Argentina
Miércoles, 29 junio 2022
NOTA DE TAPA
12 de abril de 2022

Para ambos lados de la grieta, Milei es un problema

El economista crece en las encuestas con su discurso antisistema y genera incertidumbre en el establishment político. ¿Hasta dónde afecta y hasta dónde le conviene a Juntos por el Cambio? ¿Y cuál es la perspectiva desde el Frente de Todos?

Por Laura Funes

“Si bien Javier Milei tiene la potencialidad de generar un cimbronazo, no sé si tiene suficientes anticuerpos para convertirse en remedio”, aseguró la analista Paola Zuban. Sí es concreto que el libertario se ha convertido en un fuerte dolor de cabeza para el establishment político, sobre todo para Juntos por el Cambio, aunque también rapiña votos del descontento que hay en un sector que en 2019 votó a Alberto Fernández. 

El despeinado dirigente se cuela como un actor incómodo en el sainete de la grieta y suma tensiones en la oposición. Para la alianza compuesta por el PRO, la UCR y la Coalición Cívica, su aparición y crecimiento en las encuestas es un problema importante. Con el actual sistema electoral (de PASO y elecciones generales), dejarlo afuera de ese colectivo podría allanarle el camino al oficialismo; y sumarlo pondría en riesgo el ya endeble sostenimiento de la sociedad. 

“Si (Mauricio) Macri llega a apostar a una alianza con Milei, el radicalismo y otros sectores podrían reconfigurar las coaliciones. Su incorporación sería un límite para nosotros”, dijo a La Tecla un importante dirigente de la UCR bonaerense. Milei es antirrepublicano, antidemocrático, no cree en la educación pública, y eso está muy lejos de los valores del radicalismo”, agregó. Los boinas blancas no quieren ampliar Juntos por el Cambio amontonando por amontonar. “Hay que ampliar con la sociedad a partir de construir un planteo de nueva mayoría”, expresan como un mantra. 

En la Coalición Cívica dejan la puerta un poco más entornada y lo consideran “un tema para hablar entre todos los socios”. Un referente bonaerense del espacio de Elisa Carrió indicó a La Tecla que “es un tema a evaluar en lo electoral, pero también hay un tema de forma, y lo que pregona Milei no es una solución”. 

Sí hay generalizada coincidencia en que el economista que propone, entre otras cosas, cerrar el Banco Central y regalar Aerolíneas Argentinas a los empleados, les saca votos a todos pero a quien más afecta es al PRO. “Ahora el liberalismo es él y no Patricia Bullrich”, dijo un senador provincial del espacio. “El problema del PRO es que ahora tiene un dirigente que lo corre por derecha, y en el espacio del centro hay otros candidatos que son naturalmente de centro y no forzados”, afirmó un diputado radical. 

La UCR amenaza con irse de Juntos por el Cambio si entra Milei en la alianza, pero desde el punto de vista electoral podría significar una conveniencia. En un hipotético escenario de interna entre tres candidatos (uno PRO, otro radical y otro libertario), los amarillos y Milei disputarán el voto más duro de Juntos por el Cambio, mientras que para la UCR quedaría libre el amplio espectro del centro, con la posibilidad de obtener más adhesiones que los otros dos competidores. Sobre todo si, finalmente, la postulación presidencial recae en Facundo Manes, quien también atraería a un sector del peronismo no K descontento con la gestión actual.

En esa ecuación no parece modificarle demasiado el panorama al PRO si Milei está afuera o adentro, y hasta se ve como más conveniente para el radicalismo que en las PASO haya tres postulantes de Juntos por el Cambio y no dos. Pero tanto las palomas como los halcones amarillos bregan por sumar a los libertarios. Tiene esto una explicación: creen que el oficialismo llegará partido y sin posibilidad de sutura al 2023; y con dos opciones peronistas en la cancha, lo peor sería atomizar el voto entre varias opciones. De producirse ese escenario, quizá el único posible para que logre el objetivo, el hombre de la melena al viento puede ilusionarse con alcanzar un balotaje. 

En el Frente de Todos aceptan como molesta la aparición del liberalismo extremo, aunque le buscan la conveniencia. “Nos saca a nosotros, pero les saca mucho más a ellos”, dicen en el oficialismo. Esta ventaja hace que también jueguen en cierta medida para que los libertarios se mantengan a flote y les interesaría mucho que el economista encuentre un candidato con cierta potencialidad en la Provincia ¿Será José Luis Espert? Es algo que algunos empiezan a tejer. Mientras tanto, en los pasillos de la Legislatura, la oposición ech a rodar el rumor de que “el Frente de Todos ya le está bancando la campaña a Milei”. 

