INFORME DE GRAFICA
27/09
Generales 2019 - PASO 2021: cómo fue la fuga de votos en los 135 municipios
En comparación con las generales de 2019, las listas de los intendentes de los 135 distritos de la Provincia recibieron un respaldo menor. Todos los porcentajes, todos los números
Los resultados de las elecciones Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) del 12 de septiembre significaron un baldazo de agua fría para el Frente de Todos. Los primeros boca de urna anticipaban una holgada victoria para el oficialismo, tanto a nivel nacional como provincial, pero, con el pasar de las horas, los prematuros festejos se fueron apagando y, poco después de las 21 horas, los números mostraron la realidad: el oficialismo perdió. Y, salvo contadas excepciones, el Frente de Todos también recibió un fuerte revés en los distritos donde gobierna.

Pero lo llamativo de los comicios fue que en todos y cada uno de los 135 municipios bonaerenses, los oficialismos retrocedieron significativamente en cantidad de votos si se compara con los obtenidos en las elecciones generales de 2019. 

En este contexto cabe aclarar que en la mayoría de los distritos comandados por Juntos se presentó más de una lista en los pasados comicios, por lo que, para analizar su desempeño en las PASO, se tomó en cuenta la nómina avalada por la conducción del Municipio. Por ejemplo, en Pergamino, territorio gobernado por el macrista Javier Martínez, la alianza cosechó 30.759 votos en las primarias, pero la lista “A” sumó 17.772. 

En este sentido, en relación con lo obtenido en 2019, el oficialismo perdió más de 23.000 votos. No obstante, Dar el Paso, la boleta que incluía radicales y peronistas no K, registró 12.987 voluntades, lejos todavía de lo cosechado dos años atrás. 

Incluso en los municipios administrados por partidos vecinalistas no les fue bien, salvo el caso de Chivilcoy, cuyo intendente, Guillermo Britos, salió airoso de la contienda. El resto retrocedió, y mucho. Es más, en algunos casos ni siquiera quedó en segundo lugar. En este sentido vale preguntarse: ¿A dónde fueron esos votos? Los destinos son varios. En algunos casos migraron hacia espacios de izquierda y de derecha, partidos más chicos y poco conocidos. En otros, ni siquiera fueron contabilizados, es decir que no fueron a votar. 

De acuerdo a datos del Ministerio del Interior de la Nación, en las primarias del domingo 12 de septiembre votó el 66,2% del padrón electoral del país. En la provincia de Buenos Aires, ese porcentaje fue de 65,15, todavía menor. Se trata del nivel más bajo de participación desde que se implementaron las PASO, en los comicios presidenciales de 2011; y también el más bajo desde la restauración de la democracia, en 1983. 





Pablo Roma
“Hay una continuidad en la crisis, en los problemas sin resolver”

En diálogo con La Tecla, el director de la consultora Circuitos, Pablo Romá, consideró que “la situación económica que dejó el macrismo hizo que se perdieran votos y que el Frente de Todos perdiera la elección. Hay una continuidad en esa crisis, en los problemas sin resolver. Es cierto que a este Gobierno le tocó transitar -y a todos nosotros también-, la pandemia, y eso lo hizo retroceder y lo puso en un lugar incómodo a la hora de plantear cuál era su proyecto económico. Con el avance de la vacunación, eso fue perdiendo efecto en términos electorales; es como que la gente naturalizó esa situación y lo que quedó fueron los problemas económicos, la retracción económica de sectores medios y de los sectores más vulnerables. También, con los errores de la vida privada se perdió un poco la confianza en la palabra. Evidentemente, el electorado consideraba que eso tenía que resolverse”. Asimismo señaló que “a nivel provincial, Juntos no sacó muchos más votos que en 2019, y eso, también, marca un límite. El crecimiento de la izquierda marca también una insatisfacción, y creo que parte del descontento con el Gobierno ha ido por esos lugares”.



VECINALISMO, EN GRAVES PROBLEMAS 
Con la excepción de Chivilcoy, el resto de los municipios comandados por partidos vecinales sufrieron un fuerte revés en las urnas el domingo 12 de septiembre. Tal es así que, en algunos casos, ni siquiera fueron la segunda opción más votada por el electorado. Esto se debió a la fuerte incidencia de la grieta (Frente de Todos vs. Juntos) en la puja política.