Argentina
Martes, 5 julio 2022
EL DÍA DESPUÉS
11 de marzo de 2022

Pronóstico reservado para el FdT: el internismo permanente tensiona más la cuerda

La coalición de Gobierno mostró, otra vez, sus fisuras internas tras el debate por el FMI en Diputados. Ahora se viene el turno del Senado. Qué futuro le espera al oficialismo.

Pronóstico reservado para el FdT: el internismo permanente tensiona más la cuerda - La Tecla
Pronóstico reservado para el FdT: el internismo permanente tensiona más la cuerda - La Tecla

¿Se dobla pero no se rompe?, el interrogante sobre el futuro que le depara al Frente de Todos (FdT) es cada vez mayor. El internismo permanente de la coalición de Gobierno acelera su desgaste y la discusión en torno al acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) marcó otro capítulo más. La postura adoptada por La Cámpora, que terminó de concretarse con sus votos no positivos, generó otro cimbronazo. Mientras desde el massismo se muestran conciliadores, el sector que rodea al presidente Alberto Fernández busca reposicionarse.

De los 117 votos que aportó el FdT en el marco del debate en Diputados, 77 fueron afirmativos. Además, se expresaron 28 negativos y 13 abstenciones. Por su parte, Juntos por el Cambio (JxC) aportó 111 positivos. En tanto, votaron en contra 4 del FIT Unidad, 4 de los liberales y 1 de Ricardo López Murphy (JxC). 

Este mapeo de la votación tiene, al menos, dos aspectos claves: el primero, es que los positivos de JxC fueron más que los expresados por el FdT. El segundo, es que el 35% de los votos del total del oficialismo se repartieron entre rechazos y abstenciones. Un síntoma que marca la profundización de la grieta en el Gobierno.

Por lo pronto, se espera que el lunes comience el debate en comisiones en el Senado. El foco ahora se posará en la vicepresidenta, Cristina Kirchnerquien en plena sesión de Diputados mantuvo una reunión con sus más íntimos: Máximo Kirchner, Anabel Fernández Sagasti y Oscar Parrilli.

Las reuniones no cesan en los diferentes espacios que componen la coalición de Gobierno y, por supuesto, se tejen los pasos a seguir en lo que parece un juego de ajedrez. Los rumores comienzan a ser alimentados desde varias esquinas. Enojos, pases de factura y hasta algunos ponen la lupa sobre la conformación del Gabinete de Alberto Fernández.

En este marco, en diálogo con La Tecla, el politólogo Lucas Romero señaló: "Hoy a la madrugada nació el ´Frente sin todos´, que es una coalición minoritaria que deberá implementar ese programa con el Fondo Monetario, buscar que tenga éxito y ver si tiene alguna chance de revertir el clima de opinión desfavorable que hoy domina y llegar competitivos a 2023".

Respecto al rol de Máximo Kirchner, el analista señaló: "No puede tener diferencias en la principal decisión que tomó la coalición de gobierno. Si bien esto no es una ruptura, porque no hay un anuncio de Máximo y su sector político al cual identifico a Cristina Kirchner adentro, esta decisión de no acompañar es una manifestación de fractura que complica las perspectivas políticas del gobierno porque se tiene el sistema de incentivos  internos desalineados. La decisión de Máximo está constituida sobre la base de un cálculo que este acuerdo con el Fondo va a terminar con una derrota en 2023 y lo que quiere hacer es preservar su futuro".

En este contexto, el titular de Synopsis Consultores recalcó que "si el programa no funciona como Máximo y Cristina creen que va a suceder, el tiempo les dará la razón y tendrán un lugar desde el cual reclamar el reconocimiento político de que esto se advirtió, creo que es esa la apuesta".

Sobre la falta de definiciones respecto a una ruptura, el politólogo manifestó que "nadie quiere ser el Chacho Álvarez de esta época y eso ha condicionado mucho las decisiones de máximo y Cristina en estar en contra del acuerdo, porque claramente no lo acompañan y necesitan manifestar su disidencia, pero no quieren ser ellos los responsables de la crisis que termine con este ciclo".

Asumismo agregó que "el programa económico tiene múltiples desafíos, porque no ofrece ventajas, sino costos políticos, pero particularmente es la inflación el principal desafío, porque si las metas del programa se alcanzan fácilmente con más aumento de precios, no va a cerrar porque esa es la principal preocupación y eso significará un mayor deterioro del gobierno, por eso Máximo y Cristina saben el drama que se viene por eso necesitaron marcar esa diferencia".

En referencia a los actores que aún permanecen en la estructura ministerial, como ser el ministro del interior, Wado de Pedro enfatizó: "Su decisión es compartida con Máximo y Cristina, no es propia, sino es que tenga una relación cordial y no muestre estando dentro del Ejecutivo disidencias respecto de las decisiones del presidente. Esta es una coalición que se queda sin recursos políticos, porque el principal espacio que sostiene en términos de apoyos y popularidad es el kirchnerismo y el liderazgo de Cristina y Máximo, y los actores que están por fuera no tienen relevancia política y electoral, como también popularidad para sostener a esta coalición y esto complejiza lo que viene porque el Gobierno sale debilitado de esta votación".

Sobre la necesidad de realizar modificaciones en el gabinete presidencial, Romero contestó de manera afirmativa y señaló que "lo difícil es implementar cambios en esta coalición, porque lo que se ha visto en estos dos años es que es una coalición que le cuesta mucho procesar los cambios".


Pronóstico reservado para el FdT: el internismo permanente tensiona más la cuerda


Los díscolos: diputados del FdT que votaron en contra justificaron su postura

Bajo el título "La vuelta del FMI a la Argentina; ¿cómo llegamos hasta aquí?", los legisladores nacionales que votaron presentaron un documento de 15 páginas con el objetivo de justificar su postura.

"La aplicación de las políticas del presente acuerdo no sólo no van a solucionar ninguno de los problemas estructurales de la economía bimonetaria argentina, los van a agravar", indicaron y añadieron que "los programas del Fondo no son apropiados para promover el crecimiento ni tampoco para controlar la inflación".

A su vez, manifestaron que "por el contrario, en los períodos de vigencia de acuerdos con el FMI, la inflación promedio fue más elevada por la sencilla razón de que las medidas que impulsa el Fondo la aceleran".

"Nuestra fuerza política puede dar testimonio de que siempre tuvo que hacerse cargo y pagar las deudas que tomaron los gobiernos de signo político e ideológico opuesto.(...) El problema no es firmar con el FMI. Está claro que si tenemos una deuda con el Fondo tenemos que firmar un acuerdo con ese organismo. El problema, entonces, no es firmar. El problema es qué se firma", afirmaron.

También remarcaron que la causa judicial por las responsabilidades penales de la deuda contraída en 2018 exige "una actitud y un concepto diferente de estrategias de negociación", al tiempo que subraya que "el tema más importante" es "quién va a pagar esta deuda", a la que define como "irregular", dado que "buena parte de la misma fue fugada del país".