Para Paola Zuban “están dadas las condiciones para una ruptura del sistema político, como en 2003”. La directora de Zuban Córdoba y Asociados destacó: “En la medida que Milei siga envalentonándose va a tener más herramientas para negociar su posición. No le suma a nadie, más que a él, tener más protagonismo. Lo logra solo, por sí mismo, levantándose de los programas, protestando en contra de la casta, y con un esquema de medios que le da micrófono”.

El histriónico diputado nacional se potenció desde las elecciones legislativas de 2021, pero, como expresó Zuban, “la ciudadanía no te da la misma confianza o no apuesta de la misma manera cuando es un cargo legislativo que cuando es un cargo de gestión ejecutiva”, y eso es un problema para alguien que, además, no parece permeable al diálogo y la negociación. Aun así, el libertario se ha colado en la escena política de máxima escala y genera un interrogante a ambos lados de la grieta: “¿Qué hacemos con Milei?”


Para ambos lados de la grieta, Milei es un problema


Qué tienen los libertarios

Congreso de la Nación
Cámara de Diputados

Avanza Libertad (BA)
José Luis Espert
Carolina Píparo

La Libertad Avanza (CABA)
Javier Milei
Victoria Villarruel

Republicanos Unidos (CABA)
 Ricardo López Murphy

Legislatura provincial

Avanza Libertad
Guillermo Castello (Sexta sección)
Constanza Moragues (Tercera sección)
Nahuel Sotelo (Tercera sección)

Concejos deliberantes

Avanza Libertad
Bahía Blanca (2)
Escobar (1)
General
Villegas (2)
Olavarría (1)
Vicente
López (2)
Pilar (2)



PAOLA ZUBAN
“Les roba votos al Frente de Todos y a Juntos por el Cambio”

Para Paola Zuban, directora de Zuban Córdoba y Asociados, Javier Milei es un “revulsivo de la ira y la frustración que genera la clase política tradicional ante la falta de respuesta a la demanda ciudadana, sobre todo en tema económico. La dirigencia, prácticamente no habla de temas económicos, salvo para echarse culpas por si la inflación aumentó o disminuyó, si la pobreza aumentó o disminuyó. Pero no hay quien plantee un camino alternativo para salir de la situación”. 

En este sentido, en diálogo con La Tecla señaló que “Milei concentra, en una pose muy elaborada, en contra del sistema y de la política, una respuesta que, nos guste o no nos guste, tiene una receta económica que a algunos puede parecerles viable y permea en los sectores que están muy enojados con la política, sobre todo una franja que pendula entre votarle al Frente de Todos o a Juntos por el Cambio, dependiendo de si la situación económica lo afecta o no”. 

En las elecciones del 2019 Alberto Fernández sacó cerca de 50 puntos. Hoy la intención de voto es del 30 por ciento. “Es un piso, pero también parece ser un techo, si lo leemos en el contexto en el que está el Frente de Todos hoy. Ha perdido un 20 por ciento. Una parte se ha ido a Juntos por el Cambio, la parte más de centro; pero una parte de Juntos por el Cambio se fue con Milei, ese votante se está yendo a los extremos. Pero el votante de Milei no es solo de derecha, es un votante enojado con la política, que necesita respuestas del sistema económico, sobre todo en el segmento joven, de clases sociales bajas, vulnerables, donde permea mucho esta pose que está teniendo Milei les roba votos a los dos”, cerró Zuban.


Para ambos lados de la grieta, Milei es un problema


PABLO ROMA
“Milei tiene una entidad propia”

En diálogo con La Tecla, Pablo Romá, director de la consultora Circuitos, consideró que detrás del “fenómeno Milei” se encuentra un sector de la sociedad que está dispuesto a escuchar propuestas o soluciones con cambios radicales. “La idea de ir contra la casta, más allá de lo que eso significa, de cortar los privilegios, llega a un sector de la sociedad y el electorado que hace que lo mire de una manera distinta; no ya como un outsider, sino más bien como alguien que tiene una idea y plantea una solución. Habrá que ver después si esa solución es viable o posible, pero eso ya forma parte de otra discusión”, expresó. En este contexto, llegado el caso de que el economista liberal logre consolidarse como el “tercero en discordia”, para el sociólogo su figura “puede ser un problema para Juntos por el Cambio, porque el perfil unifica a ambos sectores sociales del electorado que son más bien antikirchneristas. Puede ser que Juntos por el Cambio pueda perder algún punto o algunos puntos, pero el fenómeno va más allá. Tiene una entidad propia”. 

