Argentina
Domingo, 14 agosto 2022
TRAS EL CIMBRONAZO
22 de mayo de 2022

Juntos y el operativo reconstrucción

La coalición opositora bonaerense atraviesa momentos turbulentos tras el portazo de Grindetti y encara un proceso de rearme de su espacio de toma de decisiones. El PRO exhibe sus diferencias que impactan en la alianza y también condicionan a Kicillof.

Por Andrés Sosa

Mientras el Frente de Todos (FdT) se desangra en una batalla intestina que perdura en el tiempo, en Juntos la situación que se atraviesa no es precisamente de armonía entre todos sus componentes. La disputa a nivel nacional desparrama esquirlas en la provincia de Buenos Aires y tensiona el clima en la coalición opositora. La salida del intendente de Lanús, Néstor Grindetti, de la Mesa Provincial graficó el panorama. Ahora, la tarea consiste en hacer encajar todas las piezas para reconstruir el espacio de decisión. Rosca intensa por estos momentos.

Además de quedarse sin un interlocutor con el Gobierno bonaerense – trabajo realizado por Grindetti, de relación cordial con el jefe de Gabinete, Martín Insaurralde- y buscar un reemplazo acorde, deben encarar un proceso en el cual es preciso que todas las partes con sus objetivos políticos puedan ensamblarse. El detalle es que las luces enfocan al PRO y a su capacidad para llegar a un principio de solución. 

A su vez, a las fuertes versiones que aseguran una clara injerencia de Mauricio Macri en la toma de decisiones y que provocó tal descalabro, también se le suma otro elemento clave para comprender los motivos por los cuales se tensa la cuerda con el oficialismo: la chance de volver al poder en 2023.

“La Mesa cumplió un rol hasta la semana pasada”, aseveró una fuente opositora de peso y afirmó que “la crisis fue interna del PRO”. “El problema es que Grindetti no se siente representante de su espacio político”, detalló y añadió: “Eso sucede porque cuando está el carguito todos dicen que sí, pero cuando le ponen la luz se cae todo”. Entonces, sostuvo que “van a tener que definir quién es el negociador con el Gobierno. Es lo que venían haciendo Néstor (Grindetti) y Maxi (Abad)”.

Otras voces consultadas por La Tecla dejaron trascender que, tras los acuerdos caídos que se iban a tratar en la Legislatura y el portazo del alcalde de Lanús, habría existido un llamado de Insaurralde a Jorge Macri, presidente del PRO y ministro de Gobierno porteño. El rumor es que el funcionario bonaerense le recriminó tal situación al exintendente de Vicente López y hasta acusó a Mauricio Macri como responsable de lo sucedido.

Más allá de la interna amarilla, una lectura realizada desde las entrañas de Juntos puso el eje en las condiciones en las cuáles como oposición deben plantarse ante el Poder Ejecutivo: “Duhalde creó un sistema de poder, donde parte de las negociaciones importantes pasaban por la Legislatura, pero muchas de ellas tenían que ver con una oposición que no podía acceder al poder. Juntos, hoy tiene aspiraciones de volver al poder en la provincia de Buenos Aires entonces las negociaciones no pueden ser iguales”.

“Los intendentes que son afines al Gobierno tienen que entender que el día de mañana les puede tocar ser intendentes en la oposición, entonces las negociaciones con extorsión a los intendentes no van, porque el día de mañana te puede tocar a vos”, disparó y añadió: “Entonces, las negociaciones a partir de ahí tienen un lugar de razonabilidad. Esa razonabilidad permite caminos mucho más más llanos”.

Bajo estas circunstancias y condiciones, este lunes se realizará un encuentro de intendentes PRO, para analizar la situación y buscar reconfigurar la Mesa Provincial. En tanto, el resto de los socios de la coalición se mantiene a la expectativa e implora por una pronta resolución. 

Mientras tanto, suena el nombre del senador Christian Gribaudo, hombre del riñón de Macri y Daniel Angelici, como nuevo integrante del grupo, que integran los radicales Maximiliano Abad y Érica Revilla (Presidente y vice del Comité Provincia); el ministro de Gobierno porteño e intendente de Vicente López (de licencia), Jorge Macri y el jefe comunal de San Nicolás, Manuel Passaglia, en representación del PRO; el peronista y actual senador provincial, Joaquín De la Torre, y dos dirigentes de la Coalición Cívica: el senador bonaerense Andrés De Leo y la diputada provincial Maricel Etchecoin.

El clima electoral adelantado que se vive le pone otro condimento a la vida interna de la oposición que por el momento no parece tener paz. Al margen de los esfuerzos realizados por todos los actores en mostrarse unidos en diferentes actividades y con fotos a través de las redes sociales, la realidad muestra las tensiones existentes. 


