Argentina
Jueves, 7 julio 2022
FISURAS
18 de marzo de 2022

Sin paz en el FdT: los que votaron en contra, las palabras de Guzmán y un rumbo incierto

La votación en el Senado también implicó otro capítulo más en la crisis interna del oficialismo. Quienes rechazaron el acuerdo dieron sus motivos por escrito y el Ministro Economía celebró la sanción de la ley.

Sin paz en el FdT: los que votaron en contra, las palabras de Guzmán y un rumbo incierto - La Tecla

La crisis del Frente de Todos (FdT) tuvo un nuevo capítulo con la votación en el Senado de la Nación que sancionó la ley de entendimiento con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Tras la aprobación, rápidamente el ministro de Economía Martín Guzmán salió a marcar la cancha y celebrar. Por su parte, quienes votaron en contra publicaron un documento para detallar su posicionamiento. Las disputas en el oficialismo siembran mayor incertidumbre de cara a lo que se viene.

A través de las redes sociales, Martín Guzmán manifestó que "el Congreso sancionó con fuerza de Ley el acuerdo del Gobierno Nacional con el FMI que le permitirá al país refinanciar la deuda récord de 2018, evitando desestabilizar la economía" y añadió que "el resultado y el proceso son un paso firme hacia adelante en el desarrollo de nuestra República".

"Lo que enfrentamos. Duela lo que duela, la realidad es que el FMI está en Argentina desde 2018 por decisión del gobierno anterior, y en algo más de un año sumó una deuda de USD44.500 M en las espaldas del pueblo. Pesa y mucho. Nuestra responsabilidad era construir una solución", sostuvo.

Asimismo, expresó que "sin un acuerdo era imposible pagar. Y no pagar implicaba que no hubiese financiamiento en Argentina. Implicaba caída de la producción, el empleo y efectos desestabilizantes sobre el tipo de cambio. Implicaba ajuste. Nuestra responsabilidad era dar tranquilidad y certeza de rumbo".

"Logramos un acuerdo radicalmente diferente de todos los que históricamente se tuvieron con el FMI. No hay quita de derechos ni a trabajadores ni a jubilados. Se expande la inversión en infraestructura y conocimiento. Logramos poner por delante a los intereses de la economía real", agregó.

Más adelante, Guzmán señaló que "nunca un acuerdo con el FMI tuvo apoyo social y político federal de tal magnitud. Por primera vez en la historia pasó por el Congreso y logró un nivel de adhesión del 80%. También acompañaron sindicatos, el sector privado, universidades, movimientos sociales y la sociedad civil" y finalizó: "Ahora, el siguiente paso es la aprobación del directorio del FMI. Esperamos el apoyo multilateral. Traerá más estabilidad para Argentina, América Latina y el mundo".

 



El rechazo de los senadores del Frente de Todos

Los trece senadores del FdT que votaron en contra del acuerdo con el FMI, entre los que se encontraba la legisladora por la provincia de Buenos Aires Juliana Di Tullio, difundieron un documento extenso en el que reflejaron su postura. En la sesión, que tuvo la ausencia de Cristina Fernández de Kirchner durante la votación, se mantuvieron en silencio.

Bajo el título "Crecer para pagar. ¿Es posible con este pacto?", los legisladores manifestaron que "no es espasmódica ni repentina, sino que es el resultado de un proceso, no exento de tensiones y debates, que se vienen desarrollando desde el primer momento en el que comenzaron las negociaciones con el FMI y los resultados a los que se arribó en la negociación de la deuda externa que condiciona al país y la vida de las familias argentinas". 

A su vez, señalaron que el préstamo a Mauricio Macri "se hizo bajo múltiples irregularidades para la legislación y la institucionalidad de nuestro país y para el propio FMI" y afirmaron: "Aquí radica, creemos, la cuestión institucional y política más grave de toda la operación. En lo que constituye quizás el hecho más pernicioso de los últimos años para la salud y la calidad institucional de la Argentina, la toma de deuda de Macri fue hecha de forma irregular, informal, y de espaldas al pueblo".

Entonces, consideraron que "frente a la aprobación de un nuevo pacto con el Fondo, que dada la experiencia de nuestro país, sabemos que no logrará cumplir con el objetivo de 'crecer para poder pagar'" y aseguraron que no son "ingenuos" y que "nunca" esperaron que "el FMI se volviera 'keynesiano', ni que dejara de promover planes de ajuste".

"Más allá de la aprobación de esta renegociación, creemos que el centro del debate político en Argentina es cómo tener un programa de crecimiento económico que supere las recetas fallidas de programas de ajuste y recesión", agregaron.

También expresaron que "creemos firmemente que las deudas deben ser honradas, y nuestro movimiento político así lo ha demostrado en los hechos pagando deudas que no contrajo, y que fueron contraídas por Gobiernos de signo ideológico opuesto. Pero a pesar de nuestra voluntad de honrar las deudas, también sabemos que ajustar a los sectores de ingresos medios y bajos es por definición contraproducente con los propios objetivos de crecimiento económico que cualquier programa necesita para no fracasar".