“Dentro de Juntos por el Cambio el alineamiento más claro es con Patricia Bullrich y su sector. Milei ya hizo una diferenciación de Mauricio Macri respecto de si es casta o no. Hay una puerta abierta a esa discusión, a esa posibilidad de generar un alineamiento. Habrá que ver qué pasa después”, dijo Romá, aunque planteó que “todavía no queda claro si sus 18 puntos son sumables a los de Macri, Larreta o Morales”.


En el oficialismo preocupa la fuga de voto joven

En el Frente de Todos saben que a quien más le saca Milei es a la principal alianza opositora, pero también ven escaparse hacia la derecha votos que naturalmente serían del FdT.

“Nos está sacando pibes”, coincidieron un diputado y un funcionario provincial. Algunas estimaciones hablan de que se come hasta 3 puntos del voto peronista. El discurso simple, rebelde y antisistema entusiasma a los pibes, pero empieza a escalar a estratos etarios más altos. En el oficialismo dicen que Milei registra un crecimiento en una franja que va desde adolescentes de 16 hasta personas de 35 años.


Para ambos lados de la grieta, Milei es un problema


POSTURAS
Halcones, palomas y la posible alianza con liberales en 2023

Dentro del PRO ven con buenos ojos la posible suma de Javier Milei a las filas de Juntos por el Cambio. Si bien el discurso del libertario tiene mayores coincidencias con el sector denominado “halcones”, las “palomas” tampoco rechazan un acercamiento, aunque marcan ciertas diferencias. En este sentido, el senador vidalista Walter Lanaro señaló a La Tecla que una posible alianza de cara a las elecciones de 2023 es “difícil, no imposible; sería muy bueno”. Sobre la posibilidad de restarle votos a JxC si van separados, dijo: “Es posible, pero falta un año y medio, y a tanto tiempo, evaluar números de encuestas en este país es ciencia ficción. Podemos hacer una lista enorme con gente que era presidenciable un año antes de la elección y después cayó fuertemente. Hay que ser cautos”.

En tanto, el diputado nacional Gerardo Milman, estrecho colaborador de Patricia Bullrich, indicó: “Hay que ser respetuoso. Para hacer una alianza hacen falta dos partes. No sólo Juntos por el Cambio debe querer, sino también los libertarios tienen que querer hacer una alianza con Juntos. Este es un año para discutir programas, no alianzas. No hay elecciones. Javier tiene ideas para la economía y le faltan ideas para otros problemas, como la educación, la seguridad, la salud, que son muy importantes”. 

Y añadió: Lo que hay que hacer con Javier y otros sectores libertarios es determinar cómo achicar el déficit fiscal. Javier tiene una idea, que es achicar el gasto político; la compartimos, pero no nos va a alcanzar. Hay que generar condiciones de crecimiento. Hay ideas compartidas y diferencias”.


PARTIDO EMPODERADO
Las apuestas del radicalismo

La UCR no quiere a Milei en la coalición formada en 2015. Además, el centenario partido apuesta a colocar el próximo Presidente y tener un competitivo candidato a Gobernador, que le permita ganar la interna del frente e imponerse en las generales. Algunos dirigentes nacionales quisieran ver a Facundo Manes con la casaca para la Gobernación, pero tanto el neurocirujano como la cúpula de la UCR bonaerense sueñan con el sillón de Rivadavia. “Viene tan bien que hay hasta un voto kirchnerista desencantado que lo elegiría”, dicen.

¿Y para la Provincia? Algunos nombres que suenan son Maximiliano Abad, Gustavo Posse y Martín Tetaz, pero lo concreto es que están en la búsqueda de una figura símil a la que sacó de la galera para las legislativas 2021. “Con el candidato a Gobernador vamos a dar una sorpresa, como dimos con Manes el año pasado”, aseveró uno de los dirigentes que están en esa búsqueda.

En el Gobierno no dejan de reconocer que temen por una jugada así o que Manes termine en la Provincia. Repiten cerca de Kicillof que “la potencia a Juntos en la Provincia se la da el radicalismo, y ellos pueden ganar tranquilamente la interna con el empuje de los intendentes del interior”, reflexionan cerca de Kicillof.