De la Torre: “El problema tiene que ver con los reyes del off”

El senador bonaerense dialogó con La Tecla en torno lo que generó la salida de Néstor Grindetti para el espacio del que forma parte. En ese sentido, le expresó su apoyo al jefe comunal de Lanús y realizó una lectura en la cual posó el problema en quienes poseen determinadas prácticas que dificultan llegar a consensos. 

“Me genera cierta tristeza que Néstor no siga siendo parte de la mesa, con lo cual él ya recibió mi llamado telefónico de apoyo y de acompañamiento”, manifestó.

Asimismo, consideró que “creo que él tiene que seguir siendo parte de la mesa. En principio, todos los que somos parte de la mesa, lo acompañamos a Néstor en este proceso”.

En cuanto a los motivos del cortocircuito, sostuvo que “el problema tiene que ver con los reyes del off, que cuando se prende el micrófono dicen cosas distintas a las que dicen en la oscuridad”. Entonces, explicó: “Dicen ‘Néstor anda, sí, sí, sí vamos, vamos, vamos’ y cuando se prende la luz niegan el apoyo que le dieron en una negociación”.

Por ese motivo, sostuvo que “eso le generó un desgaste muy grande a Néstor", y que "tiene que tener la certeza y la seguridad que en el proceso que viene aquellos que dicen una cosa en la oscuridad, la sostengan después frente a la luz”. 


Más voces de la coalición opositora posan la lupa sobre el PRO

El centro de la escena en la interna de Juntos lo ocupa el PRO a raíz de las diferencias que arrastra desde hace meses y que se exponen sin tapujos en las últimas semanas. Ante esto, el resto de los socios de la coalición opositora miran con preocupación el desarrollo de estas diferencias y así lo hacen saber por lo bajo.

“Se trata de un tema muy delicado”, expresó a La Tecla con suma cautela un miembro de la alianza con despacho en la Legislatura de la provincia de Buenos Aires. De este modo, también se deja constancia que el panorama genera una carga superlativa para los objetivos propuestos en el 2022.

En este aspecto, manifestó: “Lo vivimos con preocupación y esperamos que lo resuelvan pronto”. Sin dudas, un problema que efectivamente les quita el sueño y que hace que prendan velas para llegar a sintetizar, al menos en trazos generales, algunas posturas.

Otro integrante de Juntos fue un poco más allá y lanzó: “la interna es del PRO, es entre ellos mismos y después viene el resto". Asimismo, reveló que la pelea "viene de más arriba" y aludió a las versiones que señalan que Mauricio Macri dio la orden de que los legisladores provinciales de su espacio no aprobaran nada que modifique el cambio en el régimen jubilatorio promulgado durante el gobierno de María Eugenia Vidal.

"Después de eso, todos salieron a sobreacturar posiciones en el PRO. Quizás algunos no se los veía con una postura tan genuina, parecía que era la voz de otro", describió. Incluso, para graficar la situación, los comparó con quienes están en la otra vereda: "Es más o menos igual que la interna del Frente de Todos, con la diferencia de que ellos son Gobierno".


Las esquirlas hacen mella en los planes de Kicillof

No es ninguna novedad que desde la Gobernación bonaerense consideren que Mauricio Macri es quien termina de tomar las decisiones en los temas medulares. Allá por diciembre del 2021, en la antesala de la discusión del Presupuesto 2022 en la Legislatura, desde Calle 6 lanzaban el pedido para que los de la vereda contraria “unifiquen personería”.  

Asimismo, el propio Kicillof ha expresado en alguna oportunidad que "Mauricio Macri sigue siendo el que decide en la oposición" y que "la exgobernadora María Eugenia Vidal fue expulsada de la política de la provincia". 

En la actualidad, la caracterización que realizan no ha cambiado y desde el entorno del mandatario provincial también hicieron saber que existe “malestar” por los acuerdos tejidos con Juntos y que ahora se vieron perjudicados. Ante la imposibilidad de una mayoría oficialista que le permita avanzar sin problemas en leyes claves en el parlamento bonaerense obliga al Frente de Todos a consensuar cada movimiento con la oposición. Por eso, cualquier movimiento –por más pequeño sea- desbarajusta los planes previstos.

Si bien para la semana entrante existen algunas posibilidades de dar pasos hacia adelante, la situación no resuelta en Juntos genera incertidumbre. Por lo pronto, la Cámara de Diputados se reunirá el martes para tratar las designaciones de lugares vacantes en la Defensoría del Pueblo y las modificaciones a la Ley orgánica del Tribunal de Cuentas, que permitiría designar a Federico Thea como titular, en reemplazo del renunciante Eduardo Grinberg. En tanto, se descarta que pueda reflotarse la reforma del sistema jubilatorio de los empleados del Banco Provincia. Por su parte, en el Senado se podrían incluir los primeros dos temas.