Argentina
Viernes, 27 mayo 2022
ENTREVISTA
8 de enero de 2022

“Muchísimos de los testeos que se hacen todos los días no son necesarios hacerlos”

El ministro de Salud de la provincia de Buenos Aires, Nicolás Kreplak, mantuvo un diálogo con La Tecla en el cual repasó las claves de la nueva etapa de la pandemia de coronavirus. Cómo se implementa el Pase Sanitario y qué sucederá con los autotest.

El ministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, dio detalles sobre la lectura que realiza del aumento exponencial de contagios de coronavirus en una entrevista con La Tecla. Además, ponderó los resultados del Pase Sanitario y adelantó qué analizan para el inicio del ciclo lectivo en las escuelas. También explicó cuándo es necesario realizarse un hisopado y reafirmó su postura sobre la implementación del autotest. 


 ¿Cómo evalúa la situación general de la pandemia en la Provincia?

Tenemos un número de casos extraordinarios y se producen con una gran velocidad. Duplican el nivel máximo que tuvimos hasta ahora, pero no estamos viendo un correlato, tenemos un nivel de internados muy bajo. Como viene la cosa, si esto no cambiara en las próximas semanas, la situación no tendría la capacidad de saturar la respuesta del sistema de salud. Esto tiene que ver seguramente con el nivel de vacunación.

¿En qué situación se encuentra el personal de salud? ¿el cansancio puede tensionar más el sistema?

El cansancio es en toda la sociedad. Todo el mundo está cansado. Si tenemos el problema que mucho personal del equipo de salud está aislado.

¿Depende del número de ocupación de camas UTI para comenzar a implementar otras medidas?

Sí depende de eso. Si llegara a darse la situación se puede analizar, pero la verdad que no estamos en ese contexto. Tenemos el 8 por ciento del total de las camas UTI que están ocupadas por personas con coronavirus. Todavía hay mucho margen. El número de internados lo vemos todos los días y tiene que ver más con la proyección que con la cantidad de casos. Si hay arriba del 60 por ciento de ocupación ya puede ser preocupante.

¿Cuándo consideran que podría darse el pico de casos?

No se puede saber con exactitud, pero tenemos que trabajar para retrasarlo. Por cómo viene la dinámica, habrá que esperar una o dos semanas más.  

¿Qué evaluación hacen del impacto del Pase Sanitario? ¿Es una herramienta para combatir la campaña del miedo y desinformación impulsada por algunos sectores?

Estamos todos los días vacunando a una gran velocidad y están en aumento las aplicaciones. Ya pasaron los 15 millones de dosis aplicadas de la primera dosis y ya llegamos a los 13 millones de la segunda. Así que el resultado era aumentar la cantidad de vacunados. La sociedad acompaña, la enorme mayoría de la población lo hace. Es razonable y lógico. Tanto por el acompañamiento de la población como el resultado en los vacunatorios que se está produciendo, el Pase Sanitario es positivo.  

¿El autotest es una herramienta útil? Por el valor que tendría, ¿podrán acceder todos los bonaerenses?

Hay dos cuestiones a tener en cuenta. Uno es sobre la accesibilidad y nos parece, en términos generales, que la salud no debería estar mediada por la posibilidad del ingreso de cada uno. De todas formas, el autotest va a ser de manera privada así que eso genera de entrada una desigualdad.

Lo otro es que cuando estábamos en la segunda ola, nosotros dijimos que no tajantemente al autotest y, de hecho, está prohibido en la provincia de Buenos Aires. En ese momento, saber la cantidad de casos fue muy importante para ir tomando las medidas que se fueron implementando. Eso nos permitió que se detenga la tercera ola. Hay una correlación muy grande entre casos e internaciones. Hoy tenemos mucho más del doble o el tripe de casos que en aquel momento, pero infinitamente menos cantidad de internados.

Esta correlación ahora cambia y ya no es la cantidad de casos diarios el indicador, nos preocupa la concurrencia a los servicios de salud y la gravedad. En función de eso, con el autotest se pierde el control. 

Entonces, ¿Cómo se debería realizar el seguimiento de casos?

¿Para qué alguien se hace un testeo? Hoy pasa que en las colas que tenemos en los centros de testeos, la gran mayoría no tiene, a lo mejor, lo necesario para hacerlo.  Por ejemplo, si es contacto estrecho de alguien que es sintomático, es positivo. Incluso en las colas el equipo de salud lo explican. Tiene más sensibilidad y credibilidad eso, que un test porque muchas veces da negativo y si tiene síntomas hay que repetirlo. Con lo cual, muchísimos de los testeos que se hacen todos los días no son necesarios hacerlo. 

Pero bueno, esto no tiene mayor importancia porque la situación no es comparando la cantidad de casos por día, sino el impacto en la salud que tiene.   

¿Hay chances de que se implemente el Pase Sanitario en las escuelas?

Me parece que hay que discutirlo. Para docentes podría ser. Pero para estudiantes discutir poner el Pase Sanitario, es decir la obligatoriedad de tener las vacunas, para la educación que es obligatoria, hoy eso no está. Desde el punto de vista sanitario, no hay dudas que a las vacunas hay que darlas. Creo que debe darse el debate en el seno del Congreso. 

Si preocupa que tengamos un 25% de la población menor de 11 años que no se ha vacunado, todavía estamos viendo las consecuencias de las dudas que se generaron en parte la población y fue utilizada políticamente por medios de comunicación y la oposición. Hace que tengamos un porcentaje de chicos sin vacunas, es preocupante.

¿En qué aspecto se debería trabajar para revertir el panorama en los niños?

Creo que antes que discutir la obligatoriedad, lo que tenemos que hacer, y ya lo empecé a trabajar, es articular una fuerte campaña de vacunación en las escuelas mucho antes del inicio de las clases para darle a todos la oportunidad de que lo hagan. Yo creo que la enorme mayoría de las familias de los chicos no son antivacunas.

¿La relación con CABA en materia salud por la pandemia cómo se encuentra?

La verdad que no hay mucha articulación y hay decisiones que se toman en el marco del Consejo Federal de Salud (Cofesa). A algunas de ellas la Ciudad de Buenos Aires decidió no acatarlos y me parece perjudicial para el sistema de salud. 

Eso me parece que es una de las deudas que tenemos como país. Necesitamos un sistema de salud más fuerte, capaz de tomar decisiones sanitarias y que no estén mediadas por diferencias políticas. Se avanza todo lo que se puede.