Argentina
Martes, 5 julio 2022
CRISIS AMBIENTAL
27 de febrero de 2022

El fuego que quema al gobierno nacional

Cerca del 10% de la superficie de Corrientes sufrió un incendio sin precedentes. Las brasas de una tragedia que se podría haber evitado ahora quema al gobierno nacional, que sufre las críticas por derecha e izquierda. El cajoneo de la ley de humedales y el ministro Juan Cabandié en la mira.

"El incendio está cerca/ Y no voy a quemarme/ Sin antes pelear". El fragmento de la reconocida canción podría ser una descripción de lo que sufrieron los pobladores de varias provincias del país este verano. Un verano en el que cientos de hectáreas se quemaron, dejando a su paso bosques y campos hechos cenizas.

Mas de 800 mil hectáreas ardieron hasta esta semana en Corrientes; lo cual representa poco más del 10% de su superficie. Las áreas de la provincia afectadas fueron principalmente las del centro-norte provincial: los municipios de Concepción, San Miguel e Ituzaingó. En esos departamentos ardieron pastizales, bosques, palmares, humedales bajo estrés hídrico, incluso plantaciones forestales e infraestructura rural.

Según el especialista y licenciado en Gestión Ambiental, Emilio Spataro, las causas se explican por la prolongación del fenómeno climático de La Niña, que desde el 2021 extiende una sequía de lluvias que ha provocada también la bajante histórica del Paraná. "Y se suma a la falta de previsión de funcionarios, tantos locales como nacionales", agregó. Organizaciones ambientalistas coinciden en que falló una alerta temprana ante una sequía histórica.

Tanto el gobierno de la provincia como el Estado Nacional comparten culpas por la enorme tragedia ambiental provocada por los incendios. Más allá de si algunos incendios fueron intencionales o no, la lentitud a la hora de dar respuesta dejó completamente expuesta la ineficacia estatal para abordar los problemas ambientales. 

El fuego que quema al gobierno nacional

La catástrofe ambiental de Corrientes puso en jaque la política ambiental del gobierno nacional, caracterizada por muchos como ineficaz, insuficiente o inoperante. Los arcos de la oposición, desde Juntos por el Cambio hasta el Frente de Izquierda lanzaron cuestionamientos y exigieron más ayuda para Corrientes. 

Al respecto, el propio presidente Alberto Fernández salió a responder las críticas al respecto al decir. “Hemos puesto todas nuestras fuerzas para ayudar, pero no escribimos en Twitter ni hacemos publicidad con eso”. 

La declaración del jefe de Estado se dio a raíz de las críticas hacia la política oficial ambiental que suscitó la colecta de más 150 millones de pesos motorizada por el influencer Santiago Maratea. Pese a que esa suma representa, en palabras del viceministro de Ambiente Sergio Federovisky, "la mitad de la inversión diaria que se hace en asistir a Corrientes”, la sensación de ausencia del Estado fue inevitable. Y el impacto político podría ser de consecuencias insospechadas... 

El fuego que quema al gobierno nacional

Pedidos de ayuda desde todo el país y desde todos los arcos

Hasta el viernes que pasó, justo cuando las lluvias lograron calmar en parte los incendios, el presidente Alberto Fernández no había visitado la provincia de Corrientes. Si lo hicieron varios referentes políticos, entre los que se cuenta el siempre crítico ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, quien como de costumbre, disparó dardos envenenados contra el presidente de su espacio político: “Una cosa es lo que dice la sociedad y la otra es la clase política, que se siente amenazada. El peor de todos los pecados es equivocarse por no hacer”.

"Solamente en Argentina hay que estar explicando por qué un funcionario público va a una desgracia como esta. La pregunta es por qué no van los demás", agregó el funcionario de Axel Kicillof, que llevó 300 brigadistas bonaerenses. En su cuenta de Twitter, Berni contó que se trasladaron desde la provincia: “Helicópteros, vehículos, autobombas, camiones cisterna y un importante equipo de bomberos y brigadistas de la Provincia para combatir los focos de incendios en Corrientes”. Vale decir que el despliegue operativo del ministro también fue comunicacional.

Desde Juntos por el Cambio, referentes como Patricia Bullrich y Miguel Ángel Pichetto se expresaron por los incendios, apuntando directamente a la gestión nacional por los incendios. El gobernador correntino Gustavo Valdés, en un acto de atrevimiento político, llegó a solicitar ayuda de otros países como Estados Unidos, "puenteando" a la cancilleria argentina, que tendría los atributos para tales pedidos.

El fuego que quema al gobierno nacional

Carlos Germano: "La sensación es que el Estado estuvo ausente" 

El analista y consultor político, Carlos Germano, estuvo casualmente en Corrientes el fin de semana pasado, por lo que pudo palpar el humor social provocado por los incendios. "Diría que es una situación harto difícil. Hay una angustia muy fuerte y un cuestionamiento muy fuerte a la política en general", aseveró.

