Argentina
Martes, 5 julio 2022
NOTA DE GRAFICA
25 de febrero de 2022

Más gastos y nuevas críticas

Mientras los casos de violencia y femicidios se multiplican, el organismo provincial que conduce Estela Díaz se encuentra bajo la lupa por sus prioridades y su costosa estructura

La violencia contra las mujeres y las diversidades se convirtió en un problema que atraviesa a toda la sociedad en su conjunto, como así también a todos los poderes del Estado, donde el provincial no queda afuera. Mientras los casos de femicidios y las denuncias se multiplican, el organismo provincial que conduce Estela Díaz se encuentra bajo la lupa por el destino de millonarios recursos que tiene presupuestados el área, además del agigantamiento de la estructura ministerial.

En apenas un año superó con creces las partidas presupuestarias destinadas a sus diferentes programas. En este sentido, en el cálculo de recursos para el Ministerio de las Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual se incrementó en un 68 por ciento, como así también el organigrama y la cantidad de personal en esa cartera ministerial.

De esta manera, el Gobierno alzó como estandarte la sanción del primer PPG (Presupuesto con Perspectiva de Género), como una forma de institucionalizar las políticas, otorgarles mayor visibilidad y construir herramientas de gestión que permitan planificar, ejecutar y evaluar inversiones con perspectiva de género y avances concretos en la asignación de los recursos.

Sin embargo, las cifras de violencia hacia las mujeres y diferentes colectivos crecen sin freno, a la par que desde distintos espacios se remarca la falta de políticas concretas que pongan un coto al flagelo que atraviesan cientos de mujeres, como también disidencias sexuales que son invisibilizadas.

Los datos en tierras bonaerenses son alarmantes. Desde el 1 al 31 de enero de 2022 se produjeron veintinueve femicidios, dos trans/travesticidios y tres femicidios vinculados de varones, según un nuevo informe del Observatorio de Femicidios en Argentina “Adriana Marisel Zambrano”, que dirige La Casa del Encuentro.

De esta cifra se desprende que ocho correspondieron a la provincia de Buenos Aires. Si la mirada se extiende a 2021, desde el 1 de enero al 30 de noviembre del año pasado se produjeron 251 femicidios, 10 trans/travesticidios y 20 femicidios vinculados de varones, de los cuales 88 se cometieron en tierras bonaerenses.

Asimismo, cifras oficiales dieron cuenta de que durante el período junio 2020 y junio 2021 se atendieron 12.266 casos de mujeres y personas Lgtbi+ en situación de violencia por razones de género. De ese total, el 3,6 por ciento, es decir, 444 personas, manifestaron haber sufrido, al menos, un intento de femicidio, travesticidio o transfemicidio.

Lejos de focalizar y abordar las necesidades concretas o atender los fines para los cuales el organismo fue creado, el rol de sus autoridades, en particular de la ministra Díaz, se centró en ataques mediáticos por las redes a posturas discordantes de funcionarios, legisladores, referentes de la política o publicaciones periodísticas; además de, como se denunció a La Tecla, la cooptación de organizaciones afines.

En el medio, cientos de hogares, ONG y asociaciones que tomaron la posta en la atención a las víctimas esperan una respuesta certera de un Estado ausente, que solamente visibiliza la parafernalia de los anuncios ministeriales como una política de marketing del género. A pesar de la implementación de diferentes programas, la mayoría de ellos quedan anclados en un marco teórico y en estadísticas que por sí solas no dan respuestas a las necesidades reales.

También hay fallas en el abordaje y contención a quienes ponen el cuerpo, sin banderías políticas, para la atención de las víctimas. Tal es así que en diferentes espacios esperan todavía el incremento de partidas o la llegada de recursos, atrapados en las trabas burocráticas, como se denunció con el cierre de dispositivos para hombres, sin la atención a victimarios y agresores y la atención de las violencias, que llegan con cuentagotas o son escasos para la atención de las víctimas.

En este contexto, la oposición en su conjunto tomó la voz cantante al cuestionar que desde el organismo provincial hay poca articulación con los otros poderes, poniendo de manifiesto que “es un ministerio que se ha creado para el relato”, con políticas que no se llevan adelante.

Mientras estas problemáticas, como también las denuncias, se multiplican año tras año, el Ministerio de las Mujeres sigue acrecentando su estructura, creando dentro del Gobierno un enorme elefante blanco que lejos está de dar respuesta a los objetivos por los cuales fue creado.

Nahuel Sotelo (Diputado provincial Avanza)

“No es otra cosa que un aguantadero de militancia política”


El diputado provincial Nahuel Sotelo (Avanza) se mostró muy crítico con el accionar del Ministerio de las Mujeres. En diálogo con La Tecla, el legislador puntualizó: “Este ministerio no es otra cosa que un aguantadero de militancia política. No tiene una utilidad práctica.

Si me preguntaran cuál fue el mayor logro respondería que se podría presumir un banco pintado de rojo; pero no tienen otra cosa, porque es un organismo que no ha mostrado resultados.

Desde que comenzaron estas políticas, el Gobierno provincial calificó al presupuesto como el primero con perspectiva de género, la violencia ha ido en aumento”. En esa línea agregó: “Hemos visto que desde el 2019 al 2021 los recursos en perspectiva de género aumentaron un 120 por ciento, y esto lo dije en la Legislatura. Hoy en día en día se lleva más presupuesto el Ministerio de las Mujeres que el de Seguridad en cuestiones de género. Es decir: se invierte más en políticas de género que en equipar y capacitar a la policía; además hay comisarías que se caen a pedazos”.

Sobre las falencias en la implemetación de políticas de género, el diputado Sotelo dijo: “Cuando se habla de violencia contra la mujer se habla de una cortina ideológica que impide ver verdaderamente el problema de fondo. Se cae en una cuestión ideológica y política que deja al descubierto que la preocupación no es la violencia contra la mujer”.


Laura Granillo (Las Rosas)

“No hay planes efectivos para frenar la violencia”


La representante en La Plata de la agrupación feminista Las Rojas, Laura Granillo, dialogó con La Tecla y puntualizó sobre el accionar del organismo que conduce Estela Díaz. Al respecto señaló: “La cuestión tiene que ver con el presupuesto, donde todas las políticas se reducen a la línea 144, más allá de las condiciones de sus trabajadores, pero después hay pocos recursos para combatir la violencia”.

En este mismo sentido, la referente cuestionó que “no hay un lugar donde nosotras podamos decir que las mujeres estamos completamente solas”. Asimismo ejemplificó: “Un caso puntual es el de Tehuel de la Torre, donde el 11 de marzo se va a cumplir un año de su desaparición y no sólo no hay búsqueda, sino que los familiares más cercanos y las organizaciones que están con el caso denuncian que todo el tiempo se embarra la cancha. Desde ese punto de vista creemos que es una formalidad cómo se toma el Gobierno la cuestión de género”.

Respecto al funcionamiento de las redes de contención y acciones concretas por parte del ministerio, Granillo aseveró: “Nosotras vemos maquillaje, como campañas mediáticas, pero no hay planes efectivos para frenar la violencia, y el presupuesto no existe, porque es bajo y no hay refugios, no hay trabajo”. Por último indicó: “También hay un problema grave que es cooptar a las organizaciones feministas, y eso es preocupante, porque gracias a estas se ha avanzado en políticas de género”.