión celebrada en el Teatro Coliseo Podestá de La Plata. 

Otra de las contradicciones es que en el radicalismo ya juegan abiertamente por la carrera presidencial Facundo Manes y Gerardo Morales, pero en todos los discursos aseguran que se deben anteponer los proyectos programáticos por delante de los hombres. En ese sentido, los hombres ya están, pero los programas no aparecen explicitados, más allá de las intenciones expresadas por el presidente de la UCR nacional acerca de dónde se tiene que apuntar con el proyecto de gobierno.

La vicepresidenta del Senado de la Nación, y una de las figuras emergentes del radicalismo, Carolina Losada, fue contundente ante una pregunta de la La Tecla acerca de si se anteponen las candidaturas sobre el proyecto. “Se está hablando más de candidatos que de programas y todos tenemos que hacer un mea culpa de eso. No es momento de hablar de candidaturas, es momento de hablar de programas de gobierno; y en Juntos por el Cambio estamos generando un programa de gobierno”, dijo la dirigente santafesina. A su lado la escuchaba Facundo Manes.

“Siento que la Argentina tiene un desafío enorme, que es entrar en la modernidad, y eso nos necesita a todos. Necesitamos líderes que inspiren, que unan y no dividan”, dijo después el neurocirujano, cuando se lo consultó sobre la teoría de Mauricio Macri de llegar a 2023 con “más cambio que juntos”.

Contradicciones radicales que se escondieron bajo el velo de unidad de la Convención

“No hay nadie que está poniendo en dudas o en discusión la posibilidad de ir juntos, no hay espacio político en Argentina para ninguna aventura individual de nadie de Juntos. La gente lo único que nos pide en la calle es que no nos peleemos, que vayamos juntos y que saquemos a esta gente”, completó desde la vereda de enfrente en la interna partidaria el economista Martín Tetaz.

Respecto a las candidaturas, Gerardo Morales, ratificó contundentemente que tanto él como Manes son las ofertas que tiene hoy el radicalismo sobre la mesa, y dejó abierta la puerta por si alguien más se quiere anotar en esa carrera.

Cuando le tocó, cerrar la Convención en carácter de presidente del partido, el gobernador jujeño tuvo la deferencia de invitar al palco a Facundo Manes (quien no iba a hablar) y convidarlo a que comparta unas palabras con el auditorio. “Hasta acá somos dos candidatos, y es un honor para mí que sea el otro candidato el otro candidato a presidente quien también dé un mensaje”.

Abrazado a Morales frente al micrófono, Manes dijo: “Mi mensaje es simple, hace unos meses yo era un médico, un científico y hoy estoy acá como parte de este partido político. Esto es lo que necesitamos en la Argentina, instituciones. No un partido de mesiánicos ni un partido de dueños, instituciones. ¿Y saben por qué tenemos que hacer esta patriada de cambiar la Argentina? Porque de acá somos, de acá pertenecemos, esta es nuestra patria y no vamos a renunciar a la Argentina”.

Morales agregó, tras agradecerle sus palabras,que “se preocupan muchos cuando estamos juntos y nos sacamos fotos, no saben que nos llevamos bien y tenemos el mismo pensamiento”. Luego encaró un discurso en el que dio algunos de los lineamientos de por dónde deberían ir los programas del próximo gobierno, y a trazar, como todos los preopinantes, una barrera entre el radicalismo y las fuerzas neoliberales que algunos sectores de Juntos por el Cambio quieren incorporar.

En ese sentido, también hay posturas internas que prefieren no ser tan extremistas a la hora de cerrar puertas. “Venimos a la Convención a reafirmar la pertenencia a Juntos por el Cambio y a marcar la necesidad de que debemos tener antes de fin de año un programa de gobierno, donde hay que debatir ideas, propuestas y proyectos, dijo eljujeño en la previa al encuentro que determinó las nuevas autoridades de la Convención, órgano que el próximo año deberá ratificar las políticas de alianzas. 

Contradicciones radicales que se escondieron bajo el velo de unidad de la Convención

Sobre Milei, el presidente del radicalismo expresó que “tenemos diferencias ideológicas profundas, que seguramente no van a poder coincidir con el programa de gobierno que vamos a plantear. El neoliberalismo le ha hecho mucho mal a la argentina, por eso para nosotros no es ni el Estado máximo del populismo ni el Estado mínimo del neoliberalismo”.

Pero no todos coinciden con la postura de buena parte del oficialismo partidario, de acompañar el comunicado por el que la mesa de Juntos por el Cambio excluyó de cualquier acuerdo político futuro al libertario. El economista y diputado nacional Martín Tetaz sostuvo que “el comunicado fue un gran error, y el sendero correcto es el demostrar criterios programáticos por los que se puedan sumar quienes estén de acuerdo, sin importar el apellido que tenga”. 

Tetaz, por ejemplo, concuerda con Milei en la visión de la actual gestión de gobierno. “El diagnóstico que hace es correcto. El Estado está fracasando” afirmó ante La Tecla. Pero no coincide en la receta. “No porque está fracasando tenemos que retirarlo de todas las actividades y dejar que el monopolio de la fuerza que hoy tiene el Estado sea desparramado entre toda la sociedad y que cada uno disponga libremente lo que va a hacer con un arma”.

La Convención Nacional, con las principales figuras de todas las fracciones del radicalismo presentes en el teatro platense (sólo faltó el gobernador de Mendoza, Rodolfo Suárez), permitió que el centenario partido mostrara músculo, se expusiera como un espacio político dinámico y en ascenso, y encubriera bajo un velo, al menos por un tiempo, esas contradicciones en las que la UCR suele caer históricamente, pero que deberá resolver antes que se le vuelvan un boomerang.