"Parecía que el gobernador estaba saliendo airoso aludiendo a que los correntinos 'están con yeta' (mala suerte). Parecía que todo está apuntando al gobierno nacional y su falta de ayuda", expresó Germano, que recalcó que "obviamente afectó mucho al gobierno nacional la poca intervención cuando empezó todo esto".

"Se ha producido una merma en el territorio de más del 10%, se perdieron también cosechas de arroz y yerba mate, el sector maderero se vio afectado también. Indudablemente se ha perdido muchisima producción que va a llevar mucho tiempo recomponer", dijo sobre las consecuencias materiales de esta catástrofe. 

El fuego que quema al gobierno nacional

Respecto a las responsabilidades de la tragedia ambiental, Germano opinó que Nación y la Provincia comparten responsabilidades- "Tanto el Estado nacional como el provincial fueron Estados ausentes. En el momento en que el ciudadano correntino lo necesitó, el Estado no dio la respuesta que se necesitaba; y el Estado nacional dejó la sensación que no estuvo cuando tenía que estar".

"La no presencia del ministro Cabandié creo que fue muy refractaria para las políticas del gobierno", expresó el consultor en diálogo con La Tecla, y agregó: "Hoy ya es tarde me parece, hay un desagrado fuerte contra el gobierno nacional y el provincial".

Respecto a las repercusiones para el gobierno de la provincia el consultor fue lapidario: "Valdés, un gobernador que ganó con el 75% de los votos y mantuvo una imagen positiva muy fuerte, hoy tiene cuestionamientos muy fuertes. El correntino se sintió muy desamparado y con mucha desesperanza". 

En esa línea, Germano remarcó que "la sensación es que el Estado estuvo ausente". "La provincia también, porque quedó demostrado que los elementos con los que se contaba para combatir el fuego eran arcaicos. No tenían helicópteros o aviones hidrantes, el gobernador hizo una inversión importante para un helicóptero para la gobernación, pero no había hidrantes como tiene la provincia de Misiones", expresó. 

El fuego que quema al gobierno nacional

Pablo Romá: "Las problemáticas ambientales cómo esta acaban generando mal humor social y desgaste sobre los gobiernos" 

Pablo Romá, de Circuitos consultora, también dialogó con La Tecla sobre esta grave problemática ambiental que atraviesa corrientes y que parece no tener límites en las consecuencias políticas.

"Es difícil hacer una ponderación directa sobre quién tiene la responsabilidad con hechos de este estilo. Yo creo que la cuestión climática viene teniendo cada vez más peso en la sociedad", expresó el analista. En ese sentido, Romá recordó "los casos de Chubut o las protestas en Mar del Plata contra la explotación petrolera", que según su mirada, "tienen un impacto que genera rechazo en un sector de la sociedad". 

Sobre las responsabilidades políticas del caso, el titular de Circuitos dijo: "Con respecto al gobierno nacional, no veo que la sociedad le asigne una responsabilidad directa, pero si le genera un desgaste político", opinó. Sobre el gobierno provincial correntino recordó que según los trabajos de opinión pública hechos el año pasado "Valdés tiene niveles de aprobación altos" . 

"Habrá que ver cómo impacta en su gestión, porque es cierto que hay una ponderación cada vez más grande de las poblaciones respecto a las cuestiones ambientales cómo esta, que acaban generando mal humor social y desgaste sobre los gobiernos", completó Pablo Romá.

El fuego que quema al gobierno nacional

Ricardo Rouvier: "El Estado nacional tiene más jerarquía, y por lo tanto, más responsabilidad"

Ricardo Rouvier, titular de la consultora política que lleva su nombre, dialogó con La Tecla sobre esta catástrofe ambiental que sacudió la provincia del noreste argentino. Adelantó que
"el impacto político aún no lo podemos medir", pero se podría adelantar que "va a ser fuerte, sobre todo por lo que hemos visto en las imágenes".

"Lo que muestra esto es la actualidad del vínculo entre la sociedad y el Estado en la materia ambiental, que es decididamente mala", consideró el consultor y agregó: "La desilusión que provoca la ausencia del Estado es confirmatoria de lo que ya se sospechaba".

Rouvier deslizó que, según sus trabajos de opinión pública, la media de la gente suele tener una "opinión hipócrita" respecto al tema ambiental. "En las encuestas que he trabajado la mayoría de las personas lo pone como una prioridad, pero la verdad que en la vida de las personas no es una prioridad", opinó el consultor. No obstante, también observó que "ha crecido la conciencia ambiental durante los últimos años, sobre todo en la población más joven". "Las nuevas generaciones tienen mayor conciencia ambiental que las personas mayores", agregó.

Respecto a quién es visto como el principal responsable de la tragedia, si el Estado nacional o el provincial, Rouvier opinó que en este caso al gobierno de Corrientes "se lo ve como una victima". "El Estado nacional tiene más jerarquía, por lo tanto tiene más responsabilidad, sea del partido que sea". Al mismo tiempo el consultor aseveró que desde el punto de vista comunicacional el gobernador Valdés "ha estado impecable". "La manera cómo trató y trata la figura presidencial es impecable. También habló muy claro a los correntinos y mantuvo una actitud crítica pero no excesiva ni soberbia hacia el Estado nacional". 

Cabandié en el ojo del incendio 

El fuego que quema al gobierno nacional

Hasta el 10 de diciembre de 2019 las virtudes y conocimientos de Juan Cabandié en materia de ambiente eran prácticamente desconocidas. El referente de derechos humanos, hijo de desaparecidos e integrante de HIJOS jugó un papel importante en la génesis del Frente de Todos, puntualmente en la vital reconociliación entre Alberto Fernández y Cristina Kirchner.

Ese rol que tuvo como armador durante la última etapa del macrismo en la entonces oposición, le valió el reconocimiento de sus jefes políticos. Y el premio no podía ser menos que un rango ministerial. El joven ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la nación, creado en 2015 tras ser una secretaría dependiente de la jefatura de ministros, parecía calzar justo para él. 

Por los incendios de los últimos años, Cabandié fue el centro de fuertes críticas desde las organizaciones y arcos políticos, ya que era evidente que el Estado no estaba teniendo un rol activo en contener dichas catástrofes. El 18 de febrero el titular de la cartera ambiental arribó a la provincia para recorrer las zonas afectadas y el centro de operaciones establecido para el combate de los incendios en la región.

Unos días después de su arribo, el ministro compareció ante el senado de la Nación para responder preguntas y dar explicaciones de lo sucedido ante los legisladores de los espacios políticos

"La llegada del ministro Cabandié creo que fue tarde. En el momento en que tenía que estar no estuvo", dijo Carlos Germano y recordó el amotinamiento policial de Córdoba de fines de 2013: "Aquella vez también la sensación que quedó fue de desamparo del Estado nacional, por no haber mandado la gendarmeria a ayudar al gobierno provincial. El ciudadano cordobés no se olvidó más de la desidia y falta de respeto por la ausencia del Estado", expresó el consultor y agregó un dato: "Muchos dirigentes del Frente de Todos temen que se de algo similar con la ausencia de Cabandié".  

Por su parte, Ricardo Rouvier opinó que "posiblemente este hecho no amerite" una renuncia del ministro Cabandié. "Si él prometió algo y no cumplió o mintió, se debería ir. Pero no se si eso ocurrió, sinceramente", opinó Rouvier. "Él se defendió diciendo que avisó con tiempo sobre el problema y que fue la provincia la que respondió tardíamente", agregó.

El cajoneo de la ley de humedales y sus consecuencias

El fuego que quema al gobierno nacional

No es el primer año que una seguidilla de incendios azota a una parte del territorio con ecosistema natural del país. Es por esa razón que el reclamo por el tratamiento del proyecto de ley nacional sobre humedales cobra cada vez más urgencia y notoriedad. 

En noviembre del 2020 la comisión de Recursos Naturales y Conservación del Ambiente Humano de la Cámara de Diputados de la Nación había dado dictamen de mayoría sobre el proyecto de ley de Humedales, que por ejemplo penaliza los incendios intencionales en estos territorios, regula la aplicación de sustancias contaminantes, productos químicos o residuos de cualquier origen, fumigaciones incluidas. Sin embargo, por alguna razón, las principales fuerzas políticas no aunaron voluntades para impulsarla y la ley perdió estado parlamentario en diciembre pasado.

"Esto tiene que ver con la no presencia del Estado, insisto con eso", expresó al respecto Carlos Germano. "Hay temas que empiezan a preocupar cuando la desgracia ya está presente. Ese es el gran desafío que tienen las dirigencias políticas: dar respuesta no cuando ya está prendido fuego todo, sino antes cuando esto se veía venir. La ley de humedales es eso, nunca se respetó y se podría haber hecho antes. En CABA y GBA sucedió también, se construyeron countries sin respetar nada porque hay un Estado que no está presente. El Estado presente termina siendo una consigna ideológica que no tiene asidero en la práctica", concluyó el consultor político. 

Sobre este punto Rouvier opinó: "No sé si se podría haber evitado, quizás se podrían haber limitado las consecuencias si se hubiera actuado más rápidamente. Una ley como la de humedales probablemente hubiera limitado la extensión del problema".