ANALISIS
16/09
Los caminos de Alberto en medio de la crisis política y la redefinición de su liderazgo
La cadena de renuncias que llegaron al escritorio del presidente Alberto Fernández dejó en evidencia la crisis que atraviesa el Frente de Todos tras la derrota del último domingo en las elecciones PASO. La conformación de un nuevo gabinete, como también la autoridad presidencial respecto a los principales actores de la coalición de gobierno abre un nuevo escenario político.
La cadena de renuncias que llegaron al escritorio del presidente Alberto Fernández dejó en evidencia la crisis que atraviesa el Frente de Todos tras la derrota del último domingo en las elecciones PASO. La conformación de un nuevo gabinete, como también la autoridad presidencial respecto a los principales actores de la coalición de gobierno abre un nuevo escenario político.

En este contexto, el presidente deberá afrontar un escenario donde deberá ceder a las presiones internas y externas y realizar los cambios en el gabinete; redefinir su liderazgo con un equipo propio o dar un paso al costado ante la falta de respaldo de sus aliados políticos, con la eventual crisis que eso podría acarrear”.

Sobre estos puntos, el politólogo Julio Burdman dialogó con La Tecla y afirmó que “hay una discusión interna en la coalición acerca de cómo reequilibrar las funciones de la gestión, pero no sé si se trata de una demanda de la vicepresidenta (Cristina Kirchner) o viceversa, porque el gran aporte del kirchnerismo al Frente de Todos eran los votos y ahora hay una crisis de apoyo”.

Asimismo consideró que “el electorado del Frente de Todos está demandando cambios. Hay disconformidad y eso expresó la elección, porque la oposición tiene el mismo caudal de votos que antes, pero ahora los oficialistas dejaron de ir a votar y por eso hay que ver qué postura hay adentro".

En referencia al rol del presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, como de la reestructuración del gabinete presidencial, Burdman consideró que “me resultó sorprendente no ver a Sergio Massa en el escenario actual. No es presidente, ni vice, ni tampoco está al frente de un partido con muchos candidatos, por lo tanto no veo porque Massa y los gobernadores serían parte de la ecuación, salvo que se busque introducirlo como Jefe de Gabinete, por eso no lo veo como parte del problema ni de la solución”.

Respecto a la reformulación del equipo de gobierno, el politólogo señaló: "Es una locura, porque sería asumir los costos de lo que pasó en las elección y exponerlo a un nivel de vulnerabilidad mayor”. 

En esta misma línea ejemplificó: “En el 2001 pasó eso, el presidente (Fernando) De la Rúa, en un momento decidió hacerse cargo de toda la gestión a pesar que estaba perdiendo apoyo, eso fue una receta funesta, porque tenía que abrir los canales de apoyo e hizo lo contrario, por eso el gobierno cayó y se extinguió la base electoral del radicalismo que recién la recupera ahora. Si Alberto Fernández quiere hacer eso iría por el mismo camino y tener una crisis de respaldo es un tiro en